Por Guillermo Romero Salamanca

     Este martes 9 de julio han de celebrarse los 100 años de la coronación de Nuestra Señora la Virgen del Rosario de Chiquinquirá como Reina y Patrona de Colombia.

     Razón para que, desde hace varios meses, los padres dominicos, las autoridades del municipio boyacense y decenas de boyacenses y devotos de tal advocación mariana preparan cada uno de los detalles de esta festividad.

     Chiquinquirá, capital de la provincia de Occidente de Boyacá, se levanta a orillas del río Suárez, a 134 kilómetros de Bogotá y a 73 de Tunja. Se conoce por ser la patria chica del poeta Julio Flórez, ciudad donde fabrican juguetes y diversas figuras con tagua, tierra de tiples y guitarras, pero, por sobre todo, por poseer la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

     Millares de personas han peregrinado hasta el santuario y diversas personalidades han estado allí, desde presidentes de la República, hasta San Juan Pablo II, quien rezó allí en 1986, y el beato Álvaro del Portillo, Prelado del Opus Dei, en 1983.

Interior de la Basílica, escenario para la devoción y la fe. Cuatro días de festejos en la capital de Boyacá.

     Una programación de 4 días, contempla la realización de varios oficios religiosos, la llegada de miles de peregrinos, el rezo del rosario en varias jornadas diarias, la presentación de artistas, el arreglo de vías, la recuperación del parque principal, la pintura de casas y el recibimiento del delegado papal.

     El Papa Francisco designó al cardenal Raymundo Damasceno Assis, Arzobispo Emérito de Aparecida y presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil, como su envido especial a la ceremonia que se cumplirá este martes 9 de julio en la Basílica de nuestra señora de Chiquinquirá, patrona de Colombia.

     “En ese sentido, hemos querido que la celebración del centenario tenga una gran participación ciudadana, que no sea un evento clerical ni un acontecimiento meramente espiritual, que ya de por sí es importante, sino que logre concentrar a toda la ciudadanía en general y para eso hemos avanzado en temas muy concretos”, aseguró fray Carlos Mario Alzate Montes, rector de la Basílica.

     “Para esta ocasión, agregó fray Carlos Mario Alzate, el lienzo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá descenderá nuevamente de su camarín para estar más cerca de los peregrinos. Por primera vez en 400 años la Basílica estará abierta al público 24 horas durante los cuatros días de celebración que comenzaron el sábado 6 con la peregrinación de la Conferencia Episcopal, para extenderse hasta este martes 9, con la celebración de la Eucaristía campal a la cual asistirá el presidente Iván Duque y gran parte del gabinete presidencial”.

     El programa contará también con una amplia agenda de eventos religiosos, culturales y artísticos dentro de los cuales se encuentran las tradicionales vísperas y la participación del grupo colombiano Herencia de Timbiquí, que cerrará este lunes, 8 de julio.

     “Hemos trabajo muy de la mano con la administración municipal para que ellos nos ayuden en lo que tiene que ver con el mejoramiento del espacio público, se está cambiando la luz eléctrica de la plaza de la libertad con iluminación led y se está haciendo un trabajo de arreglo de los pavimentos, adoquines de la plaza que lamentablemente se instalaron en 1986 y no han tenido un mantenimiento constante, señaló el rector de la Basílica.

     Se estima que al menos unas 50 mil personas asistirán a los diversos eventos que se tienen preparados para estos días.

Panorámica de Chiquinquirá, escenario de una celebración que llega a su centenario: la coronación de Nuestra Señora la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia.

La historia

     Cuenta la tradición que, entre los primeros conquistadores del Nuevo Reino de Granada, Antonio de Santana, encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, era especialmente devoto de la Virgen del Rosario.

     Por este motivo fabricó en el pueblo de Suta su dormitorio y pequeña capilla. Deseando poner en ella una imagen de la Madre de Dios, mandó pintar una imagen de Nuestra Señora del Rosario en una manta de algodón. Era más ancha que larga y para que no quedasen en blanco los espacios a ambos lados de la Madre de Dios, mandó pintar a San Andrés Apóstol y a Santa Antonio de Padua, uno a cada lado. Luego que recibió la imagen, acomodó el lienzo en un bastidor de madera y lo expuso en el altar de la capilla.

     Pasaron algunos años y el desaseo y la humedad deterioraron el lienzo, que apareció roto por varias partes y la pintura estaba casi borrada. A la muerte de Don Antonio, su viuda se trasladó a Chiquinquirá llevándose consigo el cuadro al que colocó en una capilla. Diez años más tarde vino a aquel lugar una piadosa mujer llamada María Ramos, cuñada del difunto Santana, quien reparó el cuadro y lo expuso en el mejor lugar de la capilla.

     Un viernes, 26 de diciembre de 1586, se disponía a salir de la capilla cuando una india cristiana le llamó la atención hacia la imagen, que aparecía rodeada de vivos resplandores. Volvió el rostro María Ramos y fue grande su asombro al advertir la transformación que se había obrado en el lienzo, cuyos colores, antes tan borrosos y desteñidos, aparecían ahora vivos y claros.

     A los 15 días llegó el párroco de Sutmarchán a comprobar el hecho. Se quedó admirado de la renovación milagrosa. Habiendo reverenciado a la Virgen con mucha devoción, llamó a los testigos que habían presenciado la Renovación y ante un escribano les hizo hacer declaraciones juramentadas de lo que habían visto, con todos sus detalles. Todos declararon bajo la gravedad del juramento lo que acabamos de narrar, y el 10 de enero de 1587, en sobre cerrado y sellado, fueron enviadas estas declaraciones al arzobispo de Santa Fe de Bogotá.

     Ante la noticia de que de todas partes se dirigen peregrinos a rezar ante el famoso cuadro, el arzobispo envía a unos investigadores especiales a indagar todos los detalles y después de mil averiguaciones, los especialistas concluyen que lo acontecido es algo excepcional, algo divino. Entonces, el arzobispo en persona se va a visitar el cuadro y no le queda más que repetir las palabras que dijo Jacob en la Biblia: “Verdaderamente Dios está en este sitio, y yo no lo sabía” (Gn. 28, 16).

     Las gentes acudían de todas las regiones y la Madre bendita comenzó a obrar curaciones y conversiones en favor de devotos.

La coronación de hace 100 años

     Los dominicos que custodian la sagrada imagen de la Virgen de Chiquinquirá recuerdan que en 1908 el provincial fray Vicente María Cornejo, y el prior del Santuario fray José Ángel Lambona, con la recomendación de la Conferencia Episcopal de Colombia, pidieron a la Santa Sede la coronación canónica.

     La petición fue despachada favorablemente el 9 de enero de 1910 por el Capítulo de la Basílica Vaticana. El Papa San Pío X firmó el decreto que fue enviado a monseñor Eduardo Maldonado Calvo, Obispo de Tunja, quien dispuso la coronación para el 9 de julio de 1919, día consagrado por el clero colombiano para honrar a la Madre de Dios.

     Como preparación para esa fecha, los dominicos realizaron una extensa peregrinación con una copia del cuadro de la sagrada imagen por Boyacá, Santander, Cundinamarca, Caldas, Huila, Tolima y Antioquia.

     La coronación se realizó en la Plaza de Bolívar de Bogotá el día anunciado, en presencia del Nuncio Apostólico y del presidente de Colombia Marco Fidel Suárez. Monseñor Maldonado tomó las coronas y las puso en las cabezas del Niño y de la Virgen, mientras decía: “Así como hoy os coronamos en la tierra, así merezcamos ser coronados en el Cielo”.

     Quien piense que la panela sólo sirve para preparar aguapanela está en el lugar equivocado.

     Una buena cocina sin panela no tiene valor. En hogares y restaurantes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Venezuela, India, Laos, Pakistán y Sri Lanka están en la alacena y acompañan miles de platos.

     Se le conoce en el mundo de la gastronomía popular como panela, piloncillo, pepa dulce, papelón, raspadura, atado de dulce, tapa de dulce, empanizao, rapadura de guarapo, panocha, chancaca y en la India como jaggery o gur.

Esta foto, cortesía de Fedepanela, muestra uno de los más de 20 mil trapiches que existen en Colombia.

     En Colombia se estima que hay unos 20 mil trapiches y unas 300 mil personas viven de producir el dulce producto esencial para acompañar a más de 2 mil platos.

     No vayan a pensar que sólo sirve para darles ánimo y fuerzas a los ciclistas que se parten las piernas en las montañas europeas.

     En la época de Lucho Herrera y Fabio Parra los europeos veían con extrañeza cómo los pedalistas sacaban de sus mochilas de alimentos unas extrañas piedras y se las consumían con agrado.

     La panela aporta energía y nutrientes para el organismo, fortalece el sistema inmunológico y evita enfermedades del sistema respiratorio y urinario.

     Además de fortalecer los huesos, combate la osteoporosis y previene la caries, debido a la presencia de fósforo y calcos, regula el ritmo cardíaco y ayuda a combatir la anemia.

     Hay quienes preparan un tetero echándole un poco de leche al aguapanela. Les gusta y qué podemos hacer.

     La panela es una berraquera. Tiene vitamos B, A, C, D y E. Aporta buenas cantidades de fósforo, calcio, hierro, magnesio, manganeso, zinc y cobre.

     Claro que producir una panela no es tan sencillo. El trabajo en el trapiche no es tan mamey. Es una tarea de valientes evitar los cortes en las manos o el cuerpo de las filudas hojas de la caña.

     Después de seleccionar las cañas se inicia un proceso denominado molienda para sacarle el jugo, luego se somete al calor y a medida que se espesa se batea y con grandes cucharas se lleva a moldes para el secado.

     Parece fácil pero el calor solo amaina cuando un sorbo de guarapo baja por el gaznate del operario.

     Hay quienes prefieren las panelas claras y a otros les fascinan oscuras. Porque entre gustos, no hay disgustos.

Dos mil y una maneras de hacer maravillas culinarias con la panela, como nos lo enseña Ensumesa.

¿Qué se puede hacer con panela?

     Para empezar el pocillo de aguapanela se puede acompañar con limón, naranja, mandarina, maracuyá, papayuela, clavos o canela y decenas de hierbas aromáticas. Queda perfecta en cualquier emoliente.

     En Bogotá hay salones de té donde la sirven con almojábanas y quesadillo. En el Valle del Cauca se acompaña con pandebono o un buñuelo cafetero. En Boyacá se sirve en los desayunos para soportar el frío de los páramos. En Antioquia la dejan reposar en una jarra con agua, limón y la meten a la nevera.

     Hay decenas de recetas para el aguapanela.

     Pero he aquí algunos platos: arroz con leche y panela, pollo con panela, aguapanela con limón y yerbabuena, berenjenas rebozadas con panela, pernil de cerdo con panela, pan integral con panela, lomo de cerdo en salsa de panela y cebolla.

     Agregue galletas con panela, natilla de panela y café, jugo de limón con panela, miel de panela, alitas de pollo en salsa de panela, arequipe de maíz y panela, fríjoles con salchichas y panela, arroz de panela, pollo en salsa de café y panela, natilla antioqueña de arequipe y panela y carne en salsa de panela con coco.

     Pero también se puede preparar berenjena agridulce, sopa dulce de maíz parva, chocolate casero, pechuga de pollo con cebolla confitada, pan relleno con piña y panela, plátano pícaro, tortilla de banano exprés con panela, masato, posta negra, torta de naranja con panela, galletas de café con panela pulverizada, torta de chocolate con zanahoria, arroz de pimentón con lengua guisada con panela, arroz con leche cremoso, dulce de ñame, carne desmechada con panela, salmón en ajonjolí o sésamo endulzado con panela.

     Torta de ahuyama decorada con panela, carne en posta agridulce, hamburguesa vegetariana con berenjenas acarameladas, batidos endulzados con panela, panqueques, pollo a la naranja, brownies, ensaladas de espinacas baby, masato de arroz, arroz con cebolla caramelizada, pepinillos dulces, dulce de papayuela, pudin de semillas de chía, mojarra, camarones y langostinos acaramelados.

     Salsa berbiquí con ajonjolí y panela, empanadas fritas de carne, banana acaramelada y acompañada de helado, picada con costilla especial, arepa asada con salchicha y huevos, ensalada de piña y caramelo, flanes, queso con melao, hojaldas, natillas y lo que produzca la creatividad.

     ¿Qué tal unas julianas de zanahoria, pimentón y apio acarameladas con panela? ¿Y si de pronto hay una cuajada con melao? Eh Avemaría, para chuparse los dedos.

     No sigo porque este artículo, a lo mejor, me queda hecha una panela.

Ricardo Escobar, presidente del Grupo Eterna, quien dice que “todos tenemos en nuestras manos la posibilidad de aportar nuestro grano de arena para optimizar la naturaleza con nuevas formas de explorar y convivir con el entorno”.

     Un grupo de investigadores del Grupo Eterna, empresa productora de implementos para el aseo del hogar y la oficina, creó fibras y paños ecológicos utilizando materiales naturales como celulosas y frutas.

     Además de cumplir con los usos, los nuevos productos guardan buen olor, son durables y se pueden reciclar.

     Para Ricardo Escobar, presidente del Grupo Eterna, es un gran paso para contribuir con el trabajo mundial. “Todos tenemos en nuestras manos la posibilidad de aportar nuestro grano de arena para optimizar la naturaleza con nuevas formas de explorar y convivir con el entorno”, dice.

     Y agrega: “Mire, esta es una tarea de todos: empresarios, usuarios, políticos, instituciones, pero la formación y educación está en el uso razonal y directo de los productos de limpieza que empleamos en el hogar. Cada persona puede tomar decisiones informándose de qué productos elegir, escogiendo aquellos que tienen un impacto positivo para el medio ambiente”.

     “Para nosotros es una prioridad y les prestamos atención a los usuarios, a las amas de casa y nuestros científicos laboran a diario para mejorar nuestra línea ecológica Eterna, pero necesitamos avanzar más”, sostiene. “Existen empresas y organizaciones a nivel mundial que se dieron a la tarea de investigar y crear elementos de limpieza 100% ecológicos. Colombia cuenta con varias compañías que día a día trabajan por ofrecer implementos amigables con el medio ambiente”, explica.

     “Algo importante: cuando las personas vayan al supermercado a comprar artículos para la limpieza es recomendable que lean las etiquetas de los productos, buscando aquellos que tienen ingredientes naturales o biodegradables, en fibras, paños y esponjas que son los más usados en el hogar”, dice el presidente de Grupo Eterna, empresa creada en 1953, que cuenta con mil empleados y 7 plantas productivas de implementos para el aseo.

     —¿Cómo surgió esta idea de producción con implementos biodegradables?

     —El gran crecimiento sostenido que hemos experimentado en los últimos tres años contrasta con la disminución que presenta el segmento de Aseo del Hogar, confirmando que nuestra visión de renovación y de productos que faciliten la vida de nuestros consumidores cuentan con su preferencia.

     Nosotros atendemos los mercados con tres marcas, Eterna, Limpia Ya y Eterna PRO, fabricadas en 6 plantas de producción ubicadas en Bogotá. Y al buscar estándares de producción que se enmarcaran en nuestra visión sostenible, surgieron ideas para la creación de estos productos.

     En el grupo Eterna tenemos dentro de nuestra visión y en los pilares de cultura, el cuidado del medio ambiente mediante la producción responsable, con calidad, innovación y tecnología en nuestros productos.

     —¿Cómo avanzar en esta tarea de mejoramiento del planeta?

     —Nuestra labor es minimizamos los residuos provenientes de nuestros propios procesos productivos, reutilizando sobrantes de las plantas en la producción de otras.

     Adicionalmente tenemos aliados estratégicos que nos proveen de materiales recuperados como PET, caucho de llantas, o guantes posconsumo que reutilizamos en nuestros procesos productivos.

Fibras para las esponjas de lavar la loza en la cocina.

     —¿Qué productos reutiliza el Grupo Eterna?

     —A través de nuestros empleados y algunos aliados estratégicos recolectamos más de 5 toneladas mensuales de PET recuperado del mercado y los utilizamos para la fabricación de las fibras de nuestros productos de aseo como escobas.

     También a través de otros aliados como empresas avícolas, de aseo y servicios generales recolectamos guantes desechados posconsumo que reutilizamos en procesos productivos.

     Para nuestro negocio de caucho, donde usamos caucho reciclado de llantas, tenemos proveedores que reciben las llantas y nos proveen el material.

     —¿Cómo avanzar con el tema de protección del planeta?

     —Tenemos planes para incursionar en otros mercados que faciliten la vida y las exigencias de una sociedad cambiante y cada vez más preocupada por el medio ambiente. Por ejemplo: contamos con un programa de apadrinamiento empresarial, que da acompañamiento a otras organizaciones del programa de Gestión Empresarial Ambiental en la creación de una estructura de gestión ambiental.

     En el 2018 se recolectaron en los procesos internos de la compañía en cada una de las líneas de producción 196.000 kilogramos de material reciclado que incluye cartón plegadizo, PET, plástico, residuo ferroso, papel laminado, madera y retal de guante en calidad de posconsumo; reciclaje que forma parte de un programa de una economía circular incorporado de manera directa con la Secretaria Distrital de Ambiente.

     Reutilizamos algunos de los residuos en nuestros procesos productivos como lo son: Caucho Moldeo con guante retal en calidad de posconsumo utilizando aproximadamente el 90 por ciento de material regenerado en la fabricación de algunas referencias.

     De forma adicional se le da cumplimiento a la NTC ISO 14040 Gestión ambiental análisis de ciclo de vida.

     En el 2018 entregamos al proveedor de corrugado 55.704,95 Kilogramos de cartón corrugado en calidad de reciclaje para su transformación de cada uno de los procesos finales de las diferentes áreas.

     El impacto positivo significativo que genera Eterna S.A. es mitigar de manera directa la generación y afectación de residuos que llegan al relleno sanitario de doña Juana, que se encuentra en 6000 toneladas diarias.