Pa’l Carnaval de Barranquilla en su tiempo pleno de manifestación plena como la mejor fiesta colombiana, faltan menos de tres semanas…

     Esos cuatro días que anteceden al Miércoles de Ceniza —comienzo de la Cuaresma cristiana o católica— constituyen una multitudinaria muestra de un invaluable corte cultural sin igual en la agenda festiva de Colombia y el entorno fronterizo, muy a pesar del Carnaval de Río. En el ‘quillero’ reinan el desparpajo, las morisquetas, la creatividad, en ingenio, la resistencia física, la barranquilleridad y no solo es contagio pandémico de los barranquilleros, sino transmisible para visitantes, para los turistas, para los de allá y acullá, una expresión cultural que, desde su fecha saltarina en el almanaque, hace desplazar a miles de extranjeros hacia la capital del Atlántico.

     Este 2019, es una cambamba. Tan barranquillera, que se mete en los colegios sin pedir permiso e invita al estudiantado oficial a gozarse a

‘Cambamabero’ y vincularse al reciclaje, a actuar por la salvación del planeta, a no arrojar desechos a la calle.

     En esta ocasión, el Informe ha de girar solo en torno a hechos que se suscitan en desarrollo del Carnaval, edición de 2019.

     Uno de ellos es el firme propósito del gobierno distrital de inculcar el amor por el cuidado del medio ambiente y salvaguardar la cultura barranquillera, desde una manera creativa, dentro de las instituciones educativas oficiales. La estrategia, llamada ‘Cambambero a Reciclar’, ha de desarrollarse durante la temporada de Carnaval 2019, y consiste en un concurso de reciclaje y creatividad en el cual participan los colegios oficiales.

     La iniciativa cuenta con el apoyo de la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo, Barranquilla Verde y Carnaval S.A.S. y se enmarca en la ‘Estrategia de Sostenibilidad Ambiental’, de la Secretaría Distrital de Educación.

     De esta manera se busca sumar esfuerzos para continuar promoviendo la educación ambiental en estudiantes, docentes y comunidad educativa en general.

     Con tal motivo se ha diseñado concurso, alusivo al Carnaval, que al final premiará la creatividad y el ingenio de los participantes con relación al uso de los materiales aprovechables.

     El concurso consta de dos categorías: ‘Mi colegio carnavalero’, que consiste en decorar un rincón del colegio o fachada alusiva al Carnaval y ‘Baila al son del reciclaje’, en el cual participan grupos folclóricos a través de una representación artística, donde la puesta en escena esté realizada con material reciclable. Ambas categorías se definen con un homenaje a Esthercita Forero, sumándonos así a la celebración de los 100 años de su natalicio.

     “Estamos felices de promover el cuidado ambiental en nuestros estudiantes y, al mismo tiempo, involucrarlos en la cultura barranquillera, impulsando a las nuevas generaciones a amar nuestras tradiciones. Esta iniciativa dejará una gran enseñanza en nuestros estudiantes, y les permitirá vivir una experiencia única apuntando al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de nuestra capital de vida”, dijo la secretaria de Educación Bibiana Rincón.

     En este momento los colegios superaron el proceso de inscripción y han de cumplir una etapa de preselección:  se escogerán tres finalistas de la categoría ‘Mi colegio carnavalero’ y el 21 serán anunciados los ganadores. En la categoría ‘Baila al son del reciclaje’ los ganadores serán escogidos de acuerdo con la presentación que realicen durante el cierre.

Estrategia de sostenibilidad ambiental

     La Secretaría Distrital de Educación ha venido desarrollando iniciativas destinadas a formar niños y jóvenes responsables con el cuidado del medio ambiente.

En este sentido, hemos logrado impactar a más de 10.000 estudiantes, a través de la estrategia de Sostenibilidad Ambiental, y el trabajo articulado con entidades aliadas”, dijo la secretaria Rincón. “Apuntamos a la sensibilización de nuestros estudiantes acerca del cuidado de su ambiente ecológico y urbano, para fomentar iniciativas que les permitan tomar conciencia de su realidad global”.

     Entre los programas que se han realizado en el marco de esta estrategia se encuentran: ‘Guardianes del medio ambiente’, ‘Mi colegio limpio’, ‘Verde vivo, arte y ecología’, ‘Voluntarios ambientales’, ‘Educa’ y ‘Reciclar es mi cuento’.

     Por medio de este último se logró la recolección, en tan solo un mes de implementación en en 20 IED, de 4.9 toneladas de material aprovechable. Vale destacar que los estudiantes de las instituciones educativas distritales se habían sumado a la estrategia de sostenibilidad de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, donde fueron recolectadas 24 toneladas.

     Con el propósito de preservar el orden público y velar por la sana convivencia, la Alcaldía de Barranquilla expidió el Decreto 0037 de 2019, por medio del cual regula el uso de las vías públicas durante las manifestaciones culturales, artísticas y tradicionales del Carnaval de Barranquilla.

     El acto administrativo permite la ocupación temporal de las calles y sectores aledaños a los eventos y el consumo controlado de bebidas alcohólicas en las zonas delimitadas. Una vez que la actividad con permiso excepcional haya finalizado, el lugar debe ser evacuado en su totalidad. Es responsabilidad de los organizadores, con su personal logístico, desalojar el lugar o los espacios empleados.

     “Los permisos y horarios concedidos por parte de la administración distrital a los eventos, desfiles o actividades deben cumplirse y respetarse. Una vez finalicen estos eventos, los asistentes no podrán quedarse ocupando los espacios o sectores donde se realizó el espectáculo”, dijo el secretario distrital de Gobierno Clemente Fajardo Chams.

     El decreto establece, en su artículo 4, que se permitirá el uso excepcional y temporal de las vías públicas adyacentes a los eventos, actos festivos y lúdicos. De igual forma, el artículo 5 ordena que se debe interrumpir la venta de licor 1 hora antes de la finalización del evento.

     Barranquilla busca el fortalecimiento de las manifestaciones culturales de la ciudad y valorar, conservar, proteger y hacer sostenibles las diversas acciones encaminadas a la salvaguardia de los mismos.

     Para hacer realidad tal propósito, fue presentado el viernes, ante el Concejo Distrital, el proyecto de acuerdo para la declaratoria del Carnaval como Patrimonio Distrital.

     La iniciativa ha iniciado su curso en el Concejo, impulsada por la Secretaría de Cultura, Patrimonio

y Turismo, y ha de determinar la inclusión del Carnaval en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural e Inmaterial del Distrito, y la adopción del Plan Especial de Salvaguardia.

     “Nuestra fiesta ya tiene una declaratoria como Patrimonio de la Humanidad (2003) y la distinción como Patrimonio de la Nación (2001), pero nos hacía falta este reconocimiento para exaltar nuestras manifestaciones folclóricas y musicales, como motor de esta gran industria creativa y cultural”, dijo el el titular de este despacho Juan José Jaramillo.

     Con el objetivo de incentivar la lectura entre las familias barranquilleras, el Distrito busca consolidar su Red de Bibliotecas Públicas, que estaría integrada por centros bibliográficos de la ciudad al alcance de todos.

     “La lectura y la cultura son una sola aventura. Con esta Red de Bibliotecas queremos seguir aumentando los niveles de lectura entre niños y jóvenes, que serán los ciudadanos del mañana con capacidad de discernir y tomar decisiones trascendentales para nuestro país”, aseguró el secretario Juan José Jaramillo, quien presentó ante el Concejo el proyecto de acuerdo con ese objetivo.

     La iniciativa se desarrollaría en coordinación con el Ministerio de Cultura y responde a un plan nacional para ampliar la concepción y práctica de la lectura, la escritura y la oralidad, en articulación con actores públicos, privados y comunitarios.

     Cabe destacar que, gracias al Acuerdo No. 0006 de 2015, expedido por el Concejo Distrital de Barranquilla, se creó el Programa de Bibliotecas Públicas Distritales para las urbanizaciones de Gardenias y Villas de San Pablo, que actualmente benefician a más de 20.000 niños, jóvenes, madres cabezas de hogar y adultos mayores.

     “El dossier de la Unesco

distingue el valor patrimonial de las danzas y la declaratoria distrital entraría a reconocer las tradiciones de toda una ciudad, como sus izadas de bandera, ruedas de cumbia, el talento de sus artistas, la riqueza de su música y demás expresiones folclóricas”, precisó Jaramillo.

     Con este reconocimiento del Distrito, cuya propuesta fue recibida con beneplácito por los concejales, también se adoptaría el Plan Especial de Salvaguardia aprobado por el Ministerio de Cultura (2015), cuya segunda edición será presentada en próximos días con los avances de la fiesta, sus operadores y organizaciones, en torno a la sostenibilidad del Carnaval.