Arte: El Muelle Caribe… Imágenes de Internet.

Por Jorge Agudelo Moreno

Los dirigentes políticos en Colombia creen que los demás somos estúpidos, que no tenemos memoria, que los profesionales de la salud, los escritores, los columnistas y los líderes sindicales del área no investigamos, que de nosotros se pueden burlar cuántas veces les dé la gana porque todavía, de manera descarada y sin ninguna vergüenza, andan todos los días diciéndole mentiras al país…

Ahora andan con el sambenito —léase infamia— de que como no funciona la prestación del servicio de salud, se requiere entonces hacer más leyes y otra reforma a la salud, cuando en Colombia lo que sobran son leyes sobre el tema, leyes que permanecen como letra muerta, como una burla hacia los parlamentarios que las han hecho, los presidentes de la República que las han firmado y del pobre pueblo que es el que sufre… Por favor, señores: ¡Ya basta! ¡Respeten a los colombianos! ¡Dejen de echar tantas mentiras, que aquí no hay bobos, carajo!

Para la muestra de lo que aquí estoy afirmando, es decir, que no se necesitan más leyes ni reformas para mejorar los servicios de salud, enuncio cinco leyes que, si se aplicaran, le darían un vuelco total y profundo, como debe ser, al actual sistema de salud curativo por uno preventivo, que resolvería, de manera definitiva, la ocurrencia de tantas enfermedades, accidentes, tragedias y muertes que están ocurriendo en el país…

Les hablo de la ley 1355 del 2009, sobre la Obesidad y las Enfermedades No Transmisibles… De la Ley 1384 del 2010, llamada Ley Sandra Ceballos, Por la cual se establecen las acciones para la atención integral del cáncer en Colombia… De la Ley 1438 del 2011, Por medio de la cual se reforma el sistema de seguridad social en salud y se dictan otras disposiciones, norma que contiene un aspecto clave como la Atención Primaria en Salud, a través de la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades… De la Ley 1566 del 2012, Por la cual se dictan normas para garantizar la atención integral a personas que consumen sustancias psicoactivas… Y de la Ley 1571 de 2015 o Ley Estatutaria de Salud que, con tantos bombos y platillos, nos anunciara el Presidente Santos.

Imagen de https://slideplayer.es

Con estas leyes no necesitamos más normas ni más reformas a la salud. Con la implementación de estas cinco leyes, abandonamos la bendita ley 100, uribista, causa y efecto de todas las tragedias que hoy padecen los colombianos en materia de salud… ¿Esto es mentira mía? ¿No existen estas leyes? ¿No las aprobaron nuestros parlamentarios? ¿Acaso no es una burla contra ellos y los colombianos porque, sencillamente, son letra muerta? Señores políticos: dejen de ser mentirosos, digan la verdad, digan que ustedes no van a acabar con el negocio, que la prevención no les interesa y punto.

Pues sí, entonces hablemos con la verdad y sin tapujos: el único gobernante que se atrevió a separarse del sistema curativo e impulsar el sistema preventivo en salud, ha sido Gustavo Petro, en el año 2012, con los llamados Territorios saludables, en la Bogotá Humana, utilizando la ley 1438 del 2011, recién aprobada porque él fue Alcalde de Bogotá del 2012 al 2015, abandonando la bendita Ley 100, que produjo unos resultados exitosos —que no los quieren reconocer—, e implementando la Atención Primaria en Salud… Este es un ejemplo que tenemos que reconocer los colombianos, sin egoísmos, porque tenemos que ser serios. Este modelo en salud también lo va a aplicar Carlos Caicedo en el Magdalena, con su programa de Medicina familiar llamado Médico a tu casaque, estamos seguros de ello, dará buenos resultados si lo dejan trabajar y no lo siguen acosando y amenazando con separarlo del cargo o con atentados personales, de muerte, para sacarlo del camino…

Entonces, está claro que lo que necesitamos es dar un viraje de 180 grados, acabar con la Ley 100 e implementar la Ley 1571 de 2015 o Ley Estatutaria de Salud, y las otras 4 leyes aquí recordadas. No necesitamos más leyes ni reformas para poder pasar del sistema curativo actual, que ha demostrado hasta la saciedad, sobre todo con la pandemia del coronavirus, que es un sistema perverso, costoso y criminal, en el cual el interés está centrado en el negocio, en la rentabilidad económica, y no en los pacientes, en la gente, como sí lo hace el sistema preventivo con la Atención Primaria en Salud, que es un sistema más racional, probado en Colombia y en el mundo… No necesitamos más leyes, necesitamos implementar las ya existentes, necesitamos hacer realidad la frase del líder cubano José Martí en el sentido de que la mejor medicina no es la que cura, si no la que previene… ¡La prevención es la consigna!

A nivel nacional, como se sigue implementando el sistema curativo y su bendita Ley 100, el Ministerio de Salud no funciona, la Superintendencia, como apéndice del presidente de la República que dirige el sistema, tampoco funciona, o sí funciona, claro, pero para los intereses del presidente y de los políticos de los partidos de la coalición de gobierno. Las entidades de control como la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía, no procuran, no controlan ni fiscalizan, o sí: procuran, controlan y fiscalizan los intereses de sus aliados, los politiqueros que nos mal gobiernan.

Imagen de https://www.facebook.com

Ante esta cruda realidad, ¿qué nos espera a los colombianos y qué debemos hacer? Nos espera… más de lo mismo, más aplicación del modelo curativo, más ley 100, nada de prevención, pero eso sí, más actos de corrupción, más enfermos, más accidentes, más tragedias y más muertos…

¿Y qué debemos hacer? Unidos, elegir un próximo presidente honesto, que venga, de verdad, a atacar la corrupción, a aplicar la prevención con la Atención Primaria en Salud… Un presidente que lleve al abandono de la bendita Ley 100 y aplique la Ley estatutaria de salud y demás leyes… Por alguien así es que hay que votar en 2022…

Quedamos a la espera de que eso ocurra, mientras tanto, los invito a que este martes, a las 5 de la tarde, por zoom, me acompañen en el acto  de presentación de mi sexto libro, con el cual le haremos un merecido homenaje a nuestros héroes de la salud…