Sonido Musical Instrument Digital Interface, MIDI: canción ‘Inspiración de la mañana’

Fernando Mora R. – 3138710837 navarquia@gmail.com

Por Francisco Rodríguez Criado

     La luz de un nuevo día le ha despertado. Tras unos minutos de perezosa indecisión, se levanta de la cama. Camina hacia el cuarto de baño. Se lava la cara, las manos, los dientes. Se mira en el espejo. No le gusta lo que ve.

‘Día domingo por la mañana’, obra del pintor mexicano, de Sinaloa, Antonio López Sáenz, realizada en el año 2000. En 2014, compitió en el concurso ‘10 Pinturas Universales en México’. Tomado de http://culturacolima.gob.mx/

     Vuelve a su habitación. Se asoma a la ventana. No es una hermosa vista, apenas unos sucios y viejos tejados. Mira el reloj y piensa que debería darse prisa. Tiene cosas que hacer. Pero la llamada del deber no consigue vencer a la apatía. Esa indolencia es la que siempre le ha hecho llegar tarde a todos los sitios. Por ella llegó tarde a su graduación. Le hizo llegar tarde a las entrevistas de trabajo, a sus citas amorosas, a las reuniones familiares. Pero no solo eso: llegó tarde al descubrimiento del sexo, a la verdadera amistad, a ganarse la confianza de sus padres, de sus jefes, de su casero…

     Ya nada le importa. Es una triste y lluviosa mañana de domingo y sabe que siempre llegará tarde. Piensa si algún día será feliz, si encontrará a la mujer de su vida: alguien con quien pasear tranquilamente por un parque bajo un sol agradable, alguien con quien concebir unos niños hermosos, alguien a quien dar caricias, a quien decir te quiero; una mujer que le entienda, que le ame, que le enseñe a vivir. Pero no tiene demasiadas esperanzas.

     Se vuelve a mirar en el espejo, y se ve tan viejo y sucio como esos tejados. Se pregunta si algún día esa mujer que no conoce y que ni siquiera sabe si existe le rescatará de la soledad, de la desidia, de su indiferencia ante la vida. Pero ya no espera nada del amor. Es más, ya no cree en el amor, porque ya no cree en nada.

     Recibe una llamada telefónica y una voz al otro lado del teléfono le pregunta si está preparado. Él dice “sí” aunque está sin vestir. Mira el reloj, y empieza a ponerse la ropa.

     Y, mientras la lluvia encharca la ciudad esa triste mañana de domingo, se da prisa para no llegar tarde a la boda, a su propia boda.

Tomado de https://narrativabreve.com/ – del libro  Siete minutos… Adquirir en Amazon

Miguel Varoni

Por Guillermo Romero Salamanca

     Una vez termine ‘Rafael, el ídolo’, Caracol Televisión transmitirá ‘Pedro El Escamoso’, la telenovela con más capítulos en la historia de la pantalla chica en Colombia. Son en total 300.

     Narra las aventuras de Pedro Coral Tavera, interpretado magistralmente por Miguel Varoni, hijo de Teresita Gutiérrez y actual esposo de Catherine Siachoque.

     Pedro no es el típico galán: no es rico, no es guapo, no se viste bien, se cree buen bailarín. Es la novela de un mujeriego empedernido, un galán implacable que llega a Bogotá escapando de su pueblo natal a raíz, nada más ni nada menos que de un problema de faldas.

Entre faldas he de verte

  A su llegada, Pedro, un ser ‘escamoso’, listo y enamoradizo, ‘tropieza’ con el amor de su vida, Paula Dávila, personificado por Sandra Reyes, y en menos de 48 horas termina siendo su chofer y confidente. No sólo eso, también se transforma en el gran sustento de la familia Pacheco, integrada exclusivamente por mujeres, a quien el hombre de la casa acaba de abandonar para irse al otro mundo.

A relucir sus escamas

Los colombianos Miguel Varoni y Sandra Reyes, con el argentino Javier Alejandro Gómez, protagonistas, entre otros, de ‘Pedro El escamoso’.

   Así es como Pedrito Coral Tavera encuentra el escenario perfecto para actuar y desplegar sus escamas. Crea su propio universo, plagado de grandes mentiras, pero buenas intenciones. Y, finalmente este seductor recalcitrante termina siendo la persona clave en la vida de todo ser humano que se le cruza, contagiando alegría con su ‘sonrisa de oreja a oreja’ y su particular forma de vestir, hablar y de emocionar.

Tema de Calixto Ochoa

     Pedro el Escamoso es un tipo que cree ser el más guapo, el más atractivo, el mejor bailarín, el que todo lo sabe, es mentiroso y por si fuera poco es un mujeriego siempre aprovechando la oportunidad de conquistar a cuanta chica se atraviese por su camino. Es considerado como el Hércules Tercermundista y es famoso por su baile del pirulino y su encantadora sonrisa.

     ‘El pirulino’ es una canción compuesta en 1961 por el excelso compositor de Sayco, Calixto Ochoa e interpretada por Los Golden Boys.

     Esta agrupación cuenta con lista de éxitos como ‘El gozón’, ‘La chichera’, ‘El pirulino’, ‘Rubiela’, ‘El ambiente’, ‘Dame tu boquita’, ‘El año viejo’, ‘El twist del guayabo’, ‘El locutor loco’, ‘Hasta que salga el sol’, ‘La negra Celina’, ‘Si me quieres’ y ‘Sonríeme’.

     En los años setenta lanzaron uno de los mayores éxitos radiales: ‘Locutor loco’. No hubo una sola emisora en el país que no pasara esta canción compuesta por Pedro Jairo García y eso les dio una proyección internacional.

Calixto Ochoa.

     Aunque el grupo nació en Medellín en 1961, por logística se trasladó a Bogotá en 1971 y comenzaron sus grabaciones con Discos Fuentes que fueron bien recibidas por los amantes de la música tropical.

     En el 2001, gracias a la novela ‘Pedro, el escamoso’, el protagonista Miguel Varoni inventó un baile que se convirtió en un estilo para para bailar ‘El pirulino’, composición magistral del inmortal Calixto Ochoa.

Así nació ‘El pirulino’

     El maestro, rey vallenato, fundador de Los Corraleros de Majagual y uno de los más prolíficos de la Sociedad de Autores y Compositores Sayco, contaba que la canción nació cuando un día fue con sus músicos para un kiosco en Sincelejo a comprar guarapo. Allí encontró a don Aquilino, dueño del negocio, que estaba tomando cerveza con un amigo apodado ‘Pirulino’, quien se emborrachó y cuando salió a un patio a “desahogar sus penas”, una perra se enfureció y le rompió su único pantalón. En medio de risas y con ese drama, Calixto armó la canción que lleva ya más de 50 años alegrando a los colombianos.