Las elecciones regionales del 2019 fueron las últimas que dirigió Juan Carlos Galindo al mando de la Registraduría Nacional del Estado Civil. Alexander Vega, quien reemplazó en días pasados a Galindo en el cargo, ya ha empezado a hacer sus primeros anuncios sobre el enfoque y los avances que piensa llevar a cabo en la entidad durante su periodo.

Alexander Vega, Registrador Nacional del Estado Civil

     Entre los anuncios que hizo en las últimas horas el nuevo registrador se destaca su intención de implementar en Colombia el sistema del voto mixto. Es decir, una suerte de combinación entre el voto convencional y el voto electrónico. Desde hace años en el país se viene hablando de la necesidad de dar un salto tecnológico en los distintos comicios electorales que no solo garantice la absoluta transparencia en los mismos, sino que haga el proceso de votación más amigable para los ciudadanos.

     “El voto electrónico es tan de alto riesgo como sistema electoral transparente, que hasta el propio Bill Gates advirtió que para lo último que se debe utilizar la informática es para unas elecciones”.

     El solo hecho que este multimillonario magnate empresarial, informático y filántropo estadounidense, cofundador de la empresa de software Microsoft, se ocupe de un tema tan espinoso, deja que pensar, debemos empezar un gran debate nacional sobre la inconveniencia o la trampa histórica que significaría utilizar en Colombia esa tecnología, que no resuelve el fraude en los resultados electorales.

     Usted está en libertad de empezar a analizar sobre la propuesta que ahora quiere promover el nuevo registrador nacional Alexander Vega.

     El nuevo registrador nacional ha venido anunciando tres proyectos. Los primeros hacen relación con la identidad de las personas: uno la posibilidad de obtener el registro civil de nacimiento por internet sin necesidad de acudir a la Registraduría o a las notarías y el otro la posibilidad de tener un duplicado de la cédula electrónico y válido de tal manera que la pérdida de este documento dejaría de ser un dolor de cabeza por lo demorado del trámite.

     El otro proyecto es la implantación en Colombia del voto electrónico. Existe una creencia equivocada en muchas personas que piensan que con el voto y el escrutinio electrónico se acaba el fraude electoral y eso no es cierto. Al contrario, la posibilidad de fraude se incrementaría pues no existe la facilidad para que el ciudadano medio vigile el voto y el escrutinio, ya que estos actos estarían encriptados en las llamadas “cajas negras” y el secreto del voto desaparecería porque los sistemas están en capacidad de identificar al votante y el sentido de su voto simplemente si al software se le agrega una secuencia que permita saber la hora, el orden de la votación y desde luego el candidato. Mientras depositemos el voto en papel doblado en una urna y podamos contar manualmente las tarjetas electorales o “tarjetones” estamos a salvo de los hackers.

     ¿Pero el registrador habla de un voto mixto, electrónico y manual, esto soluciona o no el alto riesgo del voto electrónico?

     Una de las tecnologías que existen en el mercado es la llamada TouchScreen o impresión del voto. Este modelo tiene una pantalla táctil que le permite al elector realizar la marcación de su candidato y dispone, además, de una impresora para imprimir el comprobante del voto.

     Una vez termina la votación el sistema automáticamente genera e imprime el acta parcial del escrutinio de mesa con los votos por cada candidato, partido y el número de sufragantes. Por eso el registrador la llama mixta dizque porque el voto de todas maneras queda impreso. Solo pongo un ejemplo: cuando vas a imprimir un documento en tu impresora de la oficina o de la casa el computador te indaga sobre cuántas copias necesitas. Pregunto ¿no se puede hacer lo mismo con una de estas máquinas? ¿Programarlas para favorecer a determinados candidatos? Para eso son las “cajas negras” para encriptar lo que el desarrollador de software quiera.

     En Europa han regresado al voto en papel Irlanda, Holanda, Finlandia y Alemania, que no son propiamente países atrasados tecnológicamente, por los inconvenientes que el voto electrónico presentó al momento de los escrutinios. El registrador dice que en Alemania no prosperó el voto electrónico porque faltó mucha divulgación de sus bondades entre la población, pero esa no fue la causa. La causa fue una sentencia del Tribunal Constitucional Federal, Corte Constitucional entre nosotros, del 3 de marzo de 2.009, en la cual este órgano jurisdiccional prohibió este mecanismo electrónico de escrutinio electoral con el argumento de que ni los órganos electorales, ni los ciudadanos que asisten para vigilar los resultados electorales pueden comprender si los votos válidos emitidos han sido adjudicados correctamente. Un testigo electoral, común y corriente, no está en capacidad de certificar que el resultado que dio la máquina es el correcto.

     No es sino mirar el caso venezolano denunciado por la firma Smarmatic que era la que proveía los equipos para las elecciones en ese país. Esa empresa, que se fugó de Venezuela y ahora tiene su sede en Londres, denunció desde allá que para las elecciones de la Constituyente hubo un fraude electrónico de al menos un millón de electores a favor de los seguidores de Maduro.

*Consultor y Asesor Marketing y Comunicación Política
Continuará