[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     Como estamos en modo reflexión en este alegre mes de diciembre, he decidido compartir con mis lectores algunas de ellas, como preguntarles si conocen otro país donde sus habitantes sean bipolares, actúen con doble moral, sean corruptos, violentos, tengan ansias de paz y además sean locos… Porque al analizar el comportamiento de los colombianos, nos damos cuenta de que aquí se convive con todo esto al tiempo, y con algo más…

     La bipolaridad es la enfermedad mental que consiste en que quien la padece tiene conductas opuestas, contrarias, que van de la alegría a la depresión en segundos, de la risa al llanto, de la aceptación a la negación. Por supuesto, esta no es la definición científica, pero es la mejor que existe para fotografiar a un país como Colombia, que es

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

el más fiestero y feliz del mundo y, al tiempo, el de más alta depresión mundial, de acuerdo con la OMS. Se cree que el bipolar es el que tiene doble personalidad, y me atengo más a esta opinión.

     La doble moral se manifiesta cuando existe el comportamiento de dos maneras distintas ante una misma situación. Se trata de una injusticia, ya que implica una violación de la imparcialidad. ¿Por qué legalizamos y regulamos unas sustancias dañinas para la salud, como el alcohol, el tabaco y las bebidas energizantes, azucaradas o edulcorantes, y por qué carajos prohibimos otras, igual de adictivas y dañinas para la salud, como son las drogas ilícitas? Muy sencillo: porque este es un país de ciudadanos que actúan con doble moral.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     El tema de la corrupción, tan profunda en Colombia, existe tanto en la política, como en la administración pública y entre los ciudadanos todos, que está socavando y acabando con las instituciones y, lo más grave aún, acabando con la poca credibilidad de los ciudadanos de a pie, al ver casos como los de Reficar, Saludcoop, Odebrecht, del zar anticorrupción detenido por corrupto, o del Fiscal, denunciado en tantos temas de corrupción y lo declaran personaje nacional, y en fin, uno todos los días se sorprende de ver a los corruptos de la toga investigando a ladrones… ¡País de locos! Y los ejemplos de locos en este país cunden y, la verdad, todo eso lo pone a uno a pensar que este país se volvió loco… Y es posible, pues tal vez la única manera de soportar toda 

esta aberrante descomposición social y moral es, precisamente, estando loco y de remate. Que tal un país donde los Alcaldes le pegan a los concejales, donde los parlamentarios se gritan e irrespetan entre ellos y los jueces dejan libre a los Alcaldes que se roban la plata de la alimentación de los niños… ¡Ufff, qué asco!

     Por otro lado, a pesar del proceso de paz con las Farc, la violencia continúa con su secuela de muertos por doquier, con una guerrilla loca como la del ELN, que ataca oleoductos y torres de energía… ¿Habrase visto esto en otra parte del mundo? Creo que no. Pero también existe la violencia de los grupos armados de paramilitares reciclados y de narcotraficantes, peleándose los territorios para la producción y el tráfico de narcóticos, quienes asesinan líderes sociales, ambientalistas y defensores de tierra que luchan con ansias por tener un país en paz. Igual crece la violencia común, la intrafamiliar, el maltrato infantil y las violaciones a menores de edad, que produce asco ante tanto monstruo suelto, aumenta la violencia de género, la accidentalidad vial y las muertes por las enfermedades no transmisibles, todas por falta de una cultura de prevención y de educación en el manejo de estilos de vida saludable…

     Qué más puede esperarse de un país con desempleo, delincuencia juvenil, prostitución, sin norte y sin rumbo, un país donde las fuerzas alternativas claman por la paz y las fuerzas de ultraderecha promueven nuevas guerras internas y externas con nuestros vecinos… Qué país… El nuevo comandante del ejército ha dicho que la prudencia hace hombres sabios… Ojalá esa prudencia evite una guerra con los vecinos.

     Pero Colombia tiene 10 aspectos que la hacen única: está entre los países más felices de la Tierra, ha sido seleccionada entre los primeros cinco destinos para visitar en el 2017, es el mayor productor mundial de esmeraldas, seguido de Brasil ; tiene la mayor diversidad de pájaros en el mundo, es el país en desarrollo que más ha avanzado en darle a la población un Internet accesible, es el país con más días festivos al año (18) y lo comparte con la India; más especies de anfibios viven en Colombia que en cualquier otra parte del mundo, es el único país de Sudamérica 

con costas en el Océano Pacífico y en el Mar Caribe, es hogar de un fósil de reptil marino único en el mundo, según el Servicio Geológico Colombiano, un plesiosauro de 127 millones de años; un colombiano creó el primer marcapasos del mundo, en 1958, Jorge Reynolds. Además, posee mujeres bellas, escritores, músicos, deportistas y artistas de talla internacional.

     Hasta aquí podemos preguntar de nuevo: ¿Conocen ustedes otro país parecido, con estas características? De mi parte, no lo conozco… Pero, ¡hay más !… Uno no entiende cómo, mientras en un país como Luxemburgo aprueban el

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

transporte masivo gratis para toda la población, en Bogotá, al Alcalde Gustavo Petro, porque disminuyó las tarifas del transporte, se le castiga, se le sanciona con multas millonarias impagables y se le trata de sacar de la arena política… No hay derecho a que lo bueno de afuera se aplauda, pero lo bueno nuestro se castigue. Este es otro ejemplo clásico de que es un país con doble moral… Y podríamos seguir mostrando ejemplos de nuestras locuras, pero dejémoslo hasta aquí, y más bien deseemos una feliz Navidad para todos y un próspero año 2019, que empezaremos a mirar, a partir del 14 de enero, en El Muelle Caribe, que dirige nuestro viejo y querido amigo José Orellano Niebles, a quien le deseamos buen descanso, felicitaciones por la octava estrella de su Junior, y ¡Próspero año 2019!