[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     ‘El amor y la muerte en el laberinto del poeta’ es un ensayo acerca de la obra poética del bardo soledeño Gabriel Escorcia Gravini, escrito por su conterráneo, el periodista, escritor y maestro en artes plásticas Fernando Castañeda García.

     Es como una extensa reflexión acerca de la obra del vate autor de ‘La gran miseria humana’ que, en su condición de ensayo, concluye que “es necesario humanizar la leyenda, si queremos visibilizar a Gabriel Escorcia Gravini, apartándonos de la tradición oral para discernir sin el apasionamiento de esta, porque no hace más que minimizar al poeta convirtiéndolo en una leyenda desdibujada”.

     El ensayo se incluye en el libro ‘Alma Lírica’, escrito de su puño y letra por Escorcia Gravini, un documento original que está fechado en junio de 1912.

     La caligrafía del vate ha pasado a la impresión litográfica y resulta siendo una obra de gran valor literario, un libro editado por Castañeda García ─un apasionado de la vida y obra de Escorcia Gravini─ y lo más probable es que sea presentado oficialmente en el natalicio del poeta, el 14 de marzo de 2019, cuando había de cumplir 127 años. Una vida digámoslo efímera, solo 28 años alentó el poeta, fustigado hacia La parca por la lepra.

     El ensayo de Castañeda García ─en su objetivo de humanizar la leyenda y visibilizar al poeta─ se recrea en un contexto histórico que toca a “el centralismo excluyente, el analfabetismo y las dificultades de comunicación a principios del siglo XX”, presenta al “poeta amigo”, gira en su “círculo social y la poesía”, muestra “la condena al ostracismo a que fue sometido en el patio de su casa, la celda cristiana”, desde donde se “hizo autodidacta y cultivó la poesía”.

     De acuerdo con el autor del ensayo ─un dedicado investigador cultural─, ‘Alma Lírica’ es “una muestra del universo del poeta” y su poema cumbre en décimas, ‘La gran miseria humana’, encaja “en un mudo de metáforas e imágenes”.

     Y en ese contexto, Casteñeda García se pregunta: ─¿Si un poema como ‘La gran miseria humana’, donde se conjugan la métrica, la rima, una intención filosófica planteada mediante la retórica que circunda cada estrofa y cada verso, así como la belleza y armonía estética, elementos que caracterizan la unidad temática de su poesía fúnebre o necrológica, se puede entender como el resultado de la “casualidad” que nos plantea la tradición oral?”.

     !No! ─respondo yo─. Y a esperar, con impaciencia, la presentación de ‘Alma Lírica’, de Gabriel Escorcia Gravini.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     España, México, Estados Unidos, Brasil y Cuba, y varias ciudades de Colombia, han sido escenarios para mostrar el talento barranquillero, transportado por tutores y estudiantes, alrededor de 50 personas, de la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares, EDA.

     En este 2018 que agoniza, EDA graduó a 700 técnicos laborales por competencia en Danza, Audiovisuales, Música, Carnaval, Artes Escénicas y Artes Plásticas.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     Sucede que la Alcaldía de Barranquilla, por intermedio de su Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo, sigue apostándole con fuerza a las artes y la educación, y eso se ve en los distintos programas que trae gratuitamente la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares,

     En el primer periodo de 2018 recibieron su certificación 337 estudiantes y en este segundo semestre lo hicieron a 363 estudiantes. En los últimos 3 años se han certificado 2.084 personas como técnicos laborales. También se destaca que más de 2.800 estudiantes son matriculados anualmente.

     “Hace varios años se conocía poco de las industrias creativas. Hoy somos la ciudad más

preparada para afrontar el proceso de la economía naranja en el país”, sostiene el secretario de Cultura, Patrimonio y Turismo Juan José Jaramillo. “Nosotros estamos desde el proceso de formación y creemos en esto. Estamos abiertos para todos los que pretendemos vivir del arte, porque del arte sí se vive, por eso debemos formalizarlos, consolidarlos como industria, y este es el primer paso, lograr un grado como técnico laboral”, aseguró.

     Según el funcionario, la EDA se ha constituido en la única escuela en su género no solo en el Caribe sino en todo el país, dadas sus características, como también su oferta en términos de formación. Es así como más de 8.000 aspirantes participaron en los procesos de inscripción, audición y selección durante el 2018.

     Quienes recorrieron escenarios internacionales proyectando el talento que existe en Barranquilla, vivieron, por supuesto, nuevas experiencias y al regresar las compartieron con sus colegas locales.

     “Los que graduamos reiteramos el compromiso con nuestra cultura, y con la titulación formalmente recibida. Queda establecida nuestra promesa de que, como artistas y gestores culturales, estamos comprometidos para que nuestra ciudad sea un referente cultural en el país”, expresó la estudiante Margarita Daníes, quien agradeció al alcalde Alejandro Char por la oportunidad y la experiencia que les brindó la EDA a ella y a su esposo de disfrutar, estudiar y aprender juntos.

     Una de las actividades novedosas este año fue la ‘Semana de la fotografía’ y el ‘Festivideo’, durante la cual los estudiantes de Audiovisuales tuvieron una gran vitrina para mostrar sus trabajos a la ciudadanía. A esto se le suman los ya conocidos cierres de cada programa, en donde se pudo apreciar toda una explosión de arte, colores y talento, cada vez más accesibles para el público, al contar con escenarios como el Gran Malecón del Río.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

     El lente y la sensibilidad de los fotógrafos Alberto Navarro, Danilo Acosta, Esteban Rolong, Eydelmar Barrios, Eyleen Álvarez, Francisco Manrique, Gabriel Sánchez, Gilberto Rodríguez, Haroldo Varela, Jairo Valencia, Juan Llinás, Luis Jaimes, Miriam Uribe, Paulo Lemus, Saúl Arcón, Vanexa Romero y Wilber Lareus han de estar llevándonos de viaje por el planeta.

     Han de estar en ese viaje, sí, gracias a la muestra colectiva ‘Pasaporte’ que cuelga en el la Galería Plaza de la Paz, proyecto de la Secretaría de Cultura y Patrimonio del Atlántico.

     La entidad gubernamental, junto con e colectivo de fotografía IG Barranquilla, dieron apertura a la muestra el pasado miércoles 19, al inaugurar el IV Salón de Fotografía ‘La Postal Virtual/Pasaporte: la vuelta al mundo en fotos’.

     Es un espacio de visualización de trabajos fotográficos capturados en el exterior que propicia las producciones artísticas independientes en torno al trabajo documental y cronista de 17 fotógrafos, así como la divulgación de situaciones y costumbres que se manifiestan en otras culturas, y que fueron captadas gracias a la narrativa de la imagen.

     ‘Pasaporte: la vuelta al mundo en fotos’ está compuesta de 70 fotografías y allí los visitantes podrán apreciar retratos de personas, espacios, situaciones, lugares y costumbres de distintas partes del planeta.

     La exposición, con entrada libre, podrá ser visitada hasta el sábado 29 de diciembre, excluyendo el 24 y 25, en horario de 2:00 a 7:00 p.m., en la Calle 50 entre carreras 45 y 46, de Barranquilla, dirección de La Galería Plaza de la Paz.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]