Imagen de https://www.exitoysuperacionpersonal.com

 Felicidad es poder despertar, todos los días, a una nueva oportunidad.

     Es escuchar el canto de los pájaros al amanecer, ver a tus hijos crecer, contemplar al ser amado. Felicidad es tener un techo, tener una cama donde dormir, poder tener el alimento diario.

     Felicidad es ver el sol y la lluvia, sentir que hay una energía superior dentro de ti. Felicidad es poder caminar, es poder hacer amigos. Es disfrutar de las cosas simples que te da la vida.

     Te has preguntado para ti… ¿qué significa la felicidad?

Imagen de https://desmotivaciones.es

     Sé cuidadoso con tus palabras ellas hacen que atraigas o alejes lo que deseas…

     Cuántas veces dices, “pero yo oro a la Divinidad y no se materializan mis peticiones”.

     Te vanaglorias de que no eres una persona negativa, que, al contrario, animas a los demás, pero… ¿realmente has hecho conciencia de tus palabras, de cómo expresas lo que deseas?

     Cuando expresas cosas como “por fin me llegó ese cliente, pero es un cliente complicado, o mala paga… Esperemos que todo salga bien, ojalá me paguen a tiempo”. “Bien hecho lo que le paso a esa persona, por mala gente”. “Esperemos me contraten, porque… ¡a mi edad!”. Y la lista puede ser interminable…

     Todas esas expresiones y más, hacen que se genere un bloqueo energético en tu inconsciente y por más que pidas no se te dará, porque ya estás decretando que no te va a salir.

      Cuando mental o verbalmente te alegras por el error cometido por el otro, estas bloqueando automáticamente tu flujo de abundancia, porque el universo entiende que si el otro no es merecedor tú tampoco, porque estás deseando el mal al otro.

     La invitación hoy es a hacer uso cuidadoso y consciente de las palabras, para permitir que el flujo de energía de prosperidad y abundancia, se manifieste en tu vida.

Imagen de https://terapiaconana.com

     ¿Por qué tienes miedo al amor?

     Porque te han herido, porque te han fallado.

     No temas arriesgarte una y otra vez, hasta que logres encontrar el verdadero amor.

     Si tienes miedo al amor, es porque no has perdonado, porque en cada hombre o mujer, ves esa persona que te fallo y entras a una relación condenando a tu nueva pareja, por equivocaciones de otros.

     De esta manera, entras perdiendo, porque entras condenando.

     No todos los seres humanos son iguales, no temas buscar a esa persona que te gusta, llamarla, escribirle, hacerle sentir que te importa.

     Es posible que te rechace. Si es así, simplemente no era la persona para ti.

     Pero, y si no te rechaza y si, simplemente, quiere que la(o) conquistes, no creas que esa persona va a estar siempre para ti, solo porque una vez le dijiste que te gustaba, pues sin detalles todo sentimiento se enfría.

     Debes regar día a día la semilla del amor, para que el día de mañana sea una gran planta, que te dé abrigo y haga de tu día un día maravilloso.