Adaptación de textos: Inocencio De la Cruz

     Hasta el próximo 17 de diciembre habrá ‘expresión de un hábitat’ en La Galería Plaza de la Paz de Barranquilla.

     Hábitat, desde la perspectiva de quien ecológica y urbanísticamente tiene precisados, sobre vivencias personales, los detalles, desde los más amplios hasta los ‘más mínimos’, que le permiten expresar, pictóricamente, a su manera, esos puntos geográficos que acogen vida: ora animal, ora vegetal, ora humana. Sin que falten los claro-oscuros que sollozan, impotentes, la extinción, a manos del mismo hombre —la inteligencia superior dentro del

reino biológico—, de muchas expresiones de vida. 

     Y es que Ángel Almendrales, a tramojazos de colores y evocaciones sin límites, ha forjado su propio hábitat, una obra que él mismo considera, hoy, a sus 65 años, como postmoderna. “Y eso abarca la posibilidad de llenarte de conocimientos y expresarte a tu manera”, dice quien, pertrechado con el lienzo, un juego de pinceles, tubos de acrílicos, tarros de óleo y otras armas del arte plástico, ha hecho de Bonda, cálida y pintoresca población localizada en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, su hábitat creativo, el ambiente adecuado para desarrollar, a gusto, sus temáticas artísticas.

     Nacido en El Banco-Viejo Puerto, el artista plástico ha evocado con frecuencia sus 12 años de edad —sin avergonzarse ni tratar de esconderlo— y ha revelado para la historia del arte Caribe que, en la mente de su padre, un pescador, no cabía eso de que su hijo, Ángel, quien tenía que heredar su oficio con todo y canoa y atarrayas, fuera a volverse pintor.

     Para entonces, “yo empecé a pintar escondido debajo de una cama… Me dediqué a la pesca hasta los 12 años… Mientras estaba en las canoas reposando, escribía y pintaba para describir lo que me rodeaba”, ha dicho en diversas entrevistas quien se ha declarado admirador, en el plano universal, de Leonardo Da Vinci, Rembrandt y especialmente de Picasso y, en el colombiano, de Armando Villegas y Javier Beltrán, entre otros.

     Este banqueño, pintor declarado desde los 14 años, autodidacta de años que, más tarde, años más tarde, ingresó a lo académico, ha inaugurado, este jueves 29 de noviembre, exposición en La Galería Plaza de la Paz, programada por la Secretaría de Cultura y Patrimonio de la Gobernación del Atlántico. La exposición ‘Expresión de un hábitat’.

     Considerado uno de los mejores artistas plásticos no sólo de la Región Caribe, sino del país, Almendrales es un claro ejemplo de superación y determinación, ya que nunca pensó traspasar fronteras con su arte cuando la única posibilidad, en su niñez y juventud, era dedicarse a la pesca y la agricultura, actividades propias de la tierra donde naciera.

     “Empecé recogiendo cartones en la orilla del río, piedras y goma de árboles para preparar pinturas y utilizando pelos de animales como pinceles… A los 14 años ya tenía una obra para mostrar, de ahí en adelante empecé a apoyarme en estudios sobre otros artistas, los

estudié para determinar cómo ellos triunfaron y consolidaron su carrera, garantizándose un porvenir económico”, ha declarado Almendrales.

     “Me han pedido que describa mi obra, pero que sea la crítica la que me defina”, sostiene, aunque, lo reiteramos, él mismo la considera postmoderna. “No estoy encasillado en un punto geográfico, me gustan los manglares, me llené de requisitos técnicos. Soy pintor, grabador, escultor, no me encasillo, el saber es un hambre constante”, dice el maestro cuando le piden que interprete su trabajo.

     Almendrales ha expuesto sus obras en museos de China, Estados Unidos, Cuba y Canadá. Y, de acuerdo con la crítica, su trabajo ha influido en nuevos artistas como Carlos Chacín, Edwin Jimeno y Rafael Gómez.

     A su edad se considera satisfecho de manejar un saber, una profesión que convoca al reconocimiento público, y está más satisfecho aun, porque con lo que hace ha logrado instituirse como escuela, con un importante resultado social.

     Y desde el jueves 29, hasta el lunes 17 de diciembre, comparte sus expresiones artísticas en La Galería Plaza de La Paz de Barranquilla.

     Ingeniería con Especialización en Sistemas Automáticos de Control, Especialización en Administración de Sistemas Telemáticos y Especialización en Sistemas Integrados de Gestión son los tres primeros programas de posgrados profesionales que oferta la Institución Universitaria Distrital, ITSA, ampliando ostensiblemente las opciones de educación superior para los barranquilleros.

     “Gran noticia para nuestra gente: Barranquilla sigue siendo Capital Educativa, brindando oportunidades de progreso para que la formación académica de los barranquilleros siga creciendo y se prepare a más y más estudiantes con la mejor calidad”, ha dicho el alcalde Alejandro Char al ser presentados oficialmente, en acto que tuvo lugar en el hotel El Prado, las opciones de estudios de especialización en ITSA y los cuales, como ya es sabido, se cursan después del grado.

     La secretaria de Educación Bibiana Rincón dijo: “Estos nuevos programas reflejan mayores oportunidades de acceso a educación de calidad, alineados con la bandera de esta administración distrital de brindar una formación integral a los ciudadanos, para formar a los futuros líderes, preparados para la transformación de nuestra Capital de Vida”.
ITSA llega a esta nueva etapa de su proceso de crecimiento luego de que el Ministerio de Educación Nacional aprobara, en diciembre de 2015, el cambio de carácter académico de instituto tecnológico a institución universitaria, con lo cual le abrió a la institución la posibilidad de ofrecer programas de posgrado en especialización, maestría y doctorado.

     Con esta nueva oferta, ITSA, ha podido darle continuidad, en tan solo tres años, al proceso de formación de sus egresados del nivel profesional y a todos aquellos profesionales de carreras afines, tanto de la región Caribe como del país, que quieran acceder a una formación de calidad a un precio muy competitivo, mientras que para los propios egresados se ha establecido una tarifa diferencial.

     “ITSA se ha unido al compromiso con el proceso de transformación que vive Barranquilla desde la formación de profesionales idóneos y de calidad. Por esto, de la mano del alcalde Alejandro Char, la Capital de Vida ha enfocado sus esfuerzos en preparar a los futuros líderes, formando de esta manera el capital humano para estos procesos de cambio que lidera la ciudad”, ha comentado el departamento de comunicaciones de la Alcaldía Distrital de Barranquilla.

     Mientras tanto, a orillas del Caribe, allá en Puerto Colombia —donde ha fenecido el muelle que motivó la fundación de esta página web, El Muelle Caribe—, allí en La Galería del Mar, cuelgan ‘Cabezas que sueñan’.

     Son obras del artista barranquillero Omar Alonso, quien explora, por intermedio de un universo gráfico particular, reflexiones en torno a la humanidad.

     La Galería del Mar, proyecto de la Secretaría de Cultura y Patrimonio de la Gobernación del Atlántico, invita a esta muestra, la cual comprende cuadros pintados con la técnica de acrílico sobre lienzo que, inaugurada el pasado miércoles 28, estará abierta hasta el 20 de diciembre. 

Las obras

     “Trato de buscar una imagen poética enmarcada en un ambiente nocturno, y trato de crear una imagen que sea misteriosa y poética a la vez, por eso, en mis obras prevalece el blanco y negro”, dice Alonso.

     ‘Cabezas que sueñan’ es una serie de retratos de amigos del artista, pensados como paisajes o lugares que pueden ser explorados.

El expositor

     Omar Alonso es artista plástico egresado de la Universidad del Atlántico y productor de televisión y multimedia.

     Se dedica a la docencia de artes desde 2012 y dirige el grupo ‘El dibujo de los sábados’, creado en 2014.

     Ha sido ganador del Portafolio de Estímulos de la Secretaría Distrital de Cultura, en la modalidad de Artes Plásticas en los años 2011, 2013 y 2017.

     Su trabajo de pintura está muy ligado a la animación 2D.