Bueno, como dice el slogan: año nuevo - vida nueva. Para la mayoría de las personas el mes de enero representa borrón y cuenta nueva. Incluso para algunas empresas, instituciones, partidos políticos y hasta naciones, se plantean nuevos propósitos cada año. Pero un país como el nuestro, profundamente dividido y polarizado, donde existen partidos, movimientos políticos y sociales con corrientes ideológicas, filosóficas y políticas tan disímiles, es casi imposible que se pongan de acuerdo en realizar propósitos nacionales de unidad.

     ¿Que es posible?

     Claro que es posible, pero no es fácil. Miren ustedes: empieza el año 2019 con el terrorismo de nuevo… Es posible unirse contra el terrorismo, igual que contra la corrupción, pero no… No nos ponemos de acuerdo si quiera para realizar una marcha nacional de indignados rechazando el vil atentado terrorista contra la policía nacional. Hagámoslo en caliente, como debe ser! Pero no... Aquí cada

quién saca una declaración por su lado y punto... Con eso nos conformamos… ¿y dónde queda la unidad de propósitos nacionales? 

     Contra la corrupción hubo incluso una mesa de diálogo nacional liderada por el Presidente Iván Duque, con todos los partidos políticos, llegaron a un acuerdo de palabras, pero esos propósitos no se alcanzaron en la práctica, en la realidad… Después en el Congreso se sabotearon, no se respaldaron. Si para esos dos aspectos, contra el terrorismo y contra la corrupción, no nos ponemos de acuerdo, para otros temas, como la educación, la salud, la justicia, el medio ambiente, las pensiones, mucho menos, porque cada partido, de acuerdo con su ideología, o mejor dicho, de acuerdo con el modelo económico o propuesta de país que promueve o defiende, así piensa y actúa. Por lo tanto, podemos 

señalar, que en materia de unidad, el país político está en deuda con el país nacional.

     Para las personas, de manera individual, también llega un año nuevo, una nueva oportunidad y tienen una larga lista de propósitos, pero para marzo, si no antes, muchas de esas personas  están desilusionadas por no alcanzar sus propósitos.                  

     Lo interesante es que la mayoría

 de las personas empiezan con muy buenas intenciones, pero muy pocos los logran y/o los mantienen. De acuerdo a los expertos, esto se debe a que los propósitos con frecuencia o no son realistas o no son suficientemente específicos. Y, a veces, se establece una lista tan larga, que es difícil saber por dónde empezar. ¿Sabes cuáles son los 10 propósitos de año nuevo que las personas rompen más comúnmente? Aquí están:

*Perder peso y ponerse en forma.

*Dejar de fumar.

*Aprender algo nuevo.

*Comer saludable.

*Salir de deudas y ahorrar.

*Pasar más tiempo con la familia.

*Viajar a lugares nuevos.

*Estar menos estresado.

*Ofrecerse de voluntario.

*Beber menos alcohol.

     Es muy fácil hacer propósitos, pero es más fácil romperlos. La efectividad consiste en que tu lista no sea larga y que sea realista. Siempre puedes agregar más metas una vez que hayas logrado la primera de ellas. Los cambios en el estilo de vida para lograr una vida saludable se pueden lograr, pero, generalmente son más eficientes si se hacen poco a poco, no de un día para otro, y es necesario planear lo que queremos lograr. Unas recomendaciones:

     Primero lo primero. Establece una meta específica. Hay que empezar poco a poco, pero ponte una meta y una fecha. Idealmente procura encontrar algún ejercicio que te inspire emocionalmente (como manejar bicicleta, bailar, hacer yoga, nadar, trotar, artes marciales, escalar montañas, etc.).

     Procura vivir en el presente y ser más positivo. Hay que tratar de disminuir la ansiedad y el estrés. Y evitar los pensamientos negativos, mejorar la salud mental, procurar ser más optimista, reír más, divertirse más con la familia y los buenos amigos.

     Evita las dietas de moda. No funcionan. Si quieres mantener tu peso, come saludable. Eso no quiere decir que jamás vas a comer la comida que te gusta, no, pero hazlo bajándole a la sal, al dulce, las harinas y los fritos!!!

     Y recuerda que cuando se trata de tu salud, la información correcta es muy importante. Si tienes dudas, pregúntale a un profesional calificado. Con la información adecuada puedes tomar las decisiones correctas acerca de tu salud y la de tu familia, y quizá puedas cambiar o mejorar tus propósitos de año nuevo o te ayude a lograrlos o mantenerlos. No tienes que pertenecer a la lista de las personas que rompieron su propósito de año nuevo ¡Tú puedes lograr la tuya siguiendo las recomendaciones de los expertos! Y poniéndole ganas y disciplina!

     Aprovecho para desearles un año nuevo 2019 lleno de salud, bendiciones, éxitos y propósitos realistas que puedas cumplir para que alcances la felicidad.

     Chao.