Así como el día del cumpleaños tenemos esas horas especiales para que nos recuerden, saluden, abracen, entreguen regalos, den besos a más no poder, así también la poesía tiene sus dos fechas especiales, pero que, sin embargo, todos los días son de esas letras que envuelven al ser humano en péndulos que van y vienen con sonidos musicales salidos del alma.

     Poesías que son tal como tañer de campanas desde lo alto de una iglesia estuviese llamando a la misa, pero a la de escribir poemas, a la de engrandecer el temperamento, encantar el diario vivir y elevarse a cumbres de lo inesperado, del ensueño y la gloria que hace del poeta un ser definitivamente especial. Todo esto sucede cuando su poesía creada es especial, inspiración que se escribe para recrear la vida, brindándole salud desde el espíritu y no para malograrla.

     El viernes 4 de octubre se celebró el Día del Poeta colombiano. Por eso, nada mejor que reconocer primero nuestros grandes poetas que han dado brillo a las letras colombiana, al ritmo, al verso, al romancero, a la literatura en sí, pero a la rítmica que inunda las letras de pura melodía, de inspiración.

     En Colombia han nacido y vivido escritores y poetas que abrillantaron las letras a través de la literatura del país. Se pueden nombrar solo algunos, como han sido:

     1) Gabriel García Márquez, aracateño (o aracatero) que aunque no fue íntegramente poeta tenía el don, la magia, el hechizo de que sus cuentos, novelas y ensayos tuvieran ese toque poético entre ensueño, encanto, realidad y ficción, a más de lo que se quiera pensar dentro del libre albedrío y análisis que posee el lector. Además de novelas, escribió varios poemas de amor como fueron: “Poema desde un caracol”, “La muerte de la rosa”, “Si alguien llama a tu puerta”, “Soneto matinal a una colegiala ingrávida”, y la poesía titulada “Canción” de la cual puede leerse su primera estrofa:

“Llueve. La tarde es una hoja de niebla.
Llueve. La tarde está mojada de tu misma tristeza.
A veces viene el aire con su canción.
A veces siento el alma apretada contra tu voz ausente”

     2) Candelario Obeso, momposino, precursor de la poesía negra americana, que las escribía solo retomando sus raíces pueblerinas, el que se hacía llamar ‘un macho negro” de lo que se sentía orgulloso. Su poesía más representativa es la titulada “Cantos populares de mi tierra”.

     3) Rafael Pombo (José Rafael De Pombo y Rebolledo), bogotano, famoso poeta, fabulista, con muchos cuentos escritos para niños que han hecho historia dentro de la infancia y adolescencia.

     4) José Eustasio Rivera, huilense, escritor novelista dueño de “La Vorágine”; uno de sus libros de poesía titulado “Tierra de promisión”, en uno de sus fragmentos dice:

“Ella, que ayer mantuvo con los vientos su alianza,
sabe que todo vuelo solo encuentra el vacío;
y enferma de horizontes, triste de poderío,
busca en la paz el último sueño de venturanza”.

     5) Jorge Isaac, escritor y poeta caleño, dueño de su gran consagración literaria, la novela “María”. Su extenso poema titulado “Pensamiento”, hace parte de otra recopilación de ellos de la más alta armonía poética. Uno de sus fragmentos dice:

“Como las brisas, de aroma llenas
de aquellas tardes siempre tan bellas,
que ora doliente mi alma recuerda,
ve, pensamiento, ve libre y vuela
por los collados y las florestas
donde pasara mi edad primera”.

     6) Meira Delmar (Olga Chams), poeta consumada en exclusiva dedicada que estuvo a la poesía y a su poetizar. Olga Chams Eljach, poeta colombiana nacida en Barranquilla en 1921. Ha figurado bajo el seudónimo de Meira Delmar. Todas sus poesías son hermosas, pero solo se puede en este espacio difundir una estrofa del poema titulado “Nueva presencia”:

“Venías de tan lejos como de algún recuerdo.
Nada dijiste. Nada. Me miraste los ojos
y algo en mí, sin olvido, te fue reconociendo.
Desde una azul distancia me caminó las venas
una antigua memoria de palabras y besos
y del fondo de un vago país entre la niebla
retornaron canciones oídas en el sueño…”

   En resumidas, Colombia es prolífica en poesía, versos, en cuyas líricas se realzan las figuras retóricas como insumos para llegar hasta el corazón de los lectores, como son la similitud, comparación, personificación, metáforas, analogías, sátira, anáforas hipérboles, epítetos y aliteraciones, entre otras figuras literarias, hacen su fiesta adornando las letras de elevado canto como es la poesía pura.

Nury Ruiz Bárcenas
Escritora y poeta barranquillera
Orden de Barlovento