107 portada

Una fecha: 3 de abril de 1951… Son varios los elementos dados para que José Joaquín Rincón Chaves recree recuerdos sobre su búsqueda en las instalaciones de El Heraldo en la calle Real de la máquina en la cual Gabriel García Márquez había escrito para el diario barranquillero con el seudónimo Septimus. Era una Underwood Sx100 y en ella el Nobel de Literatura de Aracataca había producido, entre 1950 y 1952, cerca de 400 textos periodísticos, entre ellos la afamada columna 'La jirafa'.

El avistamiento de aves se posiciona como actividad turística de presente y futuro en Colombia.  Cámara en mano, Luis Roberto Herrera Mendoza se fue de avistamiento pajarero y presenta el reportaje gráfico y escrito: La Guajira, rica en variedad de aves acuáticas, terrestres, migratorias, inducidas e invasoras, oportunidad a vuelo de pájaro para que se despegue hacía la adecuada explotación de un filón turístico, 'la pajarería', indiscutido generador de oportunidades laborales y de desarrollo económico sostenible.

Más de 4.000 niños, estratos 1, 2 y 3, incluyendo a lo del programa ‘Trabajando por los niños’, ‘De la Mano con la Primera’, tiene vacaciones culturales durante tres semanas de este mes de junio.

En marcha la estrategia distrital ‘Volviendo al Amor’, para impulsar orientación y redireccionamiento de valores y principios familiares: el empoderamiento de competencias familiares, emocionales y sociales.

101

Crónica urbana: el arte de ser mujer… con bajo perfil (I)

#99

“Desde el África lejana, ‘La azuquita’ cubana, Celia Cruz, en pleno ensayo con La Fania... Con afecto fraternal, con mucho gusto para mi Muelle Caribe y mi broder José Orellano”: José Sierra Quintero… No hay duda: ¡UN REGALAZO! Y hay que compartirlo.

Ante la prematura muerte de Martín Elías

Ante la prematura muerte de Martín Elías

Nota del director: Gustosos, bajamos de Facebook, para su reproducción, este punto de vista del amigo y colega Juan Carlos Rueda Gómez tras las deplorables posiciones asumidas por medios y cibernautas frente a la prematura muerte del artista vallenato Martín Elías —un virtuoso heredero artístico de Diomedes Díaz— como consecuencia de un accidente de tránsito registrado, al amanecer del viernes Santo, a la altura de San Onofre, Sucre… Lo ilustramos con las cuatro fotografías, incluyendo la de portada, que El Muelle Caribe le tomó a Martín Elías durante su desfile en la Batalla de Flores del Carnaval de Barranquilla, el sábado 25 de febrero pasado… Y anexamos otras reacciones surgidas a raíz del pronunciamiento de Juan Carlos, bajadas, como es de suponer, de Facebook…

Por Juan Carlos Rueda Gómez

   En primer lugar, lamento el trágico fallecimiento de Martín Elías Díaz Acosta, como persona, como ser humano. Igual me duele la muerte de cualquier persona, anónima o célebre.

   Pocas veces tuve contacto con él, al menos, no tanto como los tuve con su padre. Lo recuerdo muy niño, todavía de pantalón corto, a mediados de los 90. La última vez fue en los Premios Luna, cuando me lo presentó Rolando Ochoa, ya como cantante exitoso. A su familia y a sus seguidores les envío mi voz de condolencia con un abrazo solidario, de fortaleza.

   En lo que quiero ser enfático es en mi rechazo a la parafernalia necrofílica, carroñera e inhumana, de algunos medios y de muchas personas, a quienes creía más humanas, sensibles y respetuosas ante un acontecimiento tan luctuoso. ¿Cómo es posible que alguien que se autodenomine periodista ponga a circular videos del momento en que llevan a Martín Elías ensangrentado, moribundo, a las urgencias de la clínica? Y como si fuera poco, le ponen marca de agua al video con el nombre del noticiero.

   Y en las redes sociales, ni qué decir: hasta fotos falsas de un herido en camilla, han publicado, diciendo que es el cantante. Todo con tal de ganar audiencia saciando el morbo, los bajos instintos, de frivolizar y banalizar el dolor y la angustia de una familia que estaba sufriendo con la incertidumbre en momentos en que Martín Elías se debatía entre la vida y la muerte. ¿Será que, porque ahora escasean los hechos de sangre por la desmovilización de la guerrilla, lo cual nos ahorra más de 1.000 muertos por año, hay que explotar al máximo un suceso trágico como el de este joven cantante?
¡POR FAVOR! Antes de poner a circular esas imágenes tan desagradables y de decir estupideces como que “Es castigo de Dios por ponerse a cantar en semana santa”, mediten un poco, sean más humanos, menos buitres, goleros, gallinazos, zamuros o galembos carroñeros. 
Estoy seguro de que cada persona que fue tocada por Martín Elías, especialmente con su música, estará de acuerdo conmigo. RESPETEMOS Y HONREMOS SU MEMORIA. ENTERREMOS EL MORBO Y CELEBREMOS LA VIDA Y LA SANIDAD MENTAL. (Tomado de Facebook)

   NUESTRA APRECIACIÓN EN FB

   Certero, Juanka... Para los tele-noticieros fue como el espectáculo cumbre a ‘sensacionalizar’ en su cuestionable manejo de este y los demás hechos sucedidos durante la Semana Mayor, pero desde la perspectiva de que, en verdad, se tratara de una ‘Parranda santa’... Arrebatarle palabras de dolor a la madre del finado fue feo... (JO)

   OTRAS REACCIONES

   Pepe Sánchez: Juan Carlos, estamos y vivimos en ‘Tierra de nadie’. Aquí se presentan los peores y más enredados comportamientos de todo el planeta

   Melitza Quintero Suárez: Profesor su comentario es certero y objetivo, nos hemos convertido en aves corruñeros que gozamos viendo, despresando y devorando la presa, sin importar que pueda afectar. Comparto su escrito

   Luis Emilio Rada Conrado: Los directores de los noticieros de TV y de los medios masivos NO saben qué hacer con la competencia. Permiten que se digan tantas barbaridades en momentos tan tristes… 
No se ponen en los zapatos del otro. 
¿Les gustaría que a sus familias las trataran así, como a ellos han tratado a la familia del cantante desaparecido?
Eso no es periodismo. 
O por lo menos, no es periodismo edificante, es la miserable venta de un morbo que va dañando nuestra sociedad.
En momentos como estos, es que deben aparecer los valores morales de estos directores.
¿O será, que sus padres y profesores NO se los enseñaron?
Eso es lo que están demostrando.
Y somos muchos los que les estamos observando…
RADAR

   Luis Francisco Bonilla Castellanos: Insensibilidad humana, intolerancia, y falta de respeto por el dolor ajeno. Acertadísimo su apunte profe, ojala los mal llamados periodistas, tuvieran la objetividad y la sabiduría de usted, sensibilícense o si no cómo quieren ser comunicadores sociales.

   Juan Félix Daza Cárdenas: Así es JuanCa, también es triste ver cómo amigos y familiares comienzan a vender nombres como posibles sucesores sin enterrarlo todavía.

¡Qué premonitorio ni qué ocho cuartos que Martín Elías se hubiera gozado hasta rabiar su desfile en la Batalla de Flores del Carnaval! ¡Qué premonitorio ni qué ocho cuartos que en Coveñas hubiera verseado sobre temas alusivos  a la muerte —versos que nunca escuchamos— o se hubiera referido a su padre Diomedes Díaz o hubiera recibido un ramo de flores! ¡Qué premonitorio —¿premonitorio de qué?— ni qué ocho cuartos que en Valledupar estuviera lloviznando a la hora en que se emitía un improvisado, atropellado y desfasado informe sobre las emociones vallenatas ante la muerte del ídolo! ¡Puro sensacionalismo!