El Día Mundial del Corazón —29 de septiembre— coincide con el mes del Amor y la Amistad; por eso, la Fundación Cardioinfantil quiere hacer un llamado a las personas para fomentar el cuidado del corazón, aprovechando que en este mes muchos estarán liberando emociones de fraternidad, compañerismo, solidaridad y tantas otras que complementan el amor.

     A quienes han celebrado el amor y la amistad y, en general, a todos los seres humanos les conviene mantener un estado de ánimo positivo, pues diversos estudios han comprobado que las emociones influyen de manera importante en la salud, especialmente en el corazón.

     La Guía Europea de Prevención Cardiovascular incluye desde 2012 el estrés entre los factores de riesgo cardíaco, y es que determinadas emociones pueden influir en nuestra salud cardiovascular, al desencadenar determinados trastornos cardiacos. Pero, ¿cómo nos afectan esas emociones de manera concreta?

Alta vitalidad

     Miguel Ronderos, cardiólogo pediatra de la Fundación Cardioinfantil, explica cómo el estado emocional puede hacernos gozar de buena salud o, por el contrario, ponernos en situación vulnerable ante una enfermedad.

     Uno de los órganos que más se afecta cuando el cuerpo se ve sometido a situaciones altamente estresantes es el corazón; curiosamente es el órgano que siempre se vincula a las emociones. “Este tiene un ritmo, el cual es regulado por el organismo de una forma compleja. Se ha visto que el estado de salud de las personas depende de que el corazón tenga la capacidad de variar mucho su frecuencia cardiaca que es la distancia entre diferentes latidos en el tiempo”, explica Ronderos.

     Una variabilidad alta es sinónimo de un organismo sano. Muestra de ello son las personas felices, quienes manejan un mayor rango de variabilidad de la frecuencia cardiaca.

Arriba la alegría

     Por su parte, las personas que experimentan emociones negativas como el odio, el rencor, la tristeza, la soledad, entre otras, tienen una variabilidad de la frecuencia cardiaca baja. Esto influye de manera negativa en el sistema inmunológico, el cual se deprime favoreciendo el desarrollo de enfermedades crónicas o patologías agudas como el Síndrome de Corazón Roto, también conocido como miocardiopatía inducida, una patología que se presenta en las personas que tienen una decepción amorosa o una depresión emocional fuerte.

4 pasos vitales

Miguel Ronderos, cardiólogo pediatra de la Fundación Cardioinfantil.

     La clave está en que las personas, además de incorporar hábitos de vida saludable, se preocupen por mantener a diario un equilibrio emocional, pues esto también debe considerarse como uno de los aspectos fundamentales para preservar la salud. “Toda la esfera mental del ser humano es la que domina la esfera emocional”, explica Ronderos, quien además asegura que hay cuatro pasos simples que debe seguir el ser humano para lograr el equilibrio entre la mente y el cuerpo:

     *Respirar: lo ideal es volver esta acción mecánica, en una más consciente. “Se ha visto que ese es uno de los mecanismos que más influyen en cómo varía el ritmo del corazón. Pero hacerlo bien no es tan sencillo porque hay una cantidad de interacciones hormonales y neuronales que no lo permiten especialmente en momentos de tensión emocional”, puntualiza Ronderos. La clave, según el experto, es hacerlo profundamente y varias veces al día ya que así se ejercita el corazón y la regulación de la variabilidad cardiaca.

     *Practicar sentimientos positivos: las personas se vuelven expertas en lo que practican a diario. Por eso, el reto es empezar a acostumbrarse a los sentimientos positivos y alejar los pensamientos negativos que afectan al organismo. En opinión de Ronderos, “si yo tengo emociones positivas, de alegría, felicidad, incluyentes, tengo una variabilidad de la frecuencia cardiaca protectora. Pero si tengo sentimientos de celos, odio, rabia, rechazo, incomodidad, negatividad, voy a tener muy poca variabilidad de la frecuencia cardiaca y mayor riesgo de enfermar”. Ronderos agrega que “no somos conscientes de los pensamientos negativos porque nos habituamos a vivir en condiciones completamente inadecuadas y nos sorprendemos cuando nos enfermamos, pero eso es el fruto de una sumatoria de hechos que nos llevan a vivir inmersos en situaciones estresantes que nos mantienen al límite”.

     *Hacer lo que le gusta y tener tiempo para disfrutarlo: llevar a cabo actividades agradables, tiene un efecto relajante sobre el cuerpo y la mente. “Para disfrutar de ellas es importante cambiar el enfoque y empezar a entender la importancia de tomarse el tiempo para hacer las cosas”, asegura el especialista.

     *Agradecer y sanar las relaciones: “Diversos estudios científicos han demostrado que las enfermedades son mucho más duras cuando se viven en soledad. Hay investigaciones que muestran que, por ejemplo, independiente del tipo de cáncer, la sobrevida depende mucho de que haya una red de soporte y una esperanza de vida”, cuenta el experto. Por eso, es clave mantener un buen trato con las personas más cercanas al corazón, pues esto nos mantiene felices y además “perdonar tiene un efecto sanador importante. El objetivo final es tener paz en el corazón”, concluye.

     Esta época resulta ser una buena excusa para equilibrar las emociones, cargarse de buena energía, disfrutar de los momentos que nos da la vida y mantener un corazón sano en medio de una pandemia que nos ha retado a todos de diferentes formas; que el amor y las buenas emociones sean siempre un motivo para estar bien con nosotros mismos y con los seres queridos que nos rodean.

     El diccionario de la vida de Natalie Ackerman, sólo tiene tres palabras: “Sí se puede”.

     Su escudo de armas contiene las banderas del positivismo, los marcos del coraje y las estrellas del profesionalismo y la capacidad.

     Un día con ese lema de campaña y su escudo determinó que podría obtener la franquicia para Colombia de Miss Universe. Al fin y al cabo, ella había pasado por la experiencia del desfile en el Reinado Nacional de Belleza y, además, había representado a su Atlántico del alma.

     Experiencia que le sirvió para luego ser presentadora de televisión y actriz. Tiene ahora el reto de su vida: mostrar su primer paso como presidente de Miss Universe Colombia, evento que se llevará a cabo entre el 6 y el 16 de noviembre y que contará con una transmisión de dos horas de la ceremonia final a través de RCN Televisión desde Barranquilla.

     Los colombianos tendrán la oportunidad de admirar a las 33 más hermosas mujeres que representarán a todos los departamentos y a Bogotá como Distrito Capital.

—¿Qué busca Miss Universe en las mujeres en plena pandemia?

     «La belleza ha cambiado, pero no es sólo por la pandemia. Desde cuando hubo un cambio en la organización de Miss Univese, la belleza física no es lo primordial. Ahora se busca una belleza integral. Esta mujer debe ser la embajadora de Colombia, que esté preparada para el reto que se avecina, que sea líder, que tenga sentimientos para colaborar con la humanidad y que sea un ejemplo a seguir por decenas de jóvenes.

     «Se trata», explica Natalie, «de brindar también la oportunidad a todas las jóvenes del país que se consideren que reúnen las características buscadas para Miss Universe Colombia. Cuando abrimos la página se inscribieron 520 mujeres. Luego se hicieron unos filtros y en este momento ya hay 150 preseleccionadas. Tendremos en pasarela el 16 de noviembre a 33 reinas del país».

—¿No le parece arriesgado hacer un concurso de belleza en estos momentos de pandemia?

     «Este es un respiro para Colombia. Este es un país que ama a sus reinas, a sus mujeres. El reinado sirve para reactivar la economía, se buscan nuevas oportunidades. Miles de personas encontrarán trabajo en estos días y es motivo para reactivar la economía, el turismo y el sector hotelero tan golpeados por esta pandemia».

—¿Le encuentra algo positivo a esta pandemia?

     «Dentro de todos los momentos de crisis, siempre hay una oportunidad para mejorar o para aprender. Encuentro que las personas son más agradecidas, aman más la vida, se han vuelto más conscientes con temas ecológicos, de contaminación y de cuidarse. Hasta la misma naturaleza ha encontrado un descanso en estos días».

—¿Cómo será la primera Miss Universe Colombia en esta nueva etapa?

     «Esperamos que sea una mujer auténtica, que lleve mensaje, positiva, que enaltece al país porque será su embajada en muchos lugares del mundo, con un gran sentido social, que trabaje muy fuerte y que esté preparada para este reto que se le avecina».

—¿Cómo se están preparando estas mujeres para el reinado?

     «Es un trabajo exigente. Deben estudiar, tienen fogueos de entrenamiento ante medios y redes sociales, deben de ir al gimnasio, cuidarse el cuerpo, pero también la mente y para inscribirse debían demostrar que había o hacen algo por las personas que han padecido esta pandemia».

—¿Cuál es el perfil de los jurados que seleccionarán a Miss Universe Colombia?

     «Tenemos varios nombres en nuestras carpetas, pero sólo los anunciaremos entre el 6 y el 16 de noviembre para no causar expectativa».

—¿Qué tuvo Barranquilla que no tuvieran otras ciudades para organizar allí el reinado en este año?

     «Cualquier ciudad es apta para organizarlo. Pensamos en Barranquilla porque ha sido una ciudad donde sus habitantes han sido muy conscientes y responsables con el uso de tapabocas, el distanciamiento social, el lavado de manos. El mal está prácticamente controlado y sabemos que nuestras reinas estarán más protegidas. Además, Barranquilla es la ciudad de moda, se nota su progreso y bueno, los organizadores somos de allá».

—¿Qué artistas invitarán para esta versión?

     «No se ha decidido aún».

—¿Estuvo de acuerdo su familia en este reto?

     «Mi familia siempre está de acuerdo con todo lo que yo haga. No tomo decisiones porque sí, sino que son analizadas, cero improvisaciones y están planeadas al cien por ciento y con responsabilidad».

¿Cuál será el tema social al cual estarán más dedicas las nuevas reinas?

     «A los programas donde se pueda contribuir con las personas que han padecido esta pandemia. El país no necesitará y estamos dispuestos a trabajar en ese tema».

—¿Cómo mantiene su figura?

     «Duermo muy bien. Hago ejercicio. Tengo un trabajo muy arduo que me ayuda a quemar calorías, pero lo importante es manejar la figura del positivismo y que sí podemos derrotar las adversidades».

     Diferentes tipos de cáncer cuentan con una alta visibilidad debido a que afectan a un mayor porcentaje de la población, lo que ha incentivado el desarrollo de más campañas de detección temprana y prevención. Sin embargo, no hay que perder de vista aquellos tipos de cáncer que, por su baja incidencia en la población, hacen parte de las denominadas enfermedades raras o huérfanas.

     Las Neoplasias Mieloproliferativas son un conjunto de cánceres de la sangre que se desarrollan en la médula ósea y que pueden ser positivas o negativas para un marcador genético llamado cromosoma Filadelfia. La Mielofibrosis, al igual que la Trombocitemia Esencial y Policitemia Vera, hace parte de este último grupo de enfermedades; sin embargo, la Mielofibrosis es la menos común de todas, con una incidencia estimada de 1 paciente por cada 100.000 habitantes.

     En esta última hay una alteración del funcionamiento de la médula ósea, un tejido esponjoso que se encuentra dentro de los huesos del cuerpo y que se encarga de producir más de 200 mil millones de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas cada día. La alteración de la médula ósea ocasiona una acumulación de estas células sanguíneas y de fibras que forman un tejido parecido al de una cicatriz, afectando con el tiempo su adecuado funcionamiento. Esta alteración se puede producir por sí sola, o a consecuencia de determinadas mutaciones genéticas o por otros trastornos de la sangre.

Situación en Colombia

     En Colombia se estiman 543 pacientes nuevos con Mielofibrosis cada año; sin embargo, muy pocos de estos logran un diagnóstico temprano debido a que sus síntomas son vagos e inespecíficos. Los más frecuentes son: fatiga, fiebre, molestias abdominales, sudoración nocturna y pérdida inexplicable de peso. Otro de los síntomas es el agrandamiento del bazo (esplenomegalia), el cual puede llegar a aumentar hasta 7 veces su tamaño. Este aumento de tamaño es debido a que el bazo intenta hacerse cargo del trabajo de producir células sanguíneas. Se calcula que aproximadamente el 80% de los pacientes presentan este síntoma en el diagnóstico. La Mielofibrosis se presenta tanto en hombres como en mujeres y su diagnóstico es más frecuente a partir de los 50 años.

     De acuerdo con el doctor José Marún, Internista Hematólogo de la Clínica General del Norte y del Centro de Cancerología CECAC de Barranquilla, “esta es una enfermedad de complejo diagnóstico, debido a que los síntomas se pueden confundir con otras patologías, estos son los síntomas más comunes: palidez cutáneo-mucosa, astenia y adinamia, fatiga, febrícula, sudoración nocturna, adelgazamiento y caquexia, dolor, infarto esplénico, saciedad precoz, diarrea y distensión abdominal, hipertensión portal y edemas periféricos, entre otros”.

Los diagnósticos

     Generalmente, esta enfermedad se diagnostica descartando otras patologías por medio de distintos exámenes y procedimientos como: cuadro hemático, tomografía, ecografía, biopsia de la médula ósea y/o pruebas para identificar mutaciones. Esto hace que su diagnóstico, en la mayoría de los casos, sea tardío y los pacientes inician tratamiento en un estado avanzado de la enfermedad, lo cual impacta negativamente su pronóstico. 

     Por otro lado, la pandemia actual ha afectado la situación de muchos pacientes ya que por miedo a un contagio de la COVID–19, han pospuesto o cancelado sus citas de diagnóstico y control.

     Al respecto, el doctor Francisco Javier Jaramillo, Médico Especialista en Medicina Interna, Hematología y Trasplante de Médula Ósea de la Fundación Valle del Lili en Cali, hace un llamado a los pacientes con Mielofibrosis: “Es de vital importancia la continuidad del tratamiento recetado por el especialista; queremos recomendarle a los pacientes que no abandonen sus consultas médicas, ni medicamentos durante la pandemia; esta enfermedad progresa muy rápido y hacer una pausa en el tratamiento puede traer riesgos muy altos para la salud”.

     Es fundamental que los pacientes acudan a un médico especialista en enfermedades de la sangre (hematólogo) para el adecuado diagnóstico y tratamiento oportuno de esta enfermedad. Las consideraciones del tratamiento deben incluir reducir la carga sintomática, así como mejorar la calidad de vida de los pacientes.