En estos tiempos turbulentos y de gran movilización en Colombia por la defensa de la educación superior pública, es indiscutible la importancia que tiene para la educación del Distrito de Santa Marta, del Magdalena, del Caribe y de Colombia, la decisión que ha tomado el director de la Fundación por una educación de calidad, nuestro amigo el doctor Ubaldo Enrique Meza, al privilegiar a Santa Marta como sede del V Congreso Iberoamericano y el VII Congreso Nacional por una educación de calidad, los días 29 y 30 de noviembre y 1° de diciembre.

     El propósito de este magno evento es el de reflexionar y acordar los mecanismo de seguimiento y evaluación de la hoja de ruta de implementación de la Agenda Educativa

2030, en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina y el Caribe, así como la articulación del Plan Nacional Decenal de Educación 2016–2030, con la hoja de ruta y con los Planes de Desarrollo Nacional y local en el próximo cuatrienio.

     Como todos sabemos, las naciones que conforman el espacio Iberoamericano afrontan, al finalizar la segunda década del presente siglo, importantes retos en sus sistemas educativos, máxime cuando el panorama aún nos muestra que la región sigue presentando importantes rezagos en el acceso, permanencia, calidad, pertinencia, inclusión, equidad e innovación. Por ello, este importante congreso de movilización pedagógica y social, desarrollará 7 ejes temáticos a través de diferentes dinámicas como conferencias magistrales, conversatorios, foros, paneles, mesas, talleres y seminarios con la participación de las más grandes autoridades académicas, investigadores y líderes de la educación de países como Uruguay, Perú, Venezuela, Cuba, Estados Unidos, México, Brasil, República Dominicana, España y Colombia, que muestran la calidad del Congreso.

     La construcción de la ruta para la implementación de la Agenda Educativa al 2030 y el Marco de Acción, se articula con la aprobación e implementación del Plan Nacional Decenal de Educación 2016–2026 en Colombia, cuyo documento final nos presenta los 10 desafíos de la educación para la próxima década, propuestos por la Comisión Académica, que son:

     *Regular y precisar el alcance del derecho a la educación.

     *La construcción de un sistema educativo articulado, participativo, descentralizado y con mecanismos eficaces de concertación.

     *El establecimiento de lineamientos curriculares generales, pertinentes y flexibles.

     *La construcción de una política pública para la formación de educadores.

     *Impulsar una educación que transforme el paradigma que ha dominado la educación hasta el momento.

     *Impulsar el uso pertinente, pedagógico y generalizado de las nuevas y diversas tecnologías para apoyar la enseñanza, la construcción de conocimiento, el aprendizaje, la investigación y la innovación, fortaleciendo el desarrollo para la vida.

     *Construir una sociedad en paz sobre una base de equidad, inclusión, respeto a la ética y equidad de género.

     *Dar prioridad al desarrollo de la población rural a partir de la educación.

     *La importancia otorgada por el Estado a la educación se medirá por la participación del gasto educativo en el PIB y en el gasto del Gobierno, en todos sus niveles administrativos.

     *Fomentar la investigación que lleve a la generación de conocimiento en todos los niveles de la educación.

     Este decálogo se constituirá en la hoja de ruta de la educación para la presente década y será tarea de todos los actores y agentes educativos del país trabajar por su cumplimiento, así como las metas específicas propuestas en el PNDE 2016 – 2026, desde el gobierno nacional como desde los gobiernos locales. Es por ello que desde la 

movilización pedagógica y social que viene liderándose desde hace 13 años, la cual nació en el Caribe colombiano, pero que se ha proyectado y consolidado en el espacio iberoamericano, se ha venido realizando un importante acompañamiento, seguimiento y evaluación del proceso de implementación, tanto de la Agenda Educativa 2030 como del anterior Plan Nacional Decenal de Educación 2006 – 2016, como del nuevo Plan Decenal 2016–2026.

     Como podemos observar este Congreso tiene una gran importancia y ha despertado el interés generalizado de profesores, estudiantes y autoridades académicas y administrativas porque es una oportunidad para interactuar con personalidades, líderes y autoridades de toda Iberoamérica que

tienen el mismo propósito de promover y materializar en sus regiones una educación de calidad, pertinente, inclusiva, gratuita y democrática que alcance los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que sea el motor de desarrollo de esta región.

     Por lo demás, agradezco el espacio que me ha otorgado el doctor Ubaldo Enrique Meza, Director del Congreso, para que participemos presentando nuestro quinto libro denominado ‘Riesgos laborales en el sector educativo’ y expresarle en nombre de todos los samarios nuestros agradecimientos por haber escogido a Santa Marta como sede de tan trascendental evento pedagógico y de movilización social. Ocasión oportuna para expresarle, desde esta tribuna, nuestros reconocimientos por su infatigable y persistente actividad académica que inició desde su aldea, la implementó en la Región Caribe y hoy es un destacado líder y un gladiador y pedagogo global. Y además decirle, con mucha sinceridad y con profundo afecto caribeño, que el Todopoderoso han de seguir bendiciéndolo y premiándolo por tan loable y magnífica labor en pro de la calidad de la educación…

     En Santa Marta tendremos la oportunidad de decirlo en público y de pedir, y otorgarle, unos fuertes y merecidos aplausos… ¡Que así sea!