Biblia y canciones

El multifacético Aries Vigoth afirma que compone canciones con la Biblia en la mano y que tiene en su archivo decenas de temas que no pasaron por exigencias de disqueras. Guillermo Romero Salamanca lo cuenta.

ARIES VIGOTH

“Compongo, Biblia en mano”

Por Guillermo Romero Salamanca

Jinete, enlazador, baquiano, caballicero, coleador: Aries Vigoth. Imagen de https://www.youtube.com/

“Cuando yo quiero componer una canción, cojo la Biblia, leo algunos párrafos y de inmediato viene la inspiración. En cuestión de diez minutos ya tengo un tema que canto, gozo y me parece genial”, reveló el verseador, intérprete, jinete, enlazador, baquiano, caballicero, coleador, preparador de café cerrero, cocinero de mamonas, pescador y el sin tocayo más original de Colombia: Aries Enott Vigoth López.

Compuso con el maestro Marcos Rodríguez Merchán, uno de los temas más populares de la música llanera: “Predestinación” que en uno de sus versos dice: “Cuando estoy pensando en ti, todo en la vida se acaba, le pregunto a los luceros, y en vez de ellos me contesta la nostalgia”, luego agrega: “Que por qué motivo lloro, que si olvido hay que olvidarla, que la predestinación es la ilusión que se alcanza o no se alcanza”.

En una amena entrevista en “Troya Noticias”, el informativo de internet, “el romántico del Llano” improvisó y a pesar de ser tan de mañana, cantó en directo, sin calentar la voz, sin analgésicos, ni aspirinas como hacen otros vocalistas.

El maestro, que nació en la vereda San Nicolás, jurisdicción del Municipio de Hato Corozal, en el Casanare el 29 de agosto de 1957 lamentó que los muchachos de ahora no sabían montar a caballo a pie pelado, ni domar una bestia, ni mucho menos preparar un plato de comida, no valoran la música y le han cambiado todo el sentido cultural y patrimonial de los Llanos Orientales”.

“Pero es que también ocurre algo especial: se acabaron los hatos, ahora existen grandes cultivos de arroz, de plátanos o de frutas y toda la geografía ha cambiado”, comentó.

Ha presentado más de 20 producciones discográficas y tiene en su archivo decenas de canciones que no pasaron por las exigencias comerciales de las disqueras. “Allá escuchan los temas y aunque son trabajos considerados como especiales, si no ven que pueden ser vendidos, los rechazan, pero eso no quiere decir que uno las deje en el olvido”, agregó Aries, quien es uno de los maestros más apreciados en Sayco.

César Ahumada, gerente de la entidad que defiende a los autores y compositores, reconoció que el maestro es un ícono de la música llanera en el país. “A él se le conoce por grandes canciones como “Predestinación”, “Antojos”, “Amor ideal”, “Una casita bella para ti”, “Llanura aquí está tu hijo”, “Amor ideal”, “La fiera”, “Desesperación”, “El gabán parrandero”, “El sida”, “La voz del joropo”, “Agonía”, “Desengañado”, “Pentagrama nacional”, “La ley del amor”, “Garcita blanca”, “Corazón infiel”, “Química”, “El gran maestro” y “Madrecita santa”. Esto demuestra el talento y gallardía que tiene. Admirable”, contó el directivo.

Para la periodista Vivian Díaz, admiradora de la música llanera y en especial del maestro Aries, recordó también que él fue homenajeado en el Salón Elíptico del Capitolio Nacional cuando le otorgaron la “Magna Cruz Bolivariana” y le pidió que cantara alguno de sus recientes temas.

Aries, sin dudarlo un segundo, comenzó a entonar la más reciente canción que habla de amor, de su llano y de la alegría de la vida.

Para el maestro, los parrandones llaneros, ya se habían acabado. Imagen de  https://www.ecosdelcombeima.com/

El maestro al ser consultado por los parrandones llaneros, comentó que ya se habían acabado. “En mi época uno citaba a los amigos y organizaba toda la atención, comida y música para tres días, las mujeres bailaban y gozaban con las estrofas que se improvisaban, ahora, cobran las entradas y eso ya no es lo mismo. Todo ha cambiado”, comentó.

Aries Vigoth ha recorrido palmo a palmo la región de los Llanos Orientales cantando, sin embargo, relató que fue una disquera venezolana la que le dio la primera oportunidad de grabar sus canciones.

Gracias a su potente voz, su sonrisa permanente, su don de gentes, su alegría ha llevado su mensaje y ha contado sus historias llaneras por España, Portugal, Italia, Estados Unidos, México, Puerto Rico, Ecuador, Perú y Venezuela donde es considerado como una de las grandes figuras de los ritmos llaneros.

Uno de los momentos destacados en su vida artística ocurrió cuando la Orquesta Sinfónica de Londres grabó “Predestinación”, ocasión que elevó al folclor llanero a nivel mundial.

Fueron unos 40 minutos de anécdotas, canciones, confesiones del maestro en el informativo “Troya Noticias” de Luis Guillermo, el periodista y locutor que estaba impresionado al escuchar al maestro.