En política nada ocurre por casualidad o signo de un destino manifiesto, como podría creerse. Las marcas de una organización política, cuyo objetivo primordial es alcanzar el poder para gobernar a su nación, su departamento o municipio es su razón de existir. Dado el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación, además de las tres claves señaladas al inicio de este artículo, hay que colocar otra principal, que si bien no es una clave en sí misma, articula a las otras tres, nos referimos al Marketing político y la Comunicación. Si no es una clave principal, sí que es un enclave al que hay que prestar toda la atención, ya que significa la capacidad, mayor o menor, de transmitir lo que son las tres claves para ganar una campaña electoral, que es de lo que se trata cuando la planificamos.

     Planificar una campaña política electoral se asemeja mucho a trazar un guion a desarrollar, tal como hacen los cineastas antes de empezar a rodar su película. Tal cual, cuando se inicia la batalla por ganar unas elecciones, los pasos, los tiempos, los mensajes, el programa y, desde luego, la estrategia general, tienen y deben estar trazadas. No es, sin embargo, un

guion de hierro. Muy por el contrario, debe ser flexible y ser corregido sobre la marcha, ya que en la misma intervienen los otros candidatos, que aspiran, igualmente, a ganarlas.

1.- EL CANDIDATO

     La primera clave es el candidato. Su liderazgo, debe ser real, auténtico, tanto en el entorno de su propio proyecto, como hacia el exterior. Eso se puede mejorar, pero crearlo es difícil. El ser líder y saber transmitirlo con eficiencia no es un tema baladí, se tiene esa cualidad o no. Muchas elecciones se han perdido por haber elegido al candidato equivocado. A veces un movimiento o partido no tiene otro camino que aceptar al elegido por unas consultas mal diseñadas.

     El primer paso es contar con un candidato fuerte, sólido, carismático, fiable y confiable. Con un pasado a prueba de todas las pruebas en contra ya sean forjadas o ciertas. Eso facilitará los pasos siguientes. Debe conocer el territorio donde se presenta. Si es a ser alcalde o gobernador, su conocimiento tiene que ser lo más amplio y profundo. Los problemas fundamentales que preocupan a sus electores y las soluciones (que plasmaremos en el Programa de Gobierno). Para ello el candidato tiene que contar con un sólido equipo de consejeros-expertos en cada tema, sin olvidar señalar lo que el anterior gobierno ha dejado de hacer, sobre todo si es un partido de la oposición. Si fuera el suyo propio tiene que señalar sus logros y cómo él los hará avanzar aún más.

LA ORGANIZACIÓN

     Antes de entrar en la oferta principal que es el Programa Electoral, que se convertirá en el de Gobierno al ganar las elecciones, debemos pasar por el indispensable paso de la organización del equipo electoral. Todos los manuales al uso recomiendan dos: la horizontal y/o la vertical. La primera asegura decisiones colectivas, al menos las más importantes, tiene en su contra la menor rapidez al tener que ser consensuadas por más personas. Como ventaja el aporte de los distintos puntos de vista y las experiencias anteriores de quienes han participado en campañas. La vertical carece de ese amplio consenso, pero es más operativa, ofrece mayor distribución de las tareas a partir del núcleo duro. En todo caso es una decisión del comando central de la campaña, que en unión del candidato deben señalar cuál tipo de organización conviene más. Claro está que pueden combinarse ambas estructuras. Todo en función de la operatividad si la distribución de tareas a cierto nivel medio e inferior, facilita la toma de decisiones, aunque ampliando el núcleo fuerte central en la toma de decisiones fundamentales, y dejando un mayor espacio hacia abajo. Asimismo, los expertos (Maarek.1997, 192) recomiendan que la primera decisión es que el candidato nombre a un Director o Jefe de Campaña y a un Coordinador de Campo de reconocida experiencia. Si ambos son experimentados y eficientes, la mejor opción podría ser una organización vertical. Y hay que estar atentos que una campaña electoral es tan vertiginosa, que obliga a tomar decisiones, a cambiar detalles de la estrategia con mucha más celeridad que en otras. En estas campañas no se permite perder tiempo.

     Los dos cargos principales deben tener dos cualidades principales: ser líderes sólidos en su entorno y excelentes diplomáticos. Hay que recordar que es un trabajo en tensión, trabajan si red de protección, a pecho descubierto y su objetivo es ganar las elecciones para su candidato. Ambos deben coordinar los tiempos de la campaña y coordinar las diferentes instancias: el gabinete del partido, los contactos internos y externos, los medios de comunicación, las RRSS, la propaganda, las conversaciones con los otros partidos, las encuestas independientes, los voluntarios, etc.

     Asimismo, en esta etapa de organización general, cobra un lugar de primera magnitud fijar el costo general de la campaña y su financiación. Los costos de reuniones, eventos, correo directo, creación de publicidad, gran formato, presencia en Medios, honorarios de asesores, etc. Tales costos se cubren con los presupuestos propios del proyecto político a través de las asignaciones directas del candidato, familia y amigos, pero que hay que completar con aportes de voluntarios (empresas o particulares), que están reguladas por ley.

2.- EL PROGRAMA

     En la base de esta etapa, que debe estar lista antes de comenzar la campaña, se sitúa lo que ofrece el candidato como signo original y distintivo de sus oponentes. Un programa electoral, que se convertirá en el programa de gobierno, al ganar la contienda electoral, es la guía, la oferta y la promesa de un candidato que aspira a gobernar con acierto. Por tanto, debe contener las líneas maestra de su actuación. Dividir esa presentación en capítulos para facilitar su lectura y comprensión, no debe apartar de la coherencia y unidad de la acción gubernamental. Los que elaboran este mensaje general deben estar organizados

en equipos de especialistas en cada ítem. Un comité de redacción debe dar coherencia al discurso y unificar su texto.

3.- LA ESTRATEGIA

     Los consultores políticos y especialistas en campañas electorales coinciden en que el mensaje es la base para el triunfo o derrota del oponente. Un mensaje eficaz responde a tres preguntas básicas:). 1) ¿Por qué quiere el candidato que lo elijan? 2) ¿Por qué representa una opción mejor que la de sus adversarios? 3) ¿Qué políticas va a llevar a cabo? Eso ya debe estar claramente esbozado en su programa electoral. Y de aquí se construirán los mensajes principales. Y saldrán las respuestas en los debates y a la prensa. El mensaje constituye el eje de la estrategia electoral. El mensaje como fiel de la estrategia de la campaña debe ser capaz de transmitir al electorado, no sólo que se conoce los problemas y cómo solucionarlos de manera eficaz, sino que esos votantes sean persuadidos, se lo crean y actúen en favor del candidato el día de las elecciones depositando su voto por él.

     En el trazado de la estrategia de la campaña electoral juega un factor de principal importancia: el manejo de los tiempos. El candidato y su equipo deben marcar sus tiempos en todo momento. Es usual que ante las arremetidas de los adversarios, el comando de campaña se ponga nervioso y se vea impelido a jugar esas cartas, pero no debe perder los nervios. No debe hacerlo. Quien marca los tiempos siempre va por delante. Esos tiempos se marcan y definen a través de los mensajes, en las apariciones públicas, en los debates, en la transmisión por los medios de comunicación. Sin caer en la tentación de responder siempre a los ataques de los opositores. Marcando el camino propio. Esa es una clave fundamental en el camino de una campaña hacia el triunfo electoral.

     La estética de la campaña, que incluye al candidato es otro de los puntos cruciales de una contienda electoral. En un mundo dominado por la imagen sería suicida no prestar atención a la misma en su sentido más amplio. Desde la figura del candidato/a hasta la paleta de colores a usar en la propaganda o los detalles visuales en las RRSS, anuncios de TV o la voz de las cuñas de radio. Un diseño atractivo, transmite tanto como las palabras que lo acompañan, se ayudan y fortalecen. El director o jefe de campaña debe cuidar que los diseñadores respondan a los requisitos de una transmisión de imágenes adecuadas a la estrategia general y en apoyo a los mensajes en particular.

MIGUEL MALDOANDO MARTINEZ

Consultor Estratega