El mejor regalo que le puede dejar la nación a Santa Marta de cara a su quinto centenario de fundación, es el diseño e implementación de una red estratégica de transporte multimodal que conecte a Santa Marta al Gran Caribe. En días pasados se revivió el debate sobre la deuda aplazada con la ciudad de la ampliación de la pista del aeropuerto, a raíz de una proposición presentada por el congresista José Luis Pinedo en la discusión sobre el Presupuesto General de la Nación, solicitando la asignación presupuestal de una Partida de 400 mil millones de pesos para que la pista del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar llegue a 2300 metros de longitud.

     Con este proyecto estratégico, que debe ser priorizado en el nuevo Plan de Desarrollo y en el Presupuesto Nacional, se permitiría el arribo de aviones de cabina ensanchada, tipo jumbo, que mucho se utilizan para los vuelos chárter por grupos, y para que no haya obstáculos en el “cono de aproximación”, con base en la potencia de frenado y en previsto nivel de combustibles, entre otros, para el aterrizaje de los aviones de los vuelos intercontinentales. Lo anterior, teniendo en cuenta que aeronaves

que provienen desde algunas islas del Caribe o de países vecinos de tierra firme, no necesitarían estas condiciones, por lo que el Alcalde Rafael Martínez anunció que pronto se abriría una línea Santa Marta – Panamá y debutaría, después, otra entre Miami y la ciudad. 

     En ese sentido, entidades como la Aeronáutica Civil, Fontur, Presidencia de la República, Gobernación del Magdalena y Alcaldía Distrital, que han participado de la discusión, han afirmado que la única posibilidad de ampliar la pista sería hacia el océano, como lo señala el Plan Maestro Quinto Centenario. En vista de la presencia de riesgos que se están evaluando como cerros, porcentajes de vientos, de mareas y de oleajes, de migración de aves, de aumento en la densidad de vivienda en el área de influencia del mismo, entre otras particularidades del entorno, se avanza en estructurar un diagnóstico socio-ambiental para continuar con el trámite de la correspondiente Licencia Ambiental ante la ANLA.

     Al respecto el Ministerio de Transporte en respuesta del gobierno anterior, además contempló como alternativa, también girar los grados necesarios a la pista, lo que conllevaría a construir una nueva, que, de vieja data, expertos han manifestado que podría ser en el sector de La Y de Ciénaga.  Desde esa perspectiva, quizás más allá de trasladar la pista, también sería prudente correr la línea férrea concesionada para el transporte exclusivo de carbón, así como las calzadas de la Troncal del Caribe, hacia los cerros, para establecer en este espacio, las vías complementarias o una pista alterna para el parqueo de aeronaves y de otros servicios. Sin embargo, los diferentes estudios aún no llegan a la ingeniería de detalle, ni se ha concretado la Licencia Ambiental, para el uso de un bien público, como las aguas del mar caribe y la franja costera, y para avanzar en la posterior licitación para la contratación pública de esta compleja obra.

PLAN MAESTRO AEROPUERTO DE SANTA MARTA

     El mejor aeropuerto del mundo, guardadas las proporciones, es el de Shanghái​, que moviliza 62.2 millones de pasajeros al año, en 7200 frecuencias de vuelos semanales que representan un vuelo cada 80 segundos, de más de 100 aerolíneas que unen a la China con 400 ciudades de 100 países en el mundo. Cuenta con plataformas logísticas que incluyen parques de recreación y deporte, jardines, galerías de arte, gimnasios, hoteles, City tours frente a largas conexiones, oferta gastronómica y de

comercio, salas de eventos, lavanderías, spas, museos, líneas de trenes, circuitos de buses, traductores, guías turísticos y hasta transportes internos en vehículos livianos.

     El aeropuerto de Santa Marta mueve el 2.2% del tráfico nacional de pasajeros, lo que ronda en 1’6 millones de personas al año. A pesar de su denominación internacional, sus llegadas y destinos son nacionales. Asimismo, técnicos han determinado que para la venida de vuelos internacionales dentro de América y el Caribe, más que ampliación de la pista, se requiere gestión de la aprobación de las conexiones, como se viene agenciando desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Alcaldía Distrital y otros actores claves.

     El recientemente modernizado aeropuerto de Santa Marta, con una inversión de más de 100 mil millones, es un gran avance en sus áreas de embarque, de parqueadero y de espacio físico, nueva torre de control, terminal de pasajeros, más puentes de abordaje, un parqueadero subterráneo, obras de urbanismo y las vías de acceso, pero ya 

se quedó corto.

     Fue una  amplia discusión su modernización, que se fortaleció con la gestión realizada en 2012 desde la Alcaldía Distrital de Carlos Caicedo, para que el aeropuerto se ajustara a la proyección de ciudad por su vocación de logística portuaria, turismo, agroindustria, comercio y servicios, como lo menciona el Plan de Acción Santa Marta Sostenible y Competitiva, pero pese a la necesidad de ampliación de la pista, con la nueva obra inaugurada a mediados de este año por el anterior gobierno nacional, en vez de aumentar, se redujo en su longitud.

     El aeropuerto de Santa Marta ampliado, ahora cuenta con 540 mil metros2 de construcción, pero la longitud de la pista de 1700 metros no es la adecuada a los estándares internacionales. Con una pista con 600 metros más, que se extienda 300 metros hacia el sur, sobre el mar caribe y 300 metros más hacia el continente, en el norte, con un costo de alrededor de 150 USD millones, con la idea de movilizar a más de 3 millones de pasajeros al año, puede consolidar que Santa Marta se convierta en un destino de turismo y un dispositivo logístico, de talla internacional.

PROYECTO ESTRATÉGICO DE LA NACIÓN

     Para la Aeronáutica Civil en la Visión 2030, se contempla al Aeropuerto Simón Bolívar como un centro internacional categoría 4C, certificado con casos de seguridad 

asociados al componente operacional, polo de desarrollo turístico de la región, que deberá tener desarrolladas las 4 fases de prolongación de la pista hacia el mar e infraestructuras complementarias en tierra. Desde esa perspectiva, se necesita la realización de estudios complejos de carácter ambiental, social, económico, de mercado para prevenir y mitigar los distintos impactos y riesgos que traerá consigo una obra de esta magnitud. Según Indetur, entidad del Distrito de Santa Marta, ya se ha avanzado en un diagnostico socio ambiental, y para la ANI está en trámite la correspondiente Licencia Ambiental.

     El compromiso, más allá de la simple ampliación de la pista, es necesario se consolide como un proyecto estratégico de la nación, que contenga un Plan de Acción para construir un Centro Regional de Logística y Transporte

Multimodal Internacional de Santa Marta a dos décadas, que parta de la articulación y coordinación interinstitucional Nación – Región, en diálogo con actores claves como Concesión Aeropuertos de Oriente SAS, Ecopetrol, Fenoco, Drummond, Gobernación del Magdalena, Alcaldía de Santa Marta y de Ciénaga, Presidencia de la República, Ministerio de Transporte, Aeronáutica Civil, Agencia Nacional de Infraestructura ANI,  Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA; Ministerio de Comercio y Turismo, Fontur y, entre otros, el Congreso de la República y la Superintendencia de Notariado y Registro y los organismos de control.

REORDENAR EL TERRITORIO ALREDEDOR DEL PROYECTO ESTRATÉGICO

     La Alcaldía de Santa Marta en la adición y revisión del Plan de Ordenamiento Territorial, podría determinar esta zona como área especial para la expansión de la logística aeroportuaria, que lleve a mediano plazo a que la ciudad cuente con este Gran Centro Logístico de transporte multimodal internacional que enlace por línea férrea, marítima, fluvial y de carreteras, los centros económicos mundiales con la ciudad. No es sólo la aviación comercial, para que Santa Marta llegue a ocupar su real sitial de ciudad más antigua de Colombia, por su posición geoestratégica, historia y demás ventajas comparativas, necesita que se generen oportunidades de ser más productiva, equitativa y 

competitiva.

     Gracias a la recuperación de las 65 hectáreas de Pozos Colorados para Santa Marta, de la eventual entrega por compensaciones ambientales de los terrenos concesionados a Prodeco, la posibilidad del traslado de la sede de Ecopetrol, del Batallón Córdoba y de la Cárcel Distrital, y para lograr el necesario desplazamiento de la línea férrea e integrarla al transporte de carga y pasajeros al Aeropuerto, la Nación podría permutar estos bienes para adquirir los predios aledaños a la actual pista, necesarios para su ampliación y para desarrollar un proyecto de ciudad aeroportuaria en el entorno del aeropuerto, el ferrocarril urbano hasta el centro histórico, el sistema integrado de transporte público y el muelle de pasajeros marítimo, como lo señala el Plan Maestro Quinto Centenario de Santa Marta y que tendría

altos impactos en atracción de inversión, generación de empleo, aumento de número de vuelos y de pasajeros transportados, eficiencia operativa del centro logístico principal y calidad en la prestación del servicio para de esta manera poder reordenar el territorio alrededor de este centro principal.

MEGAPROYECTO CON DESARROLLO HUMANO SOSTENIBLE

     El centro principal, requiere de áreas complementarias con zonas de estacionamiento de aeronaves, red de carreteras circundantes, gestión del impacto ambiental del puerto principal y sus puertos multimodales satélites, muelles y puentes de embarque, tráfico de carga, que permita generar igualdad de oportunidades de acceso a trabajo decente y empleos dignos de manera directa, indirecta y derivados en las actividades del centro;  mejora urbana, industrial, comercial y logística; desarrollo de proveedores y clientes para el comercio, los servicios y el turismo, tanto en la zona de amortiguación, con el enfoque adecuado de oficinas de industrias, zonas de recreación y deporte, agroindustria y demás operaciones permitidas en las zonas de influencia, con la lógica de que es inevitable impedir

en este entorno el desarrollo residencial, educativo, de salud  y de trabajo. 

     En la sociedad actual, desde esta perspectiva, es clave se evite la generación de riesgos o desequilibrios ambientales y socioeconómicos que no se puedan mitigar con la debida gestión ambiental. Prevenir los impactos ambientales se centraría en la Localidad Tres: Turística Perla del Caribe, en reducir ruido, polución o emisiones atmosféricas de combustible fósil que contribuyen al calentamiento global, degradación de los ecosistemas por su adaptación al uso aeronáutico o contaminación de suelos y de la capa freática por los vertidos de las actividades aeroportuarias, desvío del drenaje natural, impacto paisajístico global por su contribución al calentamiento terrestre por emisión de gases de efecto invernadero  o interferencia con las rutas de aves migratorias en algunas rutas de ascenso y aproximación.

     Para esto también es pertinente promover la llegada y salida de aviones con motores más silenciosos, introducir línea de red de trenes de alta velocidad que integran las mercancías al muelle de carga, que debe también ampliarse en el aeropuerto, implementar un Puerto satélite de muelle de pasajeros por vía marítima; hasta el punto de pensar en que Ciénaga, igualmente puede tener un aeropuerto, en el sector de La Y, para transferir operaciones de tráfico de carga, para la importación y exportación de bienes, mercancías y de servicios.

MÁS QUE AMPLIACIÓN DE PISTA, CENTRO PRINCIPAL DE LOGÍSTICA

DE TRANSPORTE MULTIMODAL INTERNACIONAL DE COLOMBIA

     La conectividad dinámica es el motor del desarrollo de la Región Caribe, a través de redes sostenibles de corredores de transporte multimodal, con la capacidad eficiente de movilizar flujos y grandes volúmenes de bienes, servicios, información y personas, entre diferentes puntos del territorio, en calidad de tiempo, costo y entrega.  Esta es la conectividad para el desarrollo humano, la inclusión social, la productividad y el intercambio diverso, en un mundo globalizado, que demanda Santa Marta, en sus dimensiones físicas, operacionales e institucionales para integrar el territorio, avanzar 

en progresos socioeconómicos, prevenir el impacto sobre la salud y el bienestar de la población samaria, descentralizar el centro principal, el uso adecuado del espacio público, la atracción de la inversión extranjera; como unos de los beneficios, de un centro principal de estas características.

     La Gobernadora del Magdalena, Rosa Cotes, ha manifestado priorizar 100 mil millones, la Nación 250 mil y el Distrito aportar 50 mil millones, para este proyecto de ampliación que se ubicaría “en un terraplén de 220 metros sobre el litoral”, como lo afirmó el capitán Ricardo Molares, asesor de la compañía de proyectos ambientales, C.P.A. Ingenierías S.A.S, que adelanta el estudio de impacto socio ambiental. Sin embargo, se insiste en que esta visión sólo llega a la punta del iceberg. Santa Marta se merece en el marco de la celebración de sus quinientos años de fundación, que se dirijan todas las acciones concernientes a que por su posición privilegiada en el contexto internacional, se convierta en el Centro Principal de Logística de Transporte Multimodal Internacional de Colombia.  No es mirar la solución del problema a la vuelta de la esquina sino planearla para la calidad de vida y la igualdad de oportunidades de las próximas generaciones.

     El Aeropuerto de Santa Marta, con una pista terminada que cumpla con los estándares internacionales en la materia, sería en últimas un Centro Principal que integraría aeropuertos situados en  Barranquilla a 65,  Riohacha 

a 149, Valledupar a  131, Cartagena a 159 y Corozal a 229 kilómetros. Se requiere voluntad política, prevenir y mitigar los efectos locales y globales que esto implica con una debida gestión del impacto ambiental desde el punto de vista técnico y económico y de acuerdo con la capacidad de expansión y mejoramiento continuo del centro logístico de transporte internacional.

     El debate está vivo. El Plan de Desarrollo de la ciudad y el Plan Maestro Quinto Centenario, contemplan iniciativas para el Plan de Acción de este megaproyecto estratégico. Las diversas fuerzas políticas, con representación en el Congreso de la República, los sectores políticos, la opinión pública y los demás actores claves, están de acuerdo. Propuestas como estas de desarrollo humano integral de la región, no tienen color político. Ojalá muy pronto se vean los resultados esperados. Santa Marta se lo merece.

Santa Marta, 28 de septiembre de 2018.