[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     Hoy, a mis 28 años, considero más que nunca totalmente cierto lo que dijo Picasso: “Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos.”

     Sin embargo, en 2003 no era así y mi versión de 13 años, junto a una de mis mejores amigas del colegio, Diana Jofre, nos embarcamos en la aventura de escribir una historieta.

     El título hace referencia a lo patético que puede llegar a ser el amor, como lo demuestra el primer capítulo de este comic.

     Los personajes se basan principalmente en nuestros amigos y compañeros, y también en nuestros amores platónicos, porque hace 16 años éramos las arquitectas de nuestro universo de papel y nos permitimos todas las libertades que quisimos.

     Les pido que lo lean con el mismo cariño que leerían su diario de adolescente, lleno de sueños y de ideas alocadas que no parecen imposibles cuando tienes la energía de la primera juventud.

     Agradezco a la edición de El Muelle Caribe por rescatar está historia.

     Para todos un Feliz 2019 y espero que disfruten esta

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

aventura.

     Un abrazo,

Laura Carolina Orellano

…oOo…

Post Data*

     LCO: Dime si te gusta, papito.

     JO: Has logrado erizarme de pies a cabeza… Sin ni siquiera exagerar… Ufff, hija. Tú eres escritora nata…

     LCO: Hahahaha eres un lindo, papito.

 *Un diálogo, vía WhatsApp.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]