Casi la mitad de las personas que tienen hipertensión arterial no lo saben. Así lo afirma el doctor Jorge Bustos, médico internista y cardiólogo de la Fundación Cardioinfantil.

Jorge Bustos, médico internista y cardiólogo.

     Este 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, la más frecuente de las enfermedades cardiovasculares.

     —¿Qué es la hipertensión arterial?

     —J.B.: La hipertensión arterial es la enfermedad cardiovascular más prevalente y se caracteriza por cifras arteriales persistentemente elevadas, mayores de 130/80.

     —¿Cuáles son los exámenes que se debe tomar un paciente para saber si tiene esta condición?

     —J.B.: En principio no hay ningún examen que te diga si tienes hipertensión arterial o no, básicamente es la toma de tensión arterial por una persona calificada, con un adecuado tensiómetro y una adecuada técnica.

     —¿Con que frecuencia debemos controlar la tensión arterial?

     —J.B.: Idealmente todos deberíamos tomarnos la tensión arterial una vez al mes, aunque esto varía con la edad, los pacientes mayores de 50 años deberían controlar su tensión arterial por lo menos una vez cada 8 días. Esto cambia en pacientes que ya son hipertensos, pues debe ser con mayor frecuencia, pero estas indicaciones las debe dar su médico tratante.

     —¿Cuál es la incidencia de la hipertensión arterial en Colombia?

     —J.B.: La hipertensión arterial es la enfermedad cardiovascular más frecuente o más prevalente, sabemos que alrededor del 25% de los pacientes en el país pueden llegar a tener hipertensión arterial, pero esto aumenta con la edad, pacientes mayores de 50 años tienen hasta un 55% de posibilidad de ser hipertensos, y más preocupante aún, muchos de estos pacientes no saben que son hipertensos o se encuentran con tratamiento médico subóptimo.

     Además, la hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo para muerte cardiovascular, con muerte cardiovascular me refiero a infarto agudo del miocardio, eventos cerebrovasculares, enfermedad renal crónica y otras patologías cardiovasculares. Convirtiendo a la hipertensión en la principal causa de muerte por enfermedades crónicas en el mundo.

     —¿Cuál es la población más vulnerable de padecerla?

     —J.B.: Los pacientes adultos mayores de 50 años tienen una mayor prevalencia de hipertensión arterial, y esto también aumenta con otros factores de riesgo; por ejemplo, fumar, padecer obesidad, malos hábitos alimenticios, sedentarismo, entre otros.

     —¿Es cierto que los hipertensos son más susceptibles a adquirir Covid-19?

     —J.B.: No es cierto que los hipertensos sean más susceptibles a adquirir la infección, tienen la misma susceptibilidad que tiene cualquier otra persona debido a que es una infección respiratoria; sin embargo, sí pueden llegar a tener más complicaciones en el momento de adquirir la infección.

Con cambios en el estilo de vida, la hipertensión puede —puede— ser curable…

   —¿Cómo podemos saber si la hipertensión que se padece es moderada o severa?

     —J.B.: Esto se hace a través del seguimiento de las cifras de Hipertensión arterial tomadas por el médico tratante. En la Fundación Cardioinfantil, como institución enfocada en medicina cardiovascular para adultos y niños, contamos con métodos diagnósticos y de tratamiento especializados como el MAPA —Monitoreo Ambulatorio de la Presión Arterial—, un método de clasificación de acuerdo con los niveles de hipertensión arterial o de tensión arterial, así clasificamos al paciente en diferentes estadíos para de esa manera ofrecer el tratamiento más adecuado para su condición clínica.

     —¿Qué tratamientos e innovaciones tiene la Fundación Cardioinfantil para esta enfermedad?

     —J.B: En la Fundación Cardioinfantil contamos con un equipo interdisciplinario para el tratamiento de esta enfermedad, compuesto por endocrinólogos, nefrólogos, cardiólogos, cardiólogos intervencionistas, en el cual nos encargamos del manejo de pacientes con Hipertensión arterial resistente, uno de estos tratamientos es la denervación renal, también tenemos un grupo de especialistas encargados de manejar la hipertensión arterial secundaria, esta es una enfermedad diferente ya que es secundaria a otras enfermedades y es potencialmente curable.

     —¿La hipertensión arterial se controla o se cura?

     —J.B.: La hipertensión arterial es controlable, existen algunos casos en los que podemos decir que con cambios en el estilo de vida la hipertensión puede ser curable, pero usualmente solo podemos controlarla. En otros casos, como en la hipertensión arterial secundaria, potencialmente puede ser curable.

     —¿Qué recomendaciones puede darles a los colombianos que sufren esta enfermedad y cómo prevenirla?

     —J.B.: Lo primero, es que deben asistir a su médico y tener controles estrictos, idealmente deben asistir a un cardiólogo por lo menos una vez al año, la adherencia de los medicamentos y los cambios en el estilo de vida son fundamentales para lograr el control de la tensión arterial, es importante hacer deporte, dejar de fumar, bajar de peso y comer sanamente.

     Para prevenirla, lo más importante es llevar una vida sana desde jóvenes, evitar fumar, consumir alimentos saludables y tomarse la tensión arterial regularmente.

Jenny Tamayo

     Recibir varios requerimientos al mismo tiempo, tener que estar constantemente disponibles a través de los dispositivos móviles y las largas horas de trabajo, son los factores que han incidido en el incremento del estrés de los Directores de Comunicación Organizacional (Dircom) durante este tiempo de aislamiento, según lo revela la encuesta realizada por Comunicadores Antioquia.

     Entre el 23 de abril y el 3 de mayo de 2020 profesionales de Colombia y cinco países de América Latina participaron en la encuesta que tenía como objetivo identificar los efectos que ha tenido la pandemia provocada por el Covid-19 en la gestión de los comunicadores organizacionales, en las estrategias y actividades que se han llevado a cabo, así como el liderazgo que han ejercido en estos momentos y los impactos de la gestión comunicativa.

     Las constantes decisiones que toman los gobiernos nacionales, regionales y locales; los planes, cambios y medidas adoptadas por las empresas para afrontar la pandemia, requieren que sean dados a conocer de una manera clara y oportuna a todas las audiencias relacionadas con la organización y para ello han estado los profesionales de la comunicación, desplegando un abanico de medios, según lo revela la encuesta.

     “La necesidad de comunicar sobre las actividades adelantadas por las empresas para cuidar a los empleados, aliados, proveedores y clientes, ha ocasionado no solo un incremento en el trabajo de los Dircom, sino también un mayor liderazgo y empoderamiento de los profesionales que lideran estos temas en las organizaciones”, comentó Jenny Tamayo, líder de la encuesta, comunicadora social-periodista de la Universidad de la Sabana, magister en Educación/TEC, especialista en Desarrollo Local/OIT Docente Universitaria y asesora empresarial.

     Finalmente, la encuesta reveló que el Correo electrónico y WhatsApp son los medios que más han utilizado (85%) las organizaciones para transmitir sus mensajes, seguidos de las publicaciones en redes tanto internas como externas. Los videos, así como las conferencias y reuniones virtuales, ocupan el tercer lugar.

     Los resultados de la encuesta se pueden consultar en https://www.linkedin.com/feed/update/urn:li:ugcPost:6666713089704030208/

Participa Víctor Hugo Lucero-Primiciadiario.com

     “La corrupción es el peor mal que tiene el país, hay que enfrentarlo como sociedad, porque el Estado se quedó corto”, sostiene el senador Temístocles Ortega. “Debemos ser claros: la corrupción derrotó al Estado”.

     “Los partidos políticos no existen. Son aparatos electorales que tienen que aceitarse con recursos públicos y privados para actuar. Se potencia la cultura del todo se puede, del sálvese quien pueda, del aquí no pasa nada y llega la metástasis y todo el sistema de valores, principios y de las instituciones se corrompe», agregó.

     “La Justicia de Colombia está desfinanciada, lenta, inoperante, politizada y permeada por la corrupción en muchos países. Entre nosotros, nuestro país, tiene muchas falencias que no han podido solucionarse, no obstante, muchos intentos de reformas fallidas”, manifestó.

     El abogado Temístocles Ortega Narváez, ocupa una curul en el Senado de la República, luego de haberse desempeñado como Gobernador del Cauca, en dos oportunidades por elección popular, presidente del Consejo Superior de la Judicatura, Viceministro de Justicia, Representante a la Cámara, secretario de Educación en el Cauca, entre otros cargos.

De la pandemia a la corrupción

     En amplio diálogo con el congresista Temístocles Ortega Narváez, se tocaron diversos temas de importancia en el ámbito nacional durante una entrevista que se realizó así:  

     —¿Cómo analiza esta pandemia y cómo afectará al planeta?

     —Estamos ante una situación de emergencia nunca antes conocida, aún comparadas con pandemias anteriores. Está por las características del virus y el estado actual de las sociedades en el mundo y la globalización en todos los órdenes, plantea nuevos y mayores retos. Nadie estaba preparado para enfrentarla, sus efectos van a ser demoledores en materia de salud, vida y economía y obligará a cambiar paradigmas y re dimensionar los conceptos y la acciones. Ojalá el capitalismo salvaje tome nota de todo esto y se produzcan los cambios para humanizar los sistemas políticos y económicos mundiales.

     —¿Qué opinión tiene del manejo de la emergencia por parte de las autoridades colombianas?

     —Las autoridades colombianas se han sujetado a las pautas internacionales. Como los efectos de la pandemia ya se conocen en otros países, hay lecciones aprendidas para NO hacer lo que ellos hicieron mal, y para SI hacer lo que hicieron correcto y mejorarlo. Por ejemplo, debimos cerrar el aeropuerto Eldorado más pronto, cerrar más rápido el país. El virus llegó desde Europa y USA. El confinamiento debió ser igualmente antes. Sin embargo, haberlo hecho como se hizo nos protegió y nos está dando tiempo para alistarnos para el momento del pico. Los contagios irán aumentando y el sistema hospitalario se está preparando para atenderlo. Nos falta más pruebas, más tapabocas para toda la población y mayor educación para que la gente tome más conciencia de la necesidad de la auto protección.

Crudeza: la inmensa pobreza

     —¿Cuál es su concepto sobre la forma como se están dando las ayudas en alimentos a los colombianos?

     —En materia de ayudas de alimentos, si bien se ha hecho un esfuerzo grande, aún se requiere más organización para poder llegar a muchos sectores. La pandemia mostró con más crudeza la inmensa pobreza de nuestro país, la enorme cantidad de hogares y gente que vive en la informalidad y el rebusque. Si bien se han apoyado algunos de estos sectores, falta más, y en materia económica la intermediación financiera. El papel de la banca ha sido mezquino, beneficiándose inmoralmente de la situación y evitando que los recursos lleguen a quienes de verdad los necesitan, familias y micro y pequeñas empresas. Esto ha empeorado la situación social y generado desempleo.

     —¿Considera que el gobierno ha sido franco o esconde algunas cifras en materia del coronavirus en nuestro país?

     —No creo que haya cifras escondidas. Esto se puede monitorear además por organismos de salud multilaterales. Lo que hay es atraso en las estadísticas. Las mediciones reportan la realidad de por lo menos dos semanas antes. La falta de pruebas, que es una gran falencia, impide tener cifras en tiempo real.

Situación de la salud

     —¿Como senador de Cambio Radical se siente representado en el gobierno con el ministro de Salud, Fernando Ruiz, quien es la cuota de participación de su colectividad en la administración Duque?

     —Nuestro partido es independiente, no hacemos parte ni del gobierno, ni de la oposición. Respaldamos lo que nos parece benéfico para el país y rechazamos lo que creemos no útil ni conveniente. El ministro Fernando Ruiz es de los profesionales médicos más competentes del país, con una sólida formación académica y una vasta experiencia profesional. Es una garantía de una buena gestión y de los cambios que hay que hacer, en un sistema de salud que no funciona bien. Le tocó esta gigantesca emergencia sanitaria y tiene las capacidades para enfrentarla y hacer que salgamos bien.

     —¿Qué opinión tiene sobre la situación de los trabajadores de la salud, médicos, enfermeras, entre otros?

     —El pésimo sistema de Salud que tenemos se mostró tal cual. El personal médico y de apoyo en salud no tenía ni la dotación para enfrentar una situación cómo está, ni sus salarios al día, ni la capacitación, ni la formalización laboral y otras deficiencias más. El coronavirus desnudó el sistema y mostró la necesidad urgente de hacer cambios.

     —¿Esta crisis desnudó la situación social, política y económica de Colombia?

     —Sí. Esta crisis de salud mostró claramente y de manera cruda y real, lo que todos sabíamos. Colombia es un país cuya situación social es deprimente, lacerante, lamentable. Las grandes mayorías viviendo en la pobreza, en la miseria, subsistiendo, sin oportunidades, sin derechos. Mientras un puñado de poderoso se apropian de la riqueza nacional y de las oportunidades. Hay que acelerar los cambios económicos y sociales para transitar de verdad hacia una sociedad equitativa, justa, democracia. Somos y esto es sabido, una de las sociedades más inequitativas, más desiguales del mundo.

La maldita corrupción

     —¿Cuál puede ser el origen para que Colombia sea calificado como un país líder en corrupción? 

     —La corrupción corre por el mundo entero. Odebrecht es la punta del iceberg en América latina, para citar solo un caso. Y Colombia hace parte de eso. Las causas, muchas. Desde el inicio de nuestra nacionalidad unos pocos se apoderaron de casi todo e hicieron uso del Estado a su antojo, como si fuera su bolsillo. Luego una sociedad pobre y no educada sometida al rebusque como fuera, después nos llegó el narcotráfico y toda su cultura de la ostentación, del lujo y el dinero fácil. Creamos una cultura del NO esfuerzo y del todo se puede, y eso entró al Estado, a los gobiernos y vino el saqueo de los fondos públicos. Agréguele nuestra débil institucionalidad, que facilita la impunidad y la componenda. Los partidos políticos no existen. Son aparatos electorales que tienen que aceitarse con recursos públicos y privados para actuar. Se potencia la cultura del todo se puede, del sálvese quien pueda, del aquí no pasa nada y llega la metástasis y todo el sistema de valores, principios y de las instituciones se corrompe. La corrupción es el grave mal del país y hay que enfrentarlo como sociedad porque el Estado se quedó ya corto.

     —Los corruptos están haciendo su agosto aprovechando el momento difícil de Colombia. ¿Qué propuesta tendría para combatir a estos delincuentes?

     —Claro en este ambiente que le he mostrado, los corruptos hacen su agosto, campean a sus anchas. Un Juez de la Corte Federal de USA enseña que ‘el sol es el mejor antiséptico en una democracia’. Se reitere control social. Entre más ojos estén pendientes de los recursos y su ejecución, hay más control. Se requiere que la gente se organice y participe en todos los detalles de los procesos de Planeación, aprobación y ejecución de los recursos públicos. Claro, fortalecer el aparato, las normas y acciones de control, pero bien sabemos que esto ya no es suficiente porque hay metástasis en el sistema.

     —¿Cuál es el modus operandi de algunos funcionarios frente a los contratos estatales con personas cuestionadas, que en alguna oportunidad llamó la atención en Twitter?

     —He llamado la atención de muchas formas y muchas organizaciones y personas lo hemos hecho. Lo más reciente ocurrido en Popayán es que en la selección, en la escogencia, en el nombramiento de gerentes o directores que administran los recursos públicos no se tienen en cuenta las calidades morales, ni los resultados de los nombrados cuando han ejercido funciones públicas. No se nombran a los mejores. Basta que haya sido politiquero de baja calaña y punto. Si se midieran por los resultados NO los nombrarían. Y eso es muy grave, porque desde ahí se fomenta la corrupción. Se dice que NO tienen impedimento, ni inhabilidades y eso puede ser cierto, porque aún no hay sentencias condenatorias penales o disciplinarias, pero No debe ser así, porque toda acción, toda conducta, toda norma, toda decisión se sustenta en la moral, en valores y usted desde ese punto de vista, no puede nombrar a personas de quienes la comunidad tiene imagen de incompetente, inmoral y deshonesto. Ese es un pésimo mensaje a la sociedad. Y si a eso le agrega que nombre o contrate con quienes están sometidos a juicios penales, han estado detenido y están subjúdice, imagínese el mensaje a la comunidad. ¡¡Explique eso!! Así no se le puede pedir a una sociedad que confíe en sus autoridades, en sus líderes, en sus gobiernos.

Propuestas de partido

     —¿Qué propuesta hay del Congreso de la República o de su Partido Cambio Radical, para superar crisis originada por la pandemia y que como siempre golpea con más fuerza a los colombianos vulnerables?

     —Hemos hecho en el Partido Cambio y Radical y con otros partidos propuestas en todos los temas. En salud, en la economía. En las diferentes medidas que creemos hay que asumir para enfrentar esta emergencia y lo que viene hacia adelante. Por ejemplo, hemos propuesto una renta básica mensual de un salario mínimo, para sectores pobres y vulnerables, que beneficie a más de 30 millones de colombianos, durante 3 años. Para que la gente tenga un ingreso mensual en esta época. Está apoyada por más de 50 senadores. Propuestas están hecha en todos los temas y estamos todos los días trabajando para sacarlas adelante. Es complejo porque el Gobierno en unos temas tiene posiciones inamovibles. Pero seguiremos trabajando para lograr lo más necesario y útil para la gente.

Justicia desfinanciada

     —Usted tiene una amplia experiencia en temas de justicia. ¿Qué se puede hacer en Colombia para enrutar la justicia?

     —La justicia es uno de los aspectos más importantes de cualquier Estado, de cualquier sociedad. Recuerde que las democracias occidentales se definen por la existencia de 3 poderes públicos, independientes. Si uno no existe, no hay democracia. Los sistemas judiciales en el mundo atraviesan desde tiempos muchas dificultades tanto en su estructura, como en su administración y en sus normas y procedimientos. Están desfinanciados, son lentos, algunos inoperantes, politizados y permeados por la corrupción. Ocurre así en muchos países. Entre nosotros tiene muchas falencias que no han podido solucionarse, no obstante, muchos intentos de reformas fallidas. Hay que seguir intentándolo, y hay que hacer las reformas porque cuando la credibilidad y confianza se deteriora los cambios se imponen. Nosotros hemos propuesto reformas para hacer un sistema que garantice el acceso de los ciudadanos a la justicia, para que opere con transparencia, prontitud y eficacia, para que garantice realmente los derechos. Y esa tarea continuaremos hasta que lo logremos.

     —¿Considera que el tema de las cárceles no ha sido atendido de manera eficiente por parte del gobierno? 

     —El riesgo de contagio en las cárceles es gigantesco. El gobierno no ha querido asumir responsablemente ese tema. Se lo hemos advertido. Puede ocasionar una situación lamentable de contagios y muerte en esa población. Deben agilizarse los mecanismos para descongestionar las cárceles y garantizar la salud y la vida de los internos y por supuesto que atiendan los procesos y cumplan las condenas impuestas. Los mecanismos para ello se conocen. Hay es que aplicarlos.

Alcalde sin precauciones

     —Juan Carlos López, alcalde de Popayán protagonizó un escándalo a nivel internacional como consecuencia de su contagio con la COVID-19. ¿Qué opinión tiene sobre este hecho? 

     —Sí, el alcalde de Popayán se vio envuelto en una situación embarazosa. Es claro que no tomó las precauciones debidas, pues el haber estado fuera del país, hecho Transito en España, país que presentaba indicadores de alarma de contagio y haber asistido a eventos masivos en Bogotá, cuando ya se sabía de la presencia del virus amerita cuidados y precauciones que no tuvo.

     —¿Cómo saldremos de esta pandemia?

     —Siempre envío mensajes optimistas. Siempre he estado al frente de las situaciones, siempre nos ha tocado resolver problemas de las comunidades y luchar por su bienestar. De esta situación saldremos adelante. Hagámoslo entre todos. Es un reto universal. Nos necesitamos todos. ¡¡Y lo lograremos!! Siempre hay que evocar el triunfo de la vida sobre la muerte, como nos los señaló García Márquez. De modo que sigamos trabajando juntos para superar este momento que es muy difícil y para hacia adelante recuperamos, aprender la lección, crearnos nuevos paradigmas y luchar por una sociedad más equitativa y justa.