EL MAGDALENA Y ESE CAMBIO QUE NECESITA (Final)

Por Jorge Agudelo Moreno

     Como hemos explicado con cifras en los dos artículos anteriores, el Magdalena atraviesa una profunda crisis económica, política, social y ambiental que necesita un cambio con urgencia, y que los ciudadanos vienen pidiendo a gritos, para que se produzca en este debate electoral con su nuevo gobernador…Y no hay dudas de que así ocurrirá, porque no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista, como dice el adagio popular…Se inscribieron por firmas ‘El mello’ Cotes y Carlos Caicedo, y avalados por partidos, Edward Torres y Robinson Morelos. Los dos últimos no marcan ni el 1% en las encuestas, pero su apuesta está centrada en que inhabiliten a los otros dos candidatos. ‘El mello’ Cotes representa a las viejas castas políticas del Magdalena, a lo viejo, al atraso, y Carlos Caicedo representa el cambio, lo nuevo, lo que quiere y reclama el Magdalena, a decir de todas las encuestas y de las opiniones de los ciudadanos en todas las regiones.

     Carlos Caicedo, ex alcalde de Santa Marta, oriundo de Aracataca, Magdalena, a finales de 1996 fue encargado de la rectoría de la Universidad del Magdalena, y en 1997, fue elegido por concurso. Su gestión fue aplaudida luego de que logró transformar la universidad, que estaba entre las más ineficientes, y logró convertirla en una de las mejores del país, como se lo reconoció el Ministerio de Educación en el año 2000, cuando fue reelegido para ser rector por cuatro años más. Logró superar un déficit de más de 30 mil millones de pesos y aumentó el presupuesto de 6 mil a 40 mil millones, implementó becas, aumentó el número de estudiantes de dos mil a nueve mil y abrió casi 20 programas de pregrado…La dejó muy bien posicionada, con un norte y un rumbo claro, que se ha mantenido con los siguientes rectores y que ojalá se siga manteniendo entre las mejores.

     El éxito de Carlos Caicedo al frente de la Universidad empezó a posicionarlo como un dirigente político, y se lanzó y conquistó la Alcaldía de Santa Marta en el año 2011, con el respaldo de más de 74 mil votos, derrotando a todas las maquinarias políticas que controlaban la ciudad. A partir de 2012 organizó el Plan Estratégico Santa Marta 500 años, en el cual participamos más de 20 mil samarios en mesas de trabajo, que le trazaron el norte y el rumbo del que la ciudad carecía, y empezó una serie de obras que, con la continuidad del gobierno de su sucesor, Rafael Martinez, le han cambiado y le siguen cambiando la cara y la fisonomía a la ciudad, lo cual le ha permitido dar el salto para convertirse en una figura de talla nacional, y con la petición de miles de magdalenenses, se ha propuesto iniciar en el Magdalena ese cambio que tanto se necesita…

     Para mí, ese hijo de Aracataca, la tierra del Nobel Gabriel García Márquez, representa la esperanza.

     Hoy, como candidato a la Gobernación, está agitando en todos los municipios las banderas del cambio y proponiendo las grandes transformaciones que requiere un Magdalena nuevo, competitivo, en desarrollo y en paz. La educación superior, como derecho fundamental, es una de las principales propuesta de Carlos Caicedo, quien argumenta que es la educación la principal estrategia para impulsar el desarrollo y la competitividad del departamento y del país. De llegar a la gobernación, ampliará la cobertura de la educación superior llevando al centro y al sur del departamento la Universidad del Magdalena, con programas de formación profesional pertinentes, para que los jóvenes de las subregiones puedan educarse y empiecen a generar el cambio que se impulsará a través del Plan de Desarrollo del Magdalena que se organizará hacia el año 2040.

     La semana anterior, Carlos Caicedo realizó una gira espectacular por los municipios de Pivijay, Fundación, la Zona Bananera y Ciénaga, acompañado del Senador Gustavo Petro, llevando las ideas, las propuestas y las transformaciones que el cambio implementará en estas poblaciones, pero fue tanta la acogida y la presencia masiva que recibió en los municipios, que a los contendores, que no tienen propuestas realistas y creíbles que ofrecer, no les tocó más que intentar sabotear el acto en Ciénaga, haciendo huevonadas… ¡Sí!

     Por otro lado, Santa Marta, con el regreso de su alcalde legítimo, avanza con paso firme consolidando el cambio que ha de continuar Virna Johnson, primera mujer que será elegida popularmente por más de 100 mil samarios, de eso no hay duda. Por eso, en esta fecha en que Santa Marta acaba de cumplir 494 años, la ciudad más vieja de Colombia, debemos recordar que las obras plasmadas en el Plan Santa Marta 500 años deben realizarse, para poder celebrar nuestros primeros 500 años en el 2025, como debe ser, a lo grande, con la fiesta más apoteósica que se haya visto en la historia, con la presencia del Papa y de todos los Presidentes del Mundo y de todos los Presidentes de los organismos y entidades Internacionales, para hacer de ese 29 de Julio, una gran fiesta, donde Santa Marta a nivel mundial se vista de Gala, y sus ciudadanos alegres y entusiastas, se sientan y griten orgullosos de vivir en una ciudad amable, inclusiva, sostenible, competitiva, próspera y en paz…Y que el Magdalena, por fin, con Carlos Caicedo, empiece también por el camino del progreso, porque está cantado que, si trabajamos juntos, el cambio es imparable…

     No lo pongan en duda, con el favor de Dios, y nuestra garra, ¡así será!