Poemas y prosa

Dos poemas, uno necrológico, el otro erótico, y una opinión sobre el voto en blanco —desde su vera petrista—, aportaciones de Abel José Rivera García para esta actualización, a cuatro días de la elección presidencial.

A mi querida prima Isabelita Baute García (q. e. p. d.)

De mi alma son mis primas
mi muy querida Isabel
siempre dulce cual la miel
para ella van mis rimas.
Nuestra familia aun la llora
pues era solo ternura
y su recuerdo perdura
como el brillo de la aurora.
 
En el edén de los cielos
su alma descansa en paz
iluminando el largo camino
de sus deudos sin consuelo.
Ya aceptamos resignados
que en este mundo pugnaz
para vivir y morir estamos.
¡Es sacro designio divino!

 Santa Marta, junio 11 de 2022.

Mi libro encantado

En tu fantasía te acompaño
y mientras tanto yo
he de seguir desfoliando,
una a una y sin apuros,
las páginas húmedas
de tu compendio erótico,
hasta cosechar un verso
en mi frondoso árbol florido
donde brote explosiva
la esencia de mi poesía.

Santa Marta, junio 14 de 2022

Voto en blanco igual a voto inútil

¿Para qué sirve el voto en blanco en las próximas elecciones en segunda vuelta?

Elie Wiesel, premio Nobel de la Paz y sobreviviente del Holocausto nazi, en un momento de su vida dijo: “Debemos tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima. El silencio ayuda a quien atormenta, nunca al atormentado”. Por su parte, Luis Almagro, secretario general de la OEA, refiriéndose a la situación política de Venezuela, expresó: “No es posible la neutralidad moral cuando la democracia no está funcionando”.

Petro vs Rodolfo y un convidado de piedra en la
contienda: el voto en blanco.
Elie Wiesel

Acepto el principio de que votar en blanco es un derecho de todos los colombianos y que tiene valor cuando sirve o es útil para mostrar equilibrio y contrapeso ante dudas insuperables del ciudadano elector, respecto a los candidatos presidenciales en la palestra. Pero, en la coyuntura política del momento, cuando luego de los resultados de la primera vuelta se desarrollará un segundo proceso eleccionario, no para que expresemos que nos gusta o no un determinado candidato entre un abanico de opciones, sino que nos toca decidir con nuestros votos, entre Rodolfo Hernández y Gustavo Petro, considerando las ideas políticas que representan; el primero, a mi criterio personal, como el candidato representante del continuismo corrupto, guerrerista y antipopular que ha llevado al traste al país; y, el otro, Gustavo Petro, como portaestandarte del cambio hacia un nuevo modelo político que erradique la corrupción y la cooptación por parte de la presidencia, de todos los poderes públicos del legislativo y judicial, teniendo como paradigma los modelos democráticos de Europa; sin pensar en lo más mínimo en los fallidos y paupérrimos gobiernos de Cuba o Venezuela.

Eso es un planteamiento en lo general, pero en lo práctico, el dilema al cual se enfrenta el elector de segunda vuelta es apoyar con su voto entre quienes quieren hacer trizas el acuerdo de paz, y quienes lo garantizarán y respetarán. Podríamos decir que estamos ante un segundo repechaje o segundo plebiscito por la paz de Colombia, ya que el primero fue la pasada elección presidencial que, para desgracia de nuestro pueblo, eligió al nefando presidente Duque.

Ahora bien, yo no creo que, ante este panorama, haya espacio para la neutralidad. Para el pueblo colombiano, este es el preciso momento de hacer alianzas para respaldar a Gustavo Petro. Mejor dicho: quien pierda el horizonte con su voto en blanco, termina apoyando a quienes quieren hacerlo trizas. No hay que perder el objetivo fundamental.

No verlo así, es como patinar ante un tren estando en medio de los raíles, o “rieles”, como les decimos los costeños.

Yo hace rato tengo claro que los de Centro son de derecha; pero camuflados por sus intereses personales de empleo o contrato; cosa que ya se ha evidenciado cuando vemos el humillante y desconcertante apoyo que Fajardo, Cristo, De La Calle y Galán quisieron darle al candidato santandereano Hernández, quien, sin duda, es un candidato presidencial ignorante, autoritario, despótico, mentiroso y de corte fascista, que además ha recibido el apoyo del uribismo corrupto y mafioso, y de otros partidos y movimientos que han sido sus colaboradores durante más de 20 años, llevando al pueblo a la miseria y a la frustración y desesperanza en un futuro para todos en un camino de desarrollo social y económico.

Tal acuerdo no se dio. Fajardo anuncia voto en blanco, Cristo lo hará por Petro y De la Calle y Galán quedaron con Rodolfo.

En la crisis no hay espacio para los indecisos. Toca apurar el trago, aun cuando tenga un amarguito

¡No hay lugar al voto en blanco!

ABEL RIVERA GARCÍA