Sonido Musical Instrument Digital Interface, MIDI, canción: ‘Leña y calma’

Fernando Mora Rodríguez – 3138710837 navarquia@gmail.com

CUENTO INFANTIL
La chimenea

Por cuentoscortosparanios

     La familia se congregó frente a mí, colocaron los leños y el abuelo fue el elegido para encender el fuego. Un calorcito subió por mi interior y un golpe de humo blanco formó espirales que flotaban en el cielo. Saludé a todos tirando chispitas, los chicos saltaban divertidos, el padre atizó el fuego y un calor de hogar invadió la casa nueva.

     Los días de otoño pasaron lentamente mientras todos nos acostumbrábamos a convivir, las brasas quedaban encendidas durante toda la noche permitiéndome descansar. Una mañana desperté sobresaltada. En la cocina había un movimiento desacostumbrado, se escuchaban golpes, cosas que se trasladaban, cuando de pronto unos hombres entraron al comedor llevando una enorme cocina a leña que pasó muy cerca de mí, nos miramos con desconfianza, pero antes de que la ubicaran en su lugar me guiñó con picardía, supe así que seríamos buenas amigas.

     Por la mañana la escuchaba cantar mientras entraba en calor antes de hornear los panes que perfumaban la casa con un suave olor a levadura. Ese primer invierno no lo voy a olvidar, la familia se reunía en la cocina para comer lo que mi amiga cocinaba y por las noches se acomodaba en la sala junto a mí. Los chicos iban cayendo adormilados sobre la alfombra, las mujeres tejían o bordaban, los hombres se apoltronaban en los cómodos sillones de terciopelo conversando de una guerra lejana, mientras afuera los copos de nieve caían suavemente pintando de blanco el paisaje.

     Durante los domingos de verano, llegaban los vecinos de visita. Todos se acomodaban debajo del viejo maitén. Colocaban unas largas mesas de madera y ponían manteles rojos bordados con rosas blancas. A la cabecera se sentaba el abuelo quien últimamene se desplazaba lento ayudado por un bastón y siempre acompañado de su nieta preferida. El maitén movía suavemente sus ramas espantando las moscas. Sus hojas verde claro brillaban bajo el sol como aquella noche de luna llena en que alguien llegó a caballo para avisar del nacimiento del primer nieto. Yo le había tomado afecto a ese árbol, dicen que cuando joven supo dar sombra a un grupo de caciques mapuches que se juntaron a deliberar sobre la necesidad de unirse para luchar contra la invasión huinca, porque… según sus creencias debajo del maitén no se puede mentir.

     Un día la casa despertó revolucionada, las mujeres ordenaban, corrían de la cocina al comedor y echaban a los chicos a jugar afuera aprovechando el día de sol. Los hombres entre bromas y risas armaron la mesa grande y lo asombroso es que colocaron el mantel de hilo que sólo se usaba para las grandes ocasiones. Dela cocina venían con tortas de todo tipo que colocaban sobre la mesa, cada una con un cartelito. Por la tarde un grupo de señoras invadieron el comedor, observaron los pasteles uno por uno. Entre cuchicheos y miradas de aprobación indagaban cómo estaban hechos y comentaban las ingeniosas decoraciones. Luego los probaron, sólo una o dos cucharaditas por porción. Participantes e invitados esperaban con ansiedad. Llegó el momento de dar un veredicto, todos guardaron silencio, yo escuchaba la respiración entrecortada de mi amiga en la cocina, hasta que eligieron uno, todas las damas aplaudieron y la señora de la casa recibió el premio.

     Por la noche escuché a mi amiga sollozando emocionada, reavivé el fuego y la felicité por haber ganado el concurso, ella me contestó golpeteando los discos de hierro y yo tiraba chispitas que caían cada vez más lejos. Estábamos tan felices que mi amiga se ahogó de risa, un espeso humo inundó la casa y mis carcajadas llenaron de estrellitas el salón. Todos despertaron tosiendo y gritando, abrieron las ventanas y el fresco de la noche nos calmó.

Tomado de https://xn--cuentoscortosparanios-ubc.org/

Armando Manzanero ganó el Latin Grammy por el disco ‘Duetos’. Foto: Kevin Winter/Getty Images.

TOQUE A LO FARÁNDULA
Armando Manzanero era “un loco
enamorado de la vida“, dice su hijo
Por Javier Merino
Zona Pop CNN

     Hablar del maestro Armando Manzanero es hablar de uno de los íconos de la música en español en todo el mundo.

     Varias generaciones crecieron escuchando sus temas, y otras lo conocieron gracias al cantante Luis Miguel y sus discos ‘Romances’ en los cuales los temas del maestro eran interpretados por ‘El Sol’.

Zona Pop CNN habló con Juan Pablo Manzanero, hijo del cantante, sobre un lado personal del compositor e intérprete.

—¿Cómo definir al gran maestro Armando Manzanero?

     «Yo defino a mi padre como un gran músico mexicano que tuvo la oportunidad en el sureste de nuestro país de donde viene esta ola de música cubana, toda esta escuela del romanticismo y el bolero. Mi padre aprendió a tocar música clásica en el conservatorio a los 16 años, y va a la Ciudad de México a probar fortuna con 600 pesos de esa época y sin conocer a nadie».

El maestro Armando Manzanero es recordado a casi un año de su fallecimiento. Y ‘Somos novios’, ‘Esta tarde vi llover’, ‘Contigo aprendí’ y ‘Adoro’, son algunos de sus temas más conocidos.

     Añade que su padre traspasó fronteras: «La grandeza de mi padre como artista es haber logrado, no solo con su enorme talento, haber logrado salir de una ciudad muy pequeña, de una casa de loza, descalzo y hablando maya y lograr traspasar fronteras y ser conocido en todo el mundo».

—A casi un año de su fallecimiento, y haciendo una retrospectiva de su vida, ¿cómo no olvidarnos de él?

     «Es muy difícil olvidarse de una persona que sembró tanto amor, independientemente del artista, fue una gran personaje, muy ocurrente y divertido. Era un loco enamorado de la vida, con una gran pasión por la cocina. Sobre todo, le encantaba congregar a las personas que él amaba y la mejor enseñanza que nos dio, es que todos los días se trabajan y se disfrutan como si fueran el primer día de tu vida».

—¿Cuál era su canción favorita y por qué?

     «‘El día que me quieras’ del maestro compositor Carlos Gardel. Con esa se enamoró por primera vez y con esa canción quiso ser compositor y la tenía siempre muy presente en su vida».

Recuerdos de su último concierto

     Este sábado 16 de octubre, se pudo disfrutar el concierto ‘Una vida: Armando Manzanero desde Chichén Itzá’, el último gran homenaje que se le rindió en vida al respetado compositor yucateco.

     En el concierto participaron grandes artistas como Álex Lora, Carlos Rivera, Gaby Moreno, Juan Pablo Manzanero, Paquito D’Rivera, María Medina y Tania Libertad, con un gran escenario como lo es la zona arqueológica de Chichén Itzá.

     «Este concierto que se llevó a cabo en la Zona de Chichén Itzá es muy especial en cada uno de sus rubros. Con las actuaciones de todos los artistas invitados y el amor que se le dio a mi padre. Y lo más importante, es que un maya haya pisado un escenario tan importante. Mi padre estuvo a la talla y muy emocionado de este último concierto que dio», afirma Juan Pablo.

     Todos los intérpretes están acompañados por la Orquesta Típica de Yukalpetén y entre los temas que se interpretaron esa noche, están ‘Somos novios’, ‘Nada personal’, ‘Esta tarde vi llover’, ‘No’ y ‘Nos hizo falta tiempo’, entre muchos más.