ÚLTIMAS DE JOTA MARIO VALENCIA

Por Guillermo Romero Salamanca

     Jota Mario Valencia no paraba de trabajar. Era una combinación entre las ideas, la creación, la producción y un cigarrillo.

     Uno de los temas que más le obsesionaba era sobre Los Ángeles. Después de su salida del canal RCN profundizó en manifestar sus opiniones a través de YouTuber. Con títulos como “Ángeles al rescate”, “No te lo puedo creer”, “El armario de Jota Mario” y “De mis conferencias”, le llevaba a sus seguidores conversaciones muy amenas con su estilo tan particular.

     Eran videos de máximo dos minutos de duración en los cuales imprimía su opinión. Los hacía en su computador, en un pequeño estudio que tenía en la casa.

     En ese plan de ampliar tanto títulos como capítulos se encontraba cuando fue llamado por RCN Televisión para asumir la Gerencia de Entretenimiento, situación que le llamó poderosamente la atención, le llenaba de alegría. Debía comenzar labores el pasado 4 de junio y, antes de ello, determinó pasar unos días con su familia en Cartagena.

     Este 6 de junio, hacia el medio día su corazón no soportó más. Se va el productor, animador, creador, libretista, presentador, escritor y nace la una leyenda con millones de anécdotas y de historias.

Su más reciente video lo subió a redes sociales el 14 de mayo con el título “¿Qué tanto sabemos de los ángeles?”.

 

Foto Universidad de La Sabana

Por Ángela Patricia Rodríguez Rueda
Esta entrevista fue publicada originalmente en Datéate al Minuto
Uniminutoradio.com

     —¿Qué opina de las Facultades de Comunicación Social en Colombia?

     —JM: Me parecen extraordinarias, hacen un gran trabajo, faltaría que los estudiantes hicieran un poco más, las Facultades hacen un gran esfuerzo pero tenemos hoy unos enemigos muy miedosos que están en la internet, que son unos ayudantes fabulosos pero la gente aprendió a escribir para eso, y un periodista no debe escribir así, jamás puede escribir así, entonces ahí hay un enemigo cotidiano que te está enseñando a escribir de otra manera, a redactar y hablar de otra manera equivocada.

Las Facultades hacen un enorme trabajo, y el mundo está necesitando esos comunicadores de escuela, de academia, pero de repente alguien que dice las cosas con cierta facilidad porque ha estado en estas cosas de las redes sociales, los youtuberos y todo este fenómeno ha ido rompiendo un poco los esquemas, no estoy diciendo que hacer las cosas a la antigua, ¡jamás!, pero sí hacer las cosas correctamente, que es muy distinto a que lo moderno tenga que ser incorrecto para ser… bueno habrían muchas discusiones sobre eso, podríamos quedarnos hablando mucho tiempo, pero la verdad simple y llana es que las Facultades cumplen una importante labor, una importante misión, a la que hay que ponerle más cuidado y cada uno de los estudiantes debe ponerle el empeño necesario.

     —¿Cuál es su concepto de comunicador ideal?

     —Un comunicador ideal es una persona que se ciña a la verdad, que la diga como quiera, la diga cómo le parezca, como él la siente, la vive. El pasado está equivocado totalmente que el periodista no puede opinar, entonces que opine el comandante de la Policía, el comandante de los Bomberos o el bombero raso, o el policía común y corriente o la reina de belleza; que ellos sí opinen, pero el periodista que se preparó para eso no puede opinar, si el aguacero le pareció terrible o la inundación le parece espantosa, dolorosa y triste porque dejó muchos muertos está en todo su derecho.

Jota Mario en una charla con estudiantes de Comunicación Social en la Universidad de La Sabana.

Antiguamente los periodistas de hace 40 siglos decían que no se podía opinar, y entonces ¿para qué estudian? Esa bobada de leer un telepronter lo hace cualquiera, o leer un papel que otro ha escrito, lo hace cualquiera. El comunicador que se prepara es un orientador, finalmente, de la opinión pública; ese es un buen comunicador, el que se dedica a hacer lo que tiene que hacer.

     —¿Cuál es su opinión de las redes sociales?

     —JM: Yo no las manejo, las conozco, las podría manejar, conozco cómo funcionan, yo vivo al tanto de toda la tecnología, vivo con ella y vivo pegado de ella, pero no uso las redes sociales porque me parecen una perderá de tiempo, ver a la gente pegados al celular haciendo nada, mirando bobadas que no le interesan, metidos en la vida de otra persona.

Por ejemplo, yo abrí mi cuenta de twitter y un día pase 25 minutos metido en twitter y dije ¡que es esto tan horrible!, jamás volví a entrar, algunas cosas que aparecen en mi twitter es que mi esposa las publica o el programa de Muy Buenos Días que las ponen, yo les doy mis claves, no tengo problema alguno con eso mientras no opinen nada ni retuiteen cosas que opinen de algo o de alguien.

Me encantan las redes sociales por que informan los espacios de comunicación, justamente que dice CNN, que dice El Tiempo, RCN, Caracol o la Revista Semana; pero para leer lo que dice un anónimo con un muñeco ahí que lo identifica como avatar me parece que es una tontería, yo no lo paro muchas bolas a eso. No tengo fotos que publicar, descubrí que se podía ir a Melgar y volver sin decir – estoy en Melgar, regreso de Melgar, estoy en un trancón entrando a Soacha, voy en el carro – descubrí que se puede hacer todo eso sin necesidad de publicarlo y no pasa nada, sin que se vuelva la vida grave.

También descubrí que puedo estar sin el teléfono un día entero y no pasa nada, tengo muchas cosas que hacer para perder el tiempo; me parece maravilloso para estar informado, me parece deplorable para estar metido en la vida de los demás, y más tontería que publicarlo es meterse a leerlo. Me parecen magníficas las redes sociales, creo que son los nuevos medios y en esos nuevos medios hay que estar.

     —¿Las redes sociales tienen impacto en la comunicación?

     —JM: ¡Ninguna!, cero. Las redes sociales no tienen ningún impacto en la comunicación, tienen impacto en las personas que las leen, pero los verdaderos impactos están en los medios de comunicación anteriores como la radio, la televisión y la prensa; que le hacen eco a ciertas cosas que aparecen en las redes sociales, es diferente,  si le hacen eco tienen eco y si no le hacen eco no pasa nada, no pasa de ser un comentario de lo que dice la gente, es lo que mal llamamos –la gente- la gente está diciendo, la gente está opinando pero no es una gente que se pueda cualificar porque la mayoría de esos mensaje, (no digo que todos) están escritos bajo seudónimos. Nunca hay una opinión ¡wau! Como decir el sector de los industriales está diciendo tal cosa, porque ahí sí sería fácil compararlo con los medios que se han llamado tradicionales.

     —¿Por qué seguir escribiendo libros físicos cuando la gente ahora lee más digital?

     —JM: Yo no sé, eso tiene cierta gracia, entre otras cosas yo dicto 5 conferencias distintas y empiezo siempre diciendo mi nombre que luego lo corrijo, cuando digo yo me llamo Jota Mario, bueno no, Jota Mario no, yo me llamo Jorge Mario y luego pronuncio esta frase que dice – he escrito 16 libros – todo el mundo se endereza en la silla, como quien dice eso yo no lo sabía.

     La mayoría de la gente en su vida no se ha leído más que un par de libros que lo han obligado  en la escuela o en la universidad, entonces con esta frase dicen – como es que este tipo ha escrito 16 libros, alguien de repente menciona “escribiste un libro”, lo hago con un cariño enorme, me encantan los libros, creo en la lectura; cuando yo hago las conferencias cuento todo lo que he hecho y eso me toma 3 o 4 minutos y cuando terminó de repente me volteo y digo – y también he hecho algunas cositas por ahí en la televisión – es lo menos importante, yo he hecho muchas cosas que son muy importantes y hay otras que ni cuento jamás, yo soy terapeuta clínico ¿alguna vez habías oído eso?, yo nunca lo cuento públicamente, te lo estoy contando ahora sin entrar en detalles, no he dicho ni siquiera terapeuta de qué manera, como lo que hago, que no cobro por eso, además lo ejerzo y estoy titulado; yo hago muchas más cosas que aparecer un segundo en la televisión, eso para la gente es lo único, las cosas que no hablo es porque lo veo como una leyenda urbana, porque se inventan cosas, pero no importa.

     Sigo escribiendo libros, me encanta, me parece fabuloso, leo en papel pero también en el ipad, no leo en el teléfono porque la letra es muy pequeña, aunque sé que se puede agrandar, no me gusta;  me abre leído en el ipad unos 100 libros pero me gusta mucho el papel, quizás porque lo puedo rayar, sé que puedo poner resaltador en los libros en el ipad y lo he hecho, pero me gusta rayar, sacar el bolígrafo, compro bolígrafos y lápices solo para los libros, será una maña de viejito.  

     A lo largo del tiempo las formas de hacer comunicación han ido cambiando, hoy en día hay un gran impacto de las redes sociales y la tecnología en general, que no se puede dejar pasar; pero tampoco hay que olvidar lo clásico, la academia; por el contrario, los jóvenes de hoy en día tienen que unir los conocimientos de base con lo que ofrecen las nuevas tecnologías.

     La enfermedad del cáncer, se ha venido diagnosticando en tal magnitud, que las cifras causan preocupación, ya que uno de cada diez perros o gatos, desarrollará un tumor canceroso, de igual forma las estadísticas afirman que el 23% de las muertes en mascotas se deben al cáncer y se ha comprobado que el 45% de los perros que ha vivido hasta los 10 años o más, han muerto de enfermedad oncológica.

     Es innegable que el cáncer es responsable de un importante número de muertes. Además de altas dosis de sufrimiento para las mascotas y sus propietarios, eso sin contar con los onerosos costos que generan los tratamientos y medicamentos.

     Javier Rivas docente de la Clínica Veterinaria de la Universidad de La Salle, resuelve los interrogantes más frecuentes con respecto al origen, síntomas y tratamiento del cáncer en mascotas.

¿A qué se le atribuye el cáncer en mascotas?

     Se han considerado diferentes causas, entre otras que se deba a un origen genético del animal. También puede corresponder a cambios medio-ambientales, o como respuesta a traumas tales como golpes fuertes, contactos con químicos o con materiales biológicos y, finalmente, puede atribuirse a algunas radiaciones físicas como la luz ultravioleta del sol.

     ¿Cuáles son los síntomas más comunes del cáncer en mascotas? Los síntomas que un amo puede identificar más fácilmente y que pueden corresponder a patologías cancerosas son varios; entre otros deben considerarse los siguientes:

     *Inflamaciones anormales *Ulceras que no sanan *Pérdida de apetito *Pérdida de peso *Hemorragias frecuentes *Adinamia, es decir baja en la actividad, debilidad… *Dificultad para tragar, respirar orinar o defecar

     Ante la presencia de uno o más de estos cambios, la recomendación es llevar al paciente cuanto antes al veterinario para que sea examinado y confirmar o descartar la enfermedad. Pero aún es más importante, para el diagnóstico temprano de esta enfermedad, es el control médico rutinario, al menos dos veces al año, ya que una sospecha y/o diagnóstico a tiempo aumenta la posibilidad de un tratamiento con un buen porcentaje de éxito y hace favorable el pronóstico.

¿En qué consiste el cáncer?

     Esta patología se presenta por un desequilibro entre la muerte celular programada o normal del organismo, (apoptosis) y la reproducción celular. Esto se traduce en la formación de las masas o tumores que originan cáncer. En resumen, hay una relación alterada entre el crecimiento celular (en número) y la muerte celular (las células cambian y crecen sin control)

¿Qué características específicas tienen los tumores y qué tejidos afectan?

     Los tumores se identifican porque su crecimiento es persistente, excesivo y desordenado, pues no responde a mecanismos naturales de control. El cáncer afecta normalmente los tejidos de la piel, la glándula mamaria, algunos órganos linfoides, el sistema urogenital y el tracto gastro intestinal (TGI).

Foto de Clarín.

¿Cuáles son los tipos de cáncer más frecuentes en perros y en gatos?

     Los tipos de cáncer más frecuentes en caninos son:

     *Histiocitoma. Es neoplasia de tipo cutáneo.

     *Lipoma. Son tumores de origen graso, se consideran benignos.

     *Mastocitoma. Es un tumor de comportamiento impredecible su localización más frecuente es en el tronco y la región perineal, entre el ano y los genitales externos)

     *Adenoma. Suelen ser tumores benignos de origen glandular.

     *Linfoma. Es un conjunto de enfermedades neoplásicas desarrolladas en el sistema linfático.

En felinos los más comunes son:

     *Sarcoma. Es una neoplasia maligna que se origina en el tejido conjuntivo, son de aspecto carnoso.

     *Tumor de células escamosas: Es una neoplasia maligna, de piel y mucosas, frecuente en los felinos, suele asociarse a la exposición a los rayos ultravioleta del sol)

     *Linfoma.

¿Cuál es el tratamiento adecuado para esta enfermedad?

     El tratamiento está determinado con base en el diagnóstico; sin embargo, siempre se trata de hacer un balance entre inducir la remisión. Iniciar tratamientos que busquen reducir, controlar o desaparecer el tumor, versus la calidad de vida del animal. Si no hay un buen pronóstico, considerar la eutanasia.

     La mayoría de veces los médicos optan por la combinación de cirugía, quimioterapia, radioterapia y medicinas alternativas; siempre con manejo del dolor. En ocasiones se acude a la profilaxis mediante la castración temprana, previniendo la aparición de tumores de origen hormonal.

¿Qué recomienda para el cuidado de pacientes con cáncer?

     La principal recomendación es nunca automedicar y llevar el tratamiento según las indicaciones del médico. Si el amo nota algún dolor nuevo o comportamiento que no se haya presentado antes en el animal, es importante que se dirija al médico veterinario.

     Algunas recomendaciones para el cuidado básico en casa, para un paciente con cáncer son:

     *Asegurarse que el agua que beben sea pura. *Cambiar el agua a diario en un recipiente limpio. *Evitar polución en casa al máximo. *Si hay cáncer evitar la vacunación. *Alejar radiación electromagnética de objetos como el televisor, equipos de sonido, entre otros. *No usar matapulgas de origen químico. *Alejar de pesticidas o zonas en fumigación. *Evitar al máximo el estrés.