De un dron con la mejor tecnología de vigilancia y un primer lote de 250 motos, ha quedado dotada la Policía Metropolitana de Barranquilla.

     Acción de gobierno para mejorar las herramientas de la fuerza pública  a fin de seguir fortaleciendo la seguridad ciudadana del Distrito.
     Dron y motos fueron entregados por el alcalde Alejandro Char al comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla general Mariano Botero, quien lo agradeció y precisó que esta dotación ha de permitir el mejoramiento de la capacidad de los hombres que a diario patrullan las calles de Barranquilla.

     El acto de entrega tuvo lugar en el Gran Malecón del Río y allí el burgomaestre distrital dijo que es satisfactorio “entregar a nuestros héroes y policías, a los muchachos que nos defienden, estas herramientas de última calidad y tecnología. Estas motos son silenciosas y van a permitir un trabajo más seguro y cercano”.
     Char agregó que las nuevas motos “permitirán que cada cuadrante cuente con una de ellas” y anunció que “en los próximos días vendrán más motos para que la Policía quede debidamente dotada. En este diciembre, estamos entregando más seguridad a los barranquilleros ”.
     Los operativos de seguridad desplegados por la fuerza pública han contado con el apoyo de un helicóptero y ahora se le suma el dron. “También fortalecimos el 123 y un equipo grande recibiendo llamadas, más 25 CAI móviles que pronto estarán al servicio de la Policía y de los ciudadanos”, dijo el alcalde Char.
     Para el jefe de la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana Yesid Turbay Pereira, esta dotación será fundamental para el desarrollo de las actividades operativas que realiza la Policía en  Barranquilla”. “Con estas inversiones que realiza el Distrito buscamos la reducción de la criminalidad y la violencia incidental e instrumental, y el control de los delitos”, dijo.

     De acuerdo con la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana la adquisición de 250 motocicletas, con accesorios, requirió una inversión de 5 mil 968 millones 274 mil 770 pesos.

     “El esfuerzo que hacemos como Alcaldía en este frente, busca siempre la obtención, de manera más fácil, de información en tiempo real que permita a las unidades de vigilancia en tierra una mejor reacción en la atención de los casos de Policía y, por ende, una optimización en el uso de los recursos humanos y logísticos de la institución”, dijo Turbay Pereira.

     Con estas inversiones, la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana continúa cumpliendo con los lineamientos de la Política de Seguridad y Convivencia Ciudadana 2017-2027, enmarcada dentro del Plan de Desarrollo 2016-2019 ‘Barranquilla Capital de Vida’.

     “Hoy, a nivel nacional, la ciudad es una muestra de un trabajo en equipo. Ha sido un año maravilloso. A pesar de las dificultades, hemos salido adelante y queremos seguir trabajando conjuntamente por Barranquilla”, puntualizó.

     Enérgico llamado a la comunidad barranquillera, en especial a los padres de familia, para que niños y jóvenes no se lesionen o se quemen con pólvora.

     La alcaldía intensificó los operativos de prevención en las diferentes localidades, para que en lo que resta de la temporada festiva no haya uso de la pólvora.

     Sin embargo, se activó el plan de contingencia en toda la red hospitalaria pública y privada para atender las eventualidades que se presenten por descuido o irresponsabilidad de los padres, a quienes se les recomendó que no les permitan a los niños, bajo ninguna circunstancia, manipular elementos pirotécnicos, ‘chispitas mariposas’, pólvora blanca o ‘triqui traqui’.
     “Asuman su papel como responsables del bienestar de sus hijos”, ha dicho la Alcaldía en desarrollo de las acciones comunitarias que han venido realizando funcionarios de la Secretaría Distrital de Salud de Barranquilla, por los diferentes barrios.

     Durante esos recorridos no faltaron los testimonios fehacientes sobre los daños que provoca el uso de la pólvora.

     Dos familias del barrio Moderno, al suroriente de Barranquilla, recordaron “lo terrible que fue ver a Alan, mi hijo de 16 meses de nacido, en una unidad de cuidados intensivos por llevarse a la boca un pedacito de ‘triqui traqui’, que encontró en la calle”.

     La madre del menor intoxicado, Melissa Martínez, contó que “mi hijo se me estaba muriendo ante mis ojos, esto es algo que nunca voy a poder superar”. Y agregó: “Es por eso que doy este testimonio… Les pido a los padres que no usen ni dejen que sus hijos manipulen pólvora”.

     A 200 metros de distancia, doña Arinda Noriega, también contó que su nieta de 3 años se había intoxuicado, y la mujer no dejaba de recordar esos recientes momentos de zozobra. Dijo que “a los niños hay que quererlos, pero también hay que cuidarlos, ya que en cuestión de segundos pueden pasar esos accidentes lamentables que ponen en riesgo sus vidas y preocupados a sus familiares”, sostuvo la señora Arinda”. Todo ocurrió en la madrugada del 8 de diciembre cuando su nieta se llevó a sus labios la bengala.

     La secretaria de Salud, Alma Solano, advirtió que no existe ningún elemento elaborado con pólvora que sea inofensivo, por lo que su utilización se convierte en un instrumento atentatorio contra la salud de las personas que lo manipulan.

     La funcionaria reiteró que la participación de la comunidad es  importante, no solo al no permitir que los niños manipulen pólvora, sino al proceder a denunciar la venta y su uso inadecuado, llamando a la línea 123, de la Policía Metropolitana de Barranquilla.

     El gobierno distrital sigue haciendo visitas de inspección, vigilancia y control en los barrios donde la comunidad ha denunciado la venta y uso de la pólvora como Siete de Abril, Cuchilla de Villate, La Luz, Las Dunas, San Nicolás, Ciudadela 20 de Julio, El Pueblo, Santo Domingo, Moderno y Las Malvinas, entre otros. 
 Recomendaciones
     *Es posible hacer la fiesta sin usar elementos elaborados con pólvora.
     *Evite la fabricación, almacenamiento, venta, transporte y manipulación de pólvora.
     *La pólvora no pueden estar al alcance de menores de edad.
     *Los niños no pueden estar solos ni en la casa ni en la calle.
 Cuando haya quemaduras con pólvora
     *Diríjase inmediatamente al centro de salud más cercano.
     *Lave la zona afectada con agua limpia y fría, sin usar jabón ni restregar.
     *No aplique cremas, aceites, pomadas, ni polvos sobre las heridas o quemaduras, esto puede ocasionar infecciones.

     En diez residencias barranquilleras, gracias al ingenio y la creatividad, había de asegurarse una exquisita cena navideña.

     Costa Hermosa, Pasadena, Rebolo, El Limón, Carrizal, Los Cedros, San Isidro, Villa Carolina, Altos de Riomar y La Cumbre son los barrios en los cuales moran los ganadores del concurso ‘Mi pesebre creativo’.

     La tarde del viernes 21, una delegación de la Secretaría Distrital de Cultura, Patrimonio y Turismo visitó los barrios inscritos desde los cuales se inscribieron 50 pesebres y, al final, se determinó que los ganadores son:

     Jhon Jairo Vidal Suárez, del barrio Costa Hermosa; Miriam Hernández, del Pasadena; Linda Ramírez, de Rebolo; Alirio Páez Padilla, de Carrizal; Ricardo Luis Mejía Díaz,de  El Limón; Jhon Jairo Camargo, de Los Cedros; Marolyn Amarís, de San Isidro; Elizabeth Sesin de Saumeth, de Villa Carolina; Agustín González; de Altos de Riomar, y Luis Emilio Marín Del Valle, de La Cumbre.

     Los diez recibieron un delicioso menú para la cena navideña de sus respectivas familias que había de disfrutarse la noche del 24 de este diciembre que vuela.

     Para destacar, los motivos de los pesebres. Mucha tradición desplegada en cada detalle de unos nacimientos que, en realidad, son hermosas obras de arte. Se apreció mucha unión familiar y entre vecinos, muchos de los cuales, según los concursantes, participaron en la elaboración y, desde el 16, asistieron a la Novena todos estos días y compartieron cada noche oraciones y degustaciones propias de la Navidad.

     “Estoy seguro de que nuestra Capital de Vida tiene los pesebres más hermosos del mundo”, dijo el secretario de Cultura, Patrimonio y Turismo, Juan José Jaramillo. “Hemos premiado la creatividad de tantos barranquilleros que mantienen viva esta tradición única de Navidad”, agregó. “Ha sido hermoso compartir con todas estas familias de distintos barrios de la ciudad”, puntualizó Jaramillo.

     La alegría en los rostros infantiles era indescriptible.

     En esta época de Navidad, propicia para raptos de felicidad, recibían de manos del alcalde Alejandro Char el parque de la Aviación, lugar para el esparcimiento de 30.000 habitantes de Simón Bolívar y circundantes.

     “Nada más satisfactorio para nosotros que poder recuperar este lindo espacio con un gran parque”, dijo Char. “Qué bonito es poder llegar a Simón Bolívar y decirles a todos sus habitantes que tienen un renovado espacio para compartir en familia y practicar hábitos saludables”, anotó.

     Y al ponerse en servicio el sitio de recreación, ahora, los habitantes de los tres barrios aledaños, tienen más seguridad, más zonas verdes y mayor espacio público para todos

     “Qué lindo cerrar este 2018, en lo que respecta a parques, con esta gran obra”, anotó Char.
     El parque de la Aviación tiene una zona de juegos especiales para la primera infancia, beneficiando así a niños de 0 a 5 años en su ciclo vital.
     El gerente de la Agencia Distrital de Infraestructura Alberto Salahs dijo que el sitio es para el usufructo de gente todas las edades, desde la primera infancia hasta los adultos mayores. “Todos tienen cabida aquí, todos pueden venir y compartir”, dijo. “Con obras como estas, dignificamos a los habitantes de la capital de vida. Qué bueno es cerrar este año con más parques. Invito a todos a cuidarlo y preservarlo, esto es de ustedes”, señaló.

     Las obras de mejoramiento contemplaron la instalación de gimnasios biosaludables, zonas de juegos infantiles, adecuación de canchas, zonas verdes, paisajismo y riego, iluminación tipo led, instalación de bancas y la recuperación de andenes y senderos peatonales.

     “Ya nuestros niños, en este ‘Por fin’, van a poder gozarse su Niño Dios en unas vías de verdad verdad, con dignidad y sin piedras que les dañen sus juguetes nuevos”, dijo el líder del sector Francisco Garcés.

     El hombre agradeció a la administración del alcalde Alejandro Char por haber mejorado las condiciones de vida de sus vecinos: 13 tramos que suman do kilómetros de vías pavimentadas, con los cuales se benefician 3.017 habitantes del barrio, ubicado en la localidad Suroccidente. La inversión fue de 3.270 millones de pesos.

     “Nos emociona venir a celebrar con nuestra gente que no volverá a pisar barro, y que a partir de esta Navidad podrán compartir en las puertas de sus casas mientras ven a los pelaos jugar y adornar sus cuadras porque ya tienen una vía digna”, dijo Char. “Se nos adelantó la Navidad en Por Fin”, añadió el mandatario barranquillero.

     Las vías pavimentadas son: carrera 21E  entre las calles 83B y 84A, carrera 21E entre las calles 84 y 85, carrera 21D entre calles 85 y 86, carrera 22 entre calles 85 y 86A,  calle 85A entre carrera 22 y 23, carrera 23A entre calles 85A y 86, carrera 24A entre calle 85A  y 86A, carrera 25D entre calles 86 y 87, calle 86A entre carrera 26 y 25A, carrera 26 entre calles 86 y 87A, calle 84 entre carreras 26 y 23A, carrera 25 entre calles 84 y 83A  y la carrera 21C entre calles 84A y 85.

     El secretario de Obras Públicas Rafael Lafont precisó que “en el barrio Por Fin se han pavimentado más de 7 kilómetros de vías  con una inversión global de 10.894 millones de pesos”.
     El programa distrital ‘Barrios a la obra’ se ha consolidado como uno de los proyectos que más ha impactado a los barranquilleros, desde hace 10 años. Con este programa se han dignificado las condiciones de vida, mejorando el tráfico de vehículos por sectores que eran intransitables debido al pésimo estado de la malla vial en sectores priorizados.
     En el 2019 habrá más obras de ‘Barrios a la obra’, porque el propósito del programa es el de beneficiar a más sectores de la ciudad, priorizando aquellos que se encuentran en estratos 1, 2 y 3.