De acuerdo con la definición de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, “la seguridad alimentaria existe cuando todas las personas tienen acceso en todo momento a alimentos suficientes, seguros y nutritivos para cubrir sus necesidades nutricionales y las preferencias culturales para una vida sana y activa”.

     Al incrementarse el valor de todos los alimentos de la canasta familiar en un 18 por ciento se está cometiendo un atentado contra la seguridad alimentaria, porque los ciudadanos no contarán con los alimentos suficientes para cubrir sus necesidades nutricionales debido, primero, a que la productividad de la cadena alimenticia se deteriora y, segundo, a que el dinero no alcanzará lo mismo para tener acceso a ellos… Así de

sencillo.

     Que el presidente Iván Duque traicione a sus votantes no es nada nuevo, ya se sabía, es más, estaba cantado que eso ocurriría… Siempre será bueno hacerle seguimiento a algunas de las promesas que el nuevo presidente Iván Duque hizo en campaña y que hoy ha incumplido. Escojamos tres de ellas. Meses previos a ser elegido presidente, Duque les dijo a los colombianos que no iba a haber fracking en el país, pronunció la famosa frase “menos impuestos, mejores salarios” y, decididamente, dijo que su partido iba a apoyar la consulta anticorrupción impulsada por la senadora Claudia López. Todas esas frases de campaña han quedado en el aire y se están derrumbando con

el paso del tiempo.

     En primer lugar, su ministra de Minas y Energía María Fernanda Suárez dijo, en entrevista con El Espectador, que Colombia no se hará fracking”. Duque, además, dijo que “tenemos unos ecosistemas diversos y complejos, quería convencer al presidente Duque de permitir la explotación de petróleo a través de la fractura hidráulica (método también conocido como ‘fracking’) de una manera “responsable y segura”. El principal argumento de la funcionaria es que con el fracking se va a elevar el periodo de las reservas de gas de 11 a 30 

años, mientras que el de petróleo pasará de siete a 15 años, lo cual tendría un impacto positivo para la economía del país. Aquí el presidente le está faltando a su promesa  electoral. En abril, durante un evento de campaña en Bucaramanga, el entonces candidato dijo que “en acuíferos subterráneos de enorme riqueza y unos riesgos de mayor sismicidad por los tipos de suelos que tenemos. Por eso he dicho que, en Colombia, no se hará fracking afectando algunos de sus elementos”. Estas palabras son parte del pasado, porque habrá fracking.

     Pero los retos del nuevo gobierno de Duque no terminan ahí. El ahora presidente estrenó su eslogan de campaña 

“menos impuestos, mejores salarios” cuando inscribió su candidatura en marzo. Incluso, el nuevo presidente y su mentor, el expresidente y actual senador Álvaro Uribe, fueron al Congreso varias veces con carteles que incluían estas frases. Recordemos que para el Duque de hace dos años, en medio de la discusión de la reforma tributaria de 2016, subir los impuestos a la clase media era desacelerar la economía. Hoy, subirle los impuestos a la canasta familiar con el IVA está muy bien… ¡Qué descaro!

   Y el tema del respaldo de su partido a la campaña anticorrupción liderada por la senadora Claudia López ya vimos en qué terminó: en que el expresidente Uribe y su partido votaron en contra en la consulta anticorrupción que alcanzó más de 11 Millones de votos y, en el Senado, están hundiendo, con el apoyo de otras bancadas, todos los aspectos del paquete legislativo acordado en la mesa de unidad propuesta por el Duque-Jefe de Estado, como el de bajar el salario a los parlamentarios y altos funcionarios del Estado…De tal suerte que, por lo menos, estos temas agitados y propuestos en campaña han sido traicionados, negados y hecho todo lo contrario por el presidente Duque y su partido de gobierno…

     Señor presidente Duque y parlamentarios colombianos: la sociedad colombiana en lo fundamental se ha pronunciado contra el atentado que se podría cometer contra la seguridad alimentaria, si se aprueba esta cascada de impuestos del IVA a toda la canasta familiar… No provoquen al pueblo, por favor… El déficit 

fiscal de 14 billones de pesos lo podemos solucionar si combatimos con seriedad la evasión, la elusión y la corrupción, y si apretamos el cinturón de gastos innecesarios en el Estado… Los pobres y la clase media colombiana no son responsables ni tienen por qué pagar ese déficit fiscal… Busquemos otras alternativas que no sea tocarnos el bolsillo a los que menos tenemos… ¡Por Dios!

fernandopprp@elmuellecaribe.co  - cel:310 310 1497