Inicios de una amistad

     Nos conocimos por intermedio del escritor Abel Ávila Guzmán, quien en alguna reunión cultural nos presentó ya hizo un tiempo largo. Desde entonces tuvimos empatía

e iniciamos personal y cultural amistad. Y como reza el adagio popular de que “zapatero a tu zapato”, así conocí a este escritor haciendo lo que tenía que hacer, siempre escribiendo, siempre narrando, siempre en pos de sus cuentos y con el deseo de ganar premios, como en efecto ha sido tanto a nivel nacional como internacional, los que no se mencionan aquí por los variados que son.

     Después, con el recorrido de la amistad, Amaury creó el grupo cultural Sociedad de Escritores del Atlántico y me invitó a que juntos lo lideráramos y así lo hicimos; juntos asistíamos a diferentes eventos culturales en Barranquilla; la amistad vivió siempre y cuando salíamos de las tertulias por nosotros programadas en el Teatro Amira de la Rosa, largos minutos permanecíamos en su carro o en mi

balcón queriendo arreglar el mundo de la literatura barranquillera. Ocupó el cargo de Gerente del Fondo Mixto de Cultura del Atlántico entre otros cargos atrayentes dentro de la cultura, pero como algo inusual, fue la época en que poco lo frecuentaba, por aquello de las influencias. Se fue un tiempo para Bogotá y dejamos de vernos. Allá frecuentó sus antiguas relaciones para entrar en política, la que siempre fue de su simpatía.

     Conocí de este escritor monteriano desde las letras de sus cuentos ‘La cachucha bacana’, ‘La noche tiene piernas de mujer’, ‘Las lubricidades de Colón y la Reina’, ‘Mafioli el gallero’, ‘Mañana gris’, ‘El tuerto’, 

‘Monólogo más allá de la muerte’, ‘La última primavera de Duchaussoy’ y otros cuentos también de línea erótica como ‘Sexocidio’, hasta las letras de sus novelas ‘Venus’, ‘La Puta Decente’, ‘Marzo Negro’, ‘De qué se ríe señor Alcalde’, hasta esta reciente acabada de presentar el pasado sábado 17 titulada ‘El Misterio de la Cónsul’ —narra la desaparición de la cónsul de Inglaterra en Barranquilla—, considerada un ‘Thriller’ que tiene los sabores del suspenso, la incógnita, la acción subterránea, encubierta de personajes sucios que permiten valorar o subvalorar al villano que defiende su supuesto honor y la integridad de la raptada. Aquí Amaury, el escritor, el narrador y gestor cultural supo echar bien sus cartas, fue recursivo para armar toda una trama de enredo, estrategias, falsedades, que fijan la atención del lector en la figura del llamado antihéroe”, así lo determinó el Jurado calificador que le concedió mención de honor a esta novela presentada en concurso en B.P. Corrientes, Argentina, este 2018.

Presentación de ‘El misterio de la Cónsul’

     Esta novela de 242 páginas fue la recién presentada en el Centro de Convenciones de Combarranquilla sede Boston el sábado 17 de noviembre ante unas 460 personas; el salón estuvo colmado y también la mesa principal que debió empalmarse con otra para hacer un extenso sitio con personas invitadas de sumo interesantes y muy por fuera de lo común, que se hace indispensable detallar aquí. Este lanzamiento fue diferente, tuvo entremezclado diferentes 

aspectos: 1) social, 2) literario, 3) político, 4) deportivo. En estos aspectos se configuran las letras que se utilizan en literatura absolutamente necesarios para crear una novela; faltó el aspecto religioso que a última hora no estuvo presente. Pero su autor quiso mostrar al público lo importante que es el ‘insumo’ denominado “ser humano” como requisito indispensable para escribir sobre ese mismo ser humano: la gente, desde todo punto de vista y de trabajos variados.

     En la primera mesa principal estuvo el doctor Arturo Sarabia Better quien hizo la presentación (político), la poeta, artista y docente Tatiana Guardiola (literatura), el diputado electo del Atlántico en época anterior y reinsertado del EPL Lascario Humanez (social) y el autor Amaury Díaz 

Romero. En la segunda mesa, también principal, otros invitados de índole social: el exboxeador Mario Miranda Marañón (deporte), Fredy Granados (vendedor de tintos), Henry Camargo (albañil) y Marina Méndez (trabajadora sexual).

     Los invitados especiales de la segunda mesa estuvieron allí para representar una sociedad con sus altos y bajos, para dar a entender que la literatura juega con todos estos elementos necesarios del diario vivir y así armar una historia, crear un cuento, una novela o una poesía.

El escritor se maduró, como el mango

     El escritor Amaury Díaz Romero recuerda que en aquellos tiempos “nobles y románticos de su adolescencia” conoció en Montería a una dama de nombre María de Méndez, jefa de la sección de cultura de su ciudad. Ella fue muy amable y él era muy tímido durante el encuentro, pero se untó de valentía y le entregó sus primeras “impertinencias literarias”, o sean sus escritos. Después de leerlos, ella solo le dijo: “Tienes que madurar, como el mango”, leer a los clásicos para que soluciones el problema de la técnica”. Y según dice el escritor, le regresó aquellos hojas escritas con una serie de correcciones en tinta roja que parecía más bien un mapa de guerra…”.

     Hoy, el tiempo ha pasado y el mango literario maduró, listo para dar a saborear sus tantos libros escritos, cuentos y novelas que han ganado premios y reconocimientos en el tramaje retórico nacional y del extranjero como ha sido este de su reciente creación “El Misterio de la Cónsul”, cuando en junio dio su veredicto el II Concurso Internacional de novela Biblioteca Popular Corrientes, de Argentina,

2018 otorgándole Mención de Honor.

     Al final del evento donde presentó este nuevo trabajo literario, Amaury Díaz ofreció sus palabras de agradecimiento al público, habló de la necesidad imperiosa que tiene la ciudad, el país, el mundo entero, por gozar de la paz. En ese preciso instante, al mencionar esa palabra, pareciera que sus ruegos hubiesen sido escuchados, porque se echó a volar dentro del recinto una paloma que revoloteó por entre el público… era la paloma de la paz.

Nury Ruiz Bárcenas

Escritora-Periodista cultural

Orden José Consuegra Higgins

funescritoresdelmar@gmail.com