Adaptación de textos: El Monje

     La academia española no nos va a hablar, por intermedio de su diccionario, de cambambero ni de cambamba. O sí, sí lo hará: dirá que “La palabra cambambero no está en el Diccionario”.

     Pero cambambero, desde siempre, vive, activo, gozón —¡y de qué manera! —. Y designa a aquella persona que “organiza algo improvisado, que embarca a la gente en programas sin saber cómo saldrá”, tal cual lo reiteraba en 1996 la periodista Bibiana Redondo

—amiga de El Monje—, en crónica publicada por El Tiempo.

     Y aunque DRAE tampoco acoja en la frialdad ‘definidora’ de sus páginas a ‘Cambamba’, Bibiana precisaba que esta locución la implantó en la fregadera del Carnaval de Barranquilla la inolvidable cantautora Esthercita Forero en 1987. Esthercita, la novia, que la querida es el Junior.

     La ‘Cambamba’ surgió no solo “como homenaje a los barrios que dieron origen a la fiesta del dios Momo”, decía Bibian, sino como espacio popular para que se llenara de “colorido, alegría y originalidad, porque durante todo un año la gente se prepara para revivir épocas pasadas”.

     La idea de organizar la ‘Cambamba’ —al César lo que es del César y a Momo lo que es de Momo—, fue de Carlos Pérez Parra, “quien se propuso rescatar una tradición que había entrado en el olvido cuando el Festival de Orquestas comenzó a llevarse todos los honores, el lunes de Carnaval”, señalaba la nota de Bibian.

     Y así, ‘cambamberos, dentro del Carnaval, son aquellos seres que, en su momento —y hoy también—, afrontaron el reto y se salieron con la suya, porque “hoy día”, hace 22 años, “este evento es uno de los más hermosos por la mezcla y originalidad del mismo”, contaba Bibian.

     Ahora, 31 años después de aquel invaluable aporte de Esthercita, la reina del Carnaval de 2019 Carolina Segebre, durante el acto oficial en el cual el alcalde Alejandro Char le hizo entrega del decreto 0365 de 2018 que la oficializa como la soberana de las carnestolendas 2019, se nos vino con la ‘Cambamba’ rediviva: sorprendió al burgomaestre con la entrega de una gorra que lo distingue como ‘El cambambero mayor’, a propósito de la campaña que abandera la soberana de encontrar en los barrios de la ciudad a los carnavaleros más cambamberos, filosofía de la creación Esthercita-Peláez.

     Carolina —dice la crónica oficial—, llegó al acto “con la misma fuerza y el mismo encanto con que llegaron, por el río Magdalena, las manifestaciones folclóricas y musicales que identifican al Carnaval de Barranquilla”.

     Y el acto no podía tener escenario más apropiado, cuando su prestigio se ubica en la cresta de la admiración tanto entre barranquilleros como visitantes: el Gran Malecón del Río, desde donde se ha prendido la fiesta, en medio de un derroche de pura alegría.

     La soberana había hecho su arribo acompañada de los ritmos de la Banda Distrital de Casas de Cultura, la cual interpretó, entre otros, ‘La tumba catre’ y ‘Te olvidé’, que pusieron a bailar, como auténticos barranquilleros, a Char y su esposa Katia Nule.

     “No tengan la menor duda de que serán una tremenda reina y un tremendo Carnaval”, dijo Char. “Vamos a gozarnos esta fiesta que es de todos”, puntualizó.

     El alcalde exaltó a Carolina y su familia por lo que han hecho a favor de la ciudad y precisó que “estamos seguros de que ella será una gran representante de nuestra fiesta”.

     Tras estregar la gorra de ‘El cambambero mayor’, a Char, Carolina obsequió un colorido sombrero a la primera dama como muestra de ese ‘gen’ carnavalero que lleva en sus venas.

     “Estoy muy feliz de recibir mi decreto en este Gran Malecón que nos llena de orgullo. Ahora no solo tenemos al mejor alcalde de Colombia, sino al cambambero mayor y a una cambambera de primera. Juntos vamos a regalarle a Barranquilla una fiesta llena de pura alegría”, aseguró la cambambera de Carolina, quien lució un diseño elaborado en caña flecha, en homenaje al sombrero vueltiao, uno de los símbolos culturales del Carnaval y de Colombia.

     Con el decreto que oficializa su rol de soberana, Carolina empieza su ruta de la alegría por todos los rincones de la ciudad, ‘recorrido’ durante el cual va invitando a propios y visitantes a gozar la fiesta más importante de Colombia. La celebración anual de tan tradicional certamen se oficializará el 18 de enero con la Izada de Bandera en el edificio de la Antigua Intendencia Fluvial, previo a la Lectura del Bando, al día siguiente, el sábado 19.

     Barranquilla ya es una Cambamba y gracias a la cambambera Carolina Segebre, los barrios donde nacieron, crecieron y se sostiene las carnestoléndicas curramberas, reviven su historia. Y así, las nuevas generaciones aprenderán a alimentar la tradición hasta el fin de los tiempos sin fin.

     Del viernes 26 al domingo 28 de este octubre que fenece y arrastra por igual senda a 2018, la nota cultural en Barranquilla se llama ‘Atlántico ilustrado’

     Convoca a adoptar el ¡Sapere aude!, un latinazgo que en sentido etimológico ordena «Atrévete a saber». Y ha de conllevar al uso público de la razón que siempre

debe ser libre y provocar el pensamiento crítico por intermedio de la lectura.

     Y nos enmarcamos en ‘La galería del libro’ de la Secretaría de Cultura y Patrimonio de la Gobernación del Atlántico, segunda edición, certamen organizado por La Galería Plaza de la Paz.

     Será un espacio especializado para los amantes de las letras y la ilustración y en el cual convergen ambas artes.

     La franja académica tiene como invitados a…

     Juan Miguel Álvarez, premio nacional de periodismo Simón Bolívar, junto al fotoperiodista Federico Ríos, destacado por sus publicaciones en medios como The New York Times, National Geographic y7 Geo Magazine, entre otros. El libro de ambos, Verde tierra calcinada, se presentó en septiembre; el reportaje gráfico acompaña los diferentes momentos de un mismo viaje, el de Álvarez.

     Pablo Guerra y Henry Díaz, guionista e ilustrador de novelas gráficas respectivamente, y quienes fueron premiados este año con la medalla de oro del 11th Japan International MANGA Award, por su trabajo Dos Aldos.

     El dibujo es una de las pasiones de Lizeth León, otra de las artistas que estará presente en la segunda muestra de La galería del libro. Su obra Fachadas bogotanas se desarrolló, documentó y financió a cabalidad mediante el uso de plataformas digitales con la campaña de crowdfunding, reconocida como el primer proyecto editorial en Colombia en cumplir su meta.

     En la escena local escucharemos voces de algunos de sus hacedores el Patrimonio emplumado, libro que visibiliza 42 especies de aves del Caribe. El biólogo Rafael Borja,  contará todo lo que las aves pueden enseñar culturalmente.

     Gracias al “ejercicio de la escritura, muchas mujeres abrieron fisuras en el mundo por las que lenta y dolorosamente lograron liberar su voz de las ataduras”. Daniela Pabón y Luz Karime Santodomingo, nos invitarán al ¡Sapere aude! mediante un ensayo que intenta revelar cómo la literatura ha sido en espacio de desobediencia libertaria.

     Este año la novedad será el túnel de editoriales locales y nacionales, que se ubicará en los jardines de la Galería, ofreciendo una mayor diversidad de autores y obras para distintos públicos. Entre ellas se encuentran:

     SantaBárbara Editores, la Librería Nacional, La Mancha del Quijote, Grammata, Intermedio, la Diligencia, Rey Naranjo, Milserifas, entre otras.

     La programación será muy variada. Se ofrecerán talleres de cómic americano, encuadernación, ilustración, escritura de no ficción y sketch de calle.

     Al margen, en los jardines se realizará la feria de emprendimiento cultural El jardín mágico, en el cual pequeños empresarios tendrán la oportunidad de mostrar sus productos al público asistente dentro de las categorías de gastronomía, diseño, arte y papelería.

     La literatura está latente en Barranquilla, reconociendo su pasado y posicionando espacios como éste, de intercambio con los nuevos movimientos literarios que hay en la región, el país y el mundo.

     Sobre inscripciones, infórmense en el link:

https://www.ticketcode.co/eventos/la-galeria-del-libro.

     La entrada para todos los actos es libre.

     Este sábado 20, en Barranquilla, se sintieron poemas que quedaron regados sobre la alfombra roja y mágica del inmenso corazón lector.

     Y es que en el Salón Tertulia La Oca de la Biblioteca Pública Julio Hoenigsberg, la escritora, poeta y periodista cultural barranquillera Nury Ruiz Bárcenas, presentó ante el gremio cultural y literario de su ciudad, su novena publicación, en

esta ocasión el poemario titulado ‘Mares de ausencia. Cien poemas de amor y una utopía’.  

     La presentación del libro se compartió —con un selecto público asistente al acto— en alas fonéticas recreadas por Nury mediante un recital poético, gracias al cual dio a conocer su trabajo.

     En el marco del acto cultural, la escritora, poeta y periodista cultural fue galardonada por parte de la Sociedad Académica Bolivariana del Atlántico, que le otorgó el título de presidenta de dicha organización cultural y educativa, de la cual había sido, inicialmente, su primera secretaria, y, después, su vicepresidenta hasta ahora.

     A Nury le fue  otorgada también la Orden José Consuegra Higgins que es entregada por la Sociedad Académica, con el respaldo de la Federación Internacional de Periodistas Bolivarianos.

     Para Nury, ‘Mares de ausencia. Cien poemas de amor y una utopía’ es, como ella misma lo expresa en el preámbulo de la obra, “son poemas para regarlos sobre la alfombra roja y mágica del corazón de sus lectores…”.

     La Bocana y sus tres kilómetros de playa, tradicional balneario valluno a 15 minutos del casco urbano de Buenaventura, ha de ser este sábado 27 de octubre, escenario para Pacificolor.

     Será un nuevo punto de encuentro para artistas, empresas, entidades oficiales y voluntarios a fin de desarrollar una nueva jornada de embellecimiento urbano.

     Lo ha programado la Secretaría de Turismo del Valle del Cauca, porque “queremos seguir llenando de color el Pacífico vallecaucano con una de las iniciativas sociales más hermosas de la región”, de acuerdo con el titular de esta oficina Julián Franco

     En esta ocasión, con Pacificolor se pretende pintar 76 casas de la calle principal de tan maravilloso destino a orillas del Pacífico.

     También se intervendrán las casas el sector conocido como

‘Changay’ a fin transformarlas, cambiar la cara de esta playa y beneficiar a más de 200 familias.

     El éxito de Pacificolor, de acuerdo con Franco, ha de fundamentarse, por supuesto, en la unión de todos los actores involucrados. “Es de vital importancia para llevar a cabo esta iniciativa”.  

     Si tras la lectura de esta nota se interesa, en nombre de una empresa, en ser parte de Pacificolor puede comunicarse con el 310 489 9401 (Gloria López) a fin mayor información. Si desea ser voluntario, escriba al mail pacificolor2018@gmail.com

     “La Bocana ofrece a los turistas la oportunidad de vivir una de las experiencias más hermosas que la naturaleza brinda: el avistamiento de las ballenas jorobadas, pues desde allí pueden desplazarse en una lancha para hacer parte de este espectáculo natural.

    “Nosotros ya estamos en la cuenta regresiva para sumergirnos nuevamente en este viaje, durante el cual todos lograremos darle color y alegría a toda una población ¿Y Vos ya estás listo?”, dice una frase promocional de Pacificolor.