Adaptación de El Monje

     Ya pasó la ‘Guacherna en Carnaval’ —‘Palito de Matarratón’, ‘El cambambero’, ‘Volvió Juanita’, ‘Mi vieja Barranquilla’, ‘Carnavaleros’, ‘Tambores de Carnaval’, ‘La Luna de Barranquilla’, ‘Bombo y maracas’ y ‘La piña madura’, canciones de la autoría de Esthercita Forero que fueron hechos desfile la noche del viernes, un viernes que, por ahora, no será más— y ahora viene, en jueves 28, cierre de mes, ‘Carnaval: La ciudad dorada’.

     Los abreboca —en Guacherna, más de 16.000 actores del Carnaval— para la multitudinaria y festiva ‘temporada grande barranquillera’, 96 horas sin parar, que ha de iniciarse el sábado 2 de marzo con prolongación hasta el martes 5, tiempo pleno de Carnaval, tanto en Barranquilla como en otros sitios del mundo.

     Pero en el de “Barranquilla me quedo”.

     Ya viene, el miércoles, la coronación de la reina central y el rey momo del Carnaval 2019, Carolina Segebre Abudinen y Freddy Cervantes Álvarez, en ceremonia multi-matiz que tiene como invitado especial al samario Carlos Vives, cantautor que despierta hondo cariño a donde llega.

     Y en marcha paralela con los previos —con los preparativos para los cuatro días de temporada oficial—, acciones de gobierno, de la administración distrital, positivo aprovechamiento del festín, para impulsar iniciativas a favor del medio ambiente y proyectar los logros de los estudiantes de la Escuela Distrital de Arte y  Tradiciones Populares.

     ‘Carnaval: La ciudad dorada’ y ‘Barranquilla verde’, con la cambambería del reciclaje, aprovechan el ADN del barranquillero no solo para que consolide su espíritu fiestero durante el Carnaval sino también el otro, el del ciudadano preocupado por el medio ambiente y el buen uso de las grandes cantidades de desechos que la ciudad genera. Adecuada disposición, por parte de la comunidad, de los residuos sólidos antes, durante y después de las fiestas. De esta manera todos a una contribuyen con el propósito de hacer de  Barranquilla —‘Puerta de oro reluciente’— un sitio sostenible y limpio, ‘Ciudad dorada y verde’ en el cual vale la pena vivir. ¡Y gozar!

La coronación

     El espectáculo denominado ‘Carnaval: La ciudad dorada’, es una idea original de la Reina del Carnaval 2010 Giselle Lacouture, una aventura que se desarrolla en un escenario inspirado en un hemiciclo griego —el Estadio Romelio Martínez recibirá a más de 10.000 carnavaleros para este goce— que a través de versos decimeros tradicionales narran las hazañas legendarias de la heroína Carolina Segebre, quién se presentará como una princesa mágica que habita en una ciudad dorada en las profundidades del Río Magdalena.

     Esta muestra folclórico-musical cuenta con una escenografía diseñada por el talento de Carnaval ganador de Congo de Oro en construcción de carrozas y profesor de las Escuelas Distritales de Cultura, Rubiel Badillo, quien con su equipo ha trabajado arduamente en elementos que muestran la cultura carnavalera en un escenario de talla internacional.

El llanto feliz

     La crónica de prensa@barranquilla.gov.co describe a los más pequeños —que hasta hace poco eran obligados a trabajar por su entorno familiar y otros abusadores—, los describe, decía, con ojos que brillaban en medio de gemidos felices, llanto de alegría, contagio carnavalérico.

     Cuenta que los cuerpos de los niños danzaban al ritmo de la música y su alegría contagiaba a quienes tuvieron la oportunidad de verlos pasar por la carrera 53.

     Eran danzarines plenamente felices, con sus sonrisas auténticas y una sensación incomparable que, incluso, permitió ver en ellos las lágrimas ya referidas. lágrimas de emoción, lágrimas de Carnaval infantil.

     La música, los aplausos y los gritos parecían sonar más fuerte en sus oídos, narra la crónica: olores y sensaciones que, sin duda, se quedaron anclados para siempre en sus corazones.

     Era el Carnaval de los Niños y justo ahí estaban ellos, viviéndolo como lo que son, lejos de las obligaciones y responsabilidades que, a temprana edad les fueron impuestas, y cerca de lo que en su etapa deben estar viviendo. Detrás de las vallas, entre el público, en las sillas, estaban otros niños que, al igual que ellos, tienen en presente sueños y oportunidades para hacerlos realidad.

     “Nos sentimos orgullosos al ver las sonrisas en sus rostros. Antes eran niños que trabajaban en las calles, hoy son niños ejemplo de perseverancia, de superación, de constancia y de felicidad”, dijo la primera dama Katia Nule.

     Para los beneficiarios del proyecto ‘Trabajando por los niños’, estas oportunidades comenzaron a ser visibles gracias al liderazgo de Katia, quien, en conjunto con la Secretaría de Gestión Social, se ha dado a la tarea de erradicar el trabajo infantil en Barranquilla.

     Y el proceso tuvo su inicio con el restablecimiento de derechos como salud, educación, recreación, entre otros, los cuales se sumaron a una atención integral de calidad en donde el amor y el afecto fueron los principales ingredientes.

     Más de 200 niños han sido rescatados y gracias a un trabajo articulado con las secretarías de Educación y Cultura, Patrimonio y Turismo hoy están recibiendo la atención que merecen.

     Con el eslogan  ‘Dile no al trabajo Infantil’, los acogidos en ‘Trabajando por los niños’ participaron por tercera vez consecutiva en el Carnaval, disfrazados de coloridas marimondas que, a su paso, derrochaban pura alegría y felicidad.

Barranquilla Verde, presente

     Como ya está dicho, la coronación de reina y rey del Carnaval será este jueves. Y cuenta con grandes aliados: Petromil, Tecnoglass, Águila, Coca Cola, Olímpica, Claro, Argos, Súper Giros, Aguardiente Antioqueño y Old Parr, unidos para ofrecer un show lleno de magia, creatividad y fantasía.

     ‘Carnaval: La ciudad dorada’ hace parte de la apuesta de Carnaval de Barranquilla S.A.S., de traer a la ciudad, espectáculos con grandes artistas y, de esa manera, le da continuidad a su temática 2019, ¡para que lo baile todo el mundo!, un homenaje a la música y las grandes estrellas nacionales e internacionales que hacen parte de la fiesta más importante de Colombia, porque ¡Quien lo vive, es quien lo goza!

     Y en el marco de todo esto, la presencia de ‘Barranquilla verde’ por intermedio de un equipo capacitado y preparado para realizar el proceso de selección, recolección y transporte de todo el material aprovechable generado durante eventos masivos de precarnaval y Carnaval.

     ‘Barranquilla verde’ garantiza que esta fiesta también ha de disfrutarse con  acciones responsables para el cuidado del medio ambiente.

     La Red de Recuperadores Ambientales de ‘Barranquilla verde’ integrada por diferentes asociaciones de recicladores, cumple esta campaña de manejo adecuado de los residuos sólidos desde el 13 de enero y la desarrollará hasta el 5 de marzo.

     Una labor que cuenta con la participación de las asociaciones Corpoambiencosta, Asoherpra, Corambiental, Asorevivir, Barranquilla Presente, Asouniversal, Asoambiental, Fenaciclar y Asociación Puerta de Oro, adscritas a la Red.

Cambambería de reciclaje y buen medio ambiente

     Y en estos previos, los estudiantes de las instituciones educativas distritales le jalaron a la estrategia ‘Cambambero a reciclar’ y aprendieron sobre trabajo en equipo, reciclaje y sostenibilidad ambiental… Y, lo más importante: dejaron sembrar en sus corazones el amor por la cultura barranquillera.

     Derroche de entusiasmo y de creatividad, resultantes de la iniciativa liderada por la Secretaría Distrital de Educación, con el apoyo de la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo, Barranquilla Verde y Carnaval S.A.S.

     Un concurso de reciclaje con motivo del Carnaval y los estudiantes asumieron el compromiso: el título de ‘Mi colegio carnavalero’, como mejor espacio decorado, fue para el José Eusebio Caro, mientras que el colegio Mundo Bolivariano y la IED Nuestra Señora del Rosario ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente.

     Con la presencia de rectores, docentes, estudiantes, jurados y autoridades como la directora de Barranquilla Verde, Sara Belén Rodríguez, y la secretaria de Educación, Bibiana Rincón, los finalistas de la categoría ‘Baila al Son del Reciclaje’ hicieron su muestra folclórica respectiva, espectáculo del cual, finalmente, fue escogido el colegio Villanueva como ganador. El segundo lugar lo obtuvo la IED Betania Norte.

Las carrozas, referentes nacional e internacional

     Las artísticas y monumentales carrozas que circulan por el Cumbiódromo de la Vía 40 son, literalmente, motor de la Batalla de Flores, el acto multitudinario central y el desfile más antiguo de las carnestolendas, en sábado de Carnaval, desde 1903.

     Hacerlas, es todo un arte. Y los denominados ‘maestros carroceros’, son un componente esencial para el Carnaval, sostiene el secretario distrital de Cultura, Patrimonio y Turismo, Juan José Jaramillo. “Han desarrollado, durante los últimos años, un proceso evolutivo enorme, en acabados, formas y utilización de materiales que tienen efecto positivo en varios sectores de la industria y de la economía local, principalmente”, precia.

     Detrás de cada carroza y expresiones artísticas que hacen parte del Carnaval está el talento de hombres y mujeres que también han encontrado en el arte la oportunidad de generar emprendimiento y ser dinamizadores de la economía local y nacional. Por esto, el Distrito, desde hace 10 años, destina importantes recursos para que actividades como estas se fortalezcan y garanticen la preservación de la fiesta.

     Por intermedio de la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares, EDA, se han invertido 1.912 millones de pesos, durante el periodo 2016-2019, en los programas de Carnaval que incluyen el de Elaboración de carrozas y faroles, con 208 estudiantes; Vestuarios y tocados, con 651, y Elaboración de instrumentos, con 76 estudiantes.

     Mediante aprendizajes y experiencias propias y compartidas con sus similares,en otras ciudades de Colombia y de países como México y España, entre otros, los maestros carroceros se encuentran dentro del proceso de la cadena comercial, entre la creación artística y cultural, y el auge de la economía naranja, y su trabajo artístico y empresarial ha sido equiparado con industrias culturales, en la construcción de las carrozas e innovando en materiales y procesos.

     En época de Carnaval son elaboradas 20 carrozas, mínimo, en un período promedio de seis meses, por lo general a partir de agosto, requiriendo, para su montaje y puesta en escena, 20 personas cada una, lo que equivale a una generación mínima de 400 empleos directos e indirectos. Cabe destacar que en la elaboración de una carroza son empleadas cerca de 410 horas/hombre.

Con información y fotos de prensa@barranquilla.gov.co y http://www.carnavaldebarranquilla.org/