El trompo, la bolita’e uñita, las carreras de saco, la peregrina, la perinola, arranca la yuca, el fusilao, la trenza, el gato y el ratón, que pase el rey, brinca la cuerda, juegos tradicionales —juegos de pelaos cuando nuevas tecnologías y entorno digital ni se imaginaban—, son retomados en el Atlántico y Barranquilla en procura de su recuperación e incorporación a la vida de niños y jóvenes.

     Un propósito del Museo de Antropología de la Universidad del Atlántico, MAUA, que, con tal fin, ha puesto en marcha el programa ‘Museo al Parque’, en el cual han participado, en los últimos dos meses, 2751 estudiantes del departamento caribeño y su distrito EIP-capital.

     Se trata, pues, de recuperar las rondas y los juegos tradicionales del Caribe colombiano como

manifestación cultural identitaria de las comunidades mediante la incitación a niños y jóvenes —incitación de la buena—, a la práctica autóctona de estas manifestaciones lúdicas de mucho arraigo en el otrora.

     ‘Museo al Parque’ ha surgido por la necesidad de generar espacios de diálogo, reflexión y análisis, y de propiciar, al mismo tiempo, el acercamiento y la interacción entre el MAUA y la ciudadanía para transmitir

conocimiento y crear lazos afectivos, de pertenencia e integración de los sectores populares y la cultura.

     En Barranquilla, los parques Betania, Metropolitano y El Silencio y el corregimiento de Guaimaral, jurisdicción del municipio de Tubará, han sido escenarios de la llegada del ‘Museo al parque’, con alternativas lúdicas, recreativas y de actividad física para los jóvenes, actualmente inmersos en la tecnología y el entorno digital.

     El objetivo de este proyecto motiva a una detallada explicación de cada juego con sus respectivas reglas de participación, de modo que todos puedan disfrutarlos y los conviertan en actividades apropiadas para que se desarrollen con amigos del barrio y compañeros del colegio: el trompo, la bolita’e uñita, las carreras de saco, la peregrina, la perinola, arranca la yuca, el fusilao, la trenza, el gato y el ratón, que pase el rey, brinca la cuerda ya hoy son conocidos y practicados por 2751 estudiantes que, a su vez, se han convertido en multiplicadores.

     Para el feliz avance de la iniciativa, el MAUA ha

 contado con el apoyo de directivas y docentes de instituciones educativas de Barranquilla como la IED  Betania Norte, con 697 estudiantes; la IED Metropolitana, con 1493; la IED El Silencio, con 411, y la IET Guaimaral, corregimiento de Tubará con 150 alumnos.

“Un museo más incluyente y accesible”

     El proyecto ofrece a los niños y jóvenes una charla sobre el Museo, una ventana abierta —precisa el departamento de Comunicaciones del MAUA— “para conocer el pasado de las culturas y los pueblos y el mejor espacio para interactuar y valorar nuestro patrimonio e identidad, contribuyendo a la preservación de nuestras manifestaciones ancestrales”.

     La socialización en los barrios y sus parques, permite “un museo más incluyente y accesible”, desde su misma gente, sus costumbres, objetos urbanos y cotidianos, para rescatar la memoria histórica popular, que en el caso de los juegos tradicionales representa una actividad muy importante para los niños”, puntualiza.

En diciembre 800 patrulleritos

     Desde este viernes 30 de noviembre, ‘Museo al Parque’ y la Policía Nacional cuentan con 90 niños en el parque Universal, llevando tales juegos.

     Con el transcurrir de diciembre se visitarán parques de Barranquilla y su área metropolitana, para llevar jornadas recreativas a 800 patrulleritos.

     Es una alianza de ‘Museo al parque’ con los programas Policía Cívica Infantil y Juvenil, Prevención y Educación Ciudadana y Prevención del consumo de drogas de la Policía Nacional.