[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

De “El cronista soy yo” para elmuellecaribe.co, periódico virtual

que dirige el amigo y colega José Orelllano Niebles, en

concordancia con ese proyecto que digitaliza el conocimiento mundial.

“El problema es que mucha gente no se siente cómoda en internet; pues desconfía de la seguridad que se revela a través de la información personal que se comparte en las redes sociales”: F. M.

     Hace más de 2000 años la Biblioteca de Alejandría se propuso concentrar todo el conocimiento de la antigüedad, proyecto que ahora, en el siglo XXI, trata de replicar digitalmente la organización sin ánimo de lucro Internet Archive, fundada por uno de los pioneros de la red.

     El que tuvo esta genial iniciativa es el presidente y fundador Brewster Kahle, (KAYL), quien, nacido el 22 de octubre de 1960, es un ingeniero informático estadounidense, empresario y activista de Internet, defensor del acceso universal a todos los conocimientos y bibliotecario digital ─quien ya buceaba en el mundo virtual en los 80 y forma parte del Salón de la Fama de Internet─. Su proyecto y compromiso consigo mismo era construir una biblioteca virtual.

     La primera limitante es que las páginas de internet desaparecen después de 100 días. Y la pregunta de oficio es ¿Cómo puedes mantener una cultura virtual, en la cual los contenidos desaparecen? Así como Wikipedia es la enciclopedia de internet ─hoy ya se cuenta con muchas─, KHLE dice que “nosotros nos vemos como biblioteca”, y para operacionalizar semejante sueño, Brewster cuenta con unas 150 personas empleadas y muchos voluntarios.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     En su misión de ser un contenedor integral de conocimiento virtual, se estructura de la siguiente manera: libros y textos digitales; grabaciones de audio y música; vídeos; imágenes; programas de software y páginas web entre las cuales debería estar elmuellecaribe.co ─téngalo en cuenta, mi apreciado estibador de la publicación citada─. Para este proyecto, la organización ha puesto en marcha una tecnología que ha denominado ‘Wayback machine’ ─guardar copia de seguridad en la máquina, ‘a traducción’ es mía─, que guarda periódicamente los contenidos, tanto interfaces como enlaces, hipervínculos y todas las herramientas usuales en este tipo de publicaciones, de sitios web del mundo. Esta información las almacena, organiza y pone a disposición de todo aquel que las quiera consultar.

     Si un investigador, periodista, cronista o usuario  quiere averiguar el aspecto de un dominio ─alojamiento de una página web propia─, basta con hacer una sencilla búsqueda en ‘Wayback machine’, para tener una réplica exacta de lo que quiere conocer, ya sea un libro, vídeos, periódicos virtuales, revistas, música que abarca los periodos desde la edad media, el renacimiento, los clásicos, las escuelas nacionalistas y la música contemporánea, exceptuando, como es de suponer, ritmos y melodías que no trascienden al paso de los años.

     Esta genial iniciativa de cara al futurismo, deja de lado, desafortunadamente visitar las bibliotecas tradicionales, las de libros de papel, en las cuales se degusta la lectura de un libro, al cual se le acaricia, página a página, mientras el lector se sumerge en el mundo fantástico de su autor. El problema es que este proyecto deja fuera grandes partes del conocimiento, pero no nos podemos anquilosar. El mundo de las nuevas tecnologías es un reto que debemos asumir, no negarnos a estos avances de la informática, sobre todo sabiendo que los niños son nativos de la tecnología, de la informática, y nosotros, a fuerza de puños, somos advenedizos, nos encerramos en el bunker de nuestra fachada cerebral. Así como Brewster Kahle es un visionario del mundo virtual, Julio Verne lo fue del real 

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

cuando escribió su libro ‘Viaje al centro de la tierra’.

     ‘La guerra de las galaxias’, ‘El planeta de los simios’, La biblia, en boca de los profetas, pre-anuncian catástrofes por el daño que el ser humano, el homo sapiens, la cumbre de la evolución, ha ocasionado al contaminar y destruir lo que se nos ha entregado para que funjamos como simples administradores.

     Hoy lo que no está en internet, no existe, es el medio idóneo para conocer el entorno que nos rodea. El padre de la filosofía moderna, René Descartes, afirmaba que no podemos llegar a conocer la realidad utilizando nuestros sentidos porque esa realidad se distorsiona. Un ejemplo: A un vaso con agua se le introduce un pitillo y al observarlo de lado este aparece como si estuviera doblado o

torcido, entonces: ¿Cuál es la realidad? ¿Lo que ve mi vista? Las imágenes en movimiento a velocidades de X número de fotogramas, nos hace creer que realmente se mueven, pero esto no es cierto, la vista capta imágenes fijas o en movimiento y las transmite al cerebro y el cerebro responde a una realidad virtual. Según Descartes, no podemos conocer la realidad apoyándonos en lo que nos revelan los sentidos. Pero lo que no pudo negar es que es él, el sujeto que trata de conocer esa realidad. Conocer de su existencia, generó aquel razonamiento y deducción filosófica suya que afirma: “Cógito ergo sum”, latín clásico que, traducido al español, significa textualmente: “Pienso luego existo”.   Aplicando ese pensar filosófico, los ilusionistas, los prestidigitadores, engañan a su público sin saber que aprovechan las limitantes del conocimiento humano a través de los sentidos. 

     Pero además este proyecto que se basa en el conocimiento digital, también tiene registrados noticieros de televisión que son clasificados por metadatos ─de la raíz griega  μετά: que significa “después de”, “más allá de” y latín datum, “lo que se da”, «dato», literalmente: «sobre datos»… Son datos que describen otros datos. O también información sobre programas de la Nasa, National Geographic, las siete maravillas del mundo, etc. Y datos de personajes como Bill Gates, Stephen King…

     Con todo respeto, amables lectores de elmuellecaribe.co, concluyo la presente crónica con algunas consideraciones que son valiosas frente a este mundo virtual, al cual los adultos somos advenedizos, si se puede afirmar así: advenedizos, mientras que las nuevas generaciones son nativos de los avances de las nuevas tecnologías. Hoy no nos sorprende ver a los niños y niñas de tres o cuatro años manipular con destreza un celular, pulsando el teclado para ver vídeos, películas, juegos, maniobrando sobre los botones de la consola con una agilidad pasmosa. Ellos han crecido rodeados de este mundo virtual. ¿Qué tipo de control podemos tener frente a ellos cuando, en algunos hogares, se tienen los medios económicos para comprar un portátil, un PC de mesa, una Tablet, u otro adminículo que los distrae durante su tiempo libre? Hay algunas sugerencias y recomendaciones que el

representante de Microsoft para América Latina ha compartido con los padres de familia, como, por ejemplo: en casa es recomendable ubicar el PC de mesa o el portátil en un lugar donde pueda ejercerse algún control, sin presionar demasiado el uso de los mismos. También los sistemas operativos, cuentan con una aplicación que se denomina ‘Control parental’, que permite al padre colocar contraseña a ciertos programas que, ustedes ya saben, no deben ser vistos por los niños, programas creados para adultos…

     Pero todo tiene su lado negativo.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     Al ser absorbidos por ese mundo virtual, afirman algunos maestros de universidades reconocidas como la Harvard, la informática, las tecnologías de avanzadas, paulatinamente, en algunos casos, atrofia neuronas que generan el conocimiento… El cerebro que es una de las computadoras más complejas, a través de impulsos nerviosos, responde en micronésimas de segundo a situaciones del mundo exterior. Pero, ¡vaya!, ¿qué ha pasado con algunos estudiantes para responder sencillas operaciones matemáticas, como sumar, restar, multiplicar o dividir? Si no tiene a la mano el celular o la computadora, quedan corchados de ipso facto. A excepción de los tenderos, que, por costumbre, suman con una rapidez pasmosa los valores de los artículos comprados en efectivo o de los que, por necesidad del comprador, se adquieren al fiao. Y, como es de esperar, con alguna que otra equivocación que incrementa la cuenta a favor del tendero.

     ¿Qué hábitos de lectura tienen los niños y niñas en nuestros días? En la familia o en las escuelas ─no generalizo─ anteponen la enseñanza de las diferentes áreas del conocimiento a la enseñanza de contenidos, no articulados con el contexto familiar. Escuela y familia en la mayoría de los casos andan cada uno por su lado, en paralelo. El padre reclama por qué a su hijo lo disciplinan, desconociendo que en el hogar los primeros maestros de sus hijos son ellos, los padres. Pero la mayoría de estudiantes de la escuela pública provienen de familias informales.

     La internet todo lo soporta, todo se aloja en un sitio web. Los programadores, en la mayoría ingenieros de sistemas, crean los programas o software, y estos conforman el sistema operativo según el caso. Circulan por 

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

el espacio cibernético todo tipo de contenidos.

     Finalmente, felicito al amigo y colega José Orellano Niebles, quien  dejó a un lado el formato periodístico físico, para adentrarse en el mundo cibernético, en el  mundo virtual, creando la reconocida publicación semanal: elmuellecaribe.co Creo que pude leer de soslayo que está ranqueda entre los periódicos virtuales en la No.47. El barco del muellecaribe.co 

zarpa airoso, explayándose a todos los puntos cardinales de este micro-mundo creando familiaridad entre sus colaboradores, pero también a esa familia extensa que espera con interés cada nueva publicación. Sabemos que hacer el montaje de este periódico virtual no es nada  fácil: soy testigo de los trasnochos, del estrés, de la angustia, del insomnio que genera en lo oculto de esa cabellera al estilo medieval estirada por el tic nervioso de los cinco gusanos en movimiento hasta que, por parto doloroso, sale al mundo virtual elmuellecaribe.co

     Ya es hora, apreciado amigo Orellano, que ingreses a la página web: internet archive y suscribas tu periódico virtual. Tengo la certeza que esta publicación ocupará el sitial que se merece.

     Un abrazo fraterno, amigo Jose, no desmayes en tu empeño de estar entre los pioneros de la publicación virtual.

Fernando A Molina

C.C. 7447730 de Barranquilla

T.P. de Abogado 91666 del C.S.J

Licenciado en Filosofía, U. de San Buenaventura

 Especialización en Informática y Telemática