Doctor Dibyajyoti Mukhopadhyay director de Indo hispanic Lenguaje academy Kolkata, India, profesor de idioma español, periodista independiente y editor de una revista en español

     —¿Cómo tomaron en la india la llegada del coronavirus?

     “Cuando la palabra Coronavirus Covid19 llegó a India, nadie la tomó en serio. Era una enfermedad como otros virus la gente de la India tiene experiencia en enfrentar enfermedades virales cada año; la fiebre viral es algo muy común durante el cambio de estación”.

     —¿Pero en algún momento tomaron conciencia sobre el peligro que significaba este virus?

     “Si, poco a poco comenzó a extenderse, las personas se dividieron en dos divisiones, una temía que la otra quisiera ignorarla. Los gobiernos comenzaron a tomar medidas”.

El profesor Dibyajyoti Mukhopadhyay dicta una clase virtual.

     —¿Cuándo se declaró la cuarentena donde usted vive?

     “En el estado donde vivo, Bengala Occidental, se declaró la cuarentena de 1 día, al día siguiente el Gobierno Federal declaró la cuarentena hasta el 14 de abril, que luego se extendió hasta el 3 de mayo y finalmente hasta el 17 de mayo”.

     —¿Cómo fue tomada la declaración de la cuarentena por los ciudadanos?

     “Declarar cuarentena es más fácil que implementarla. Muchas personas se quedaban en sus casa, muchas no. Diferentes ciudades están tomando diferentes medidas. La cifra que tengo al escribir este artículo es 40.263 infectado, y la muerte 1.306. En comparación con la población de la India, la cifra no es tan grave, pero el miedo es mucho más que el número. Si se lanza en la India, será de gran peligro”.

     —¿Son tiempos duros, cree usted que el mundo ha cambiado?

     “Durante estos días el mundo ha cambiado para muchos. Hemos aprendido a quedarnos en casa, difícil ya que los indios son realmente un ser social. Nos hemos acostumbrado a los libros electrónicos y periódicos. Las redes sociales se vuelven mucho más importantes. Han surgido nuevos talentos. Muchas escuelas y universidades han comenzado clases en línea. Hemos aprendido a ir al mercado solo cuando es extremadamente necesario”.

Calles de Kolkata (Calcuta) sin el tránsito de vehículos por la pandemia.

     —¿Según su visión cual es la reacción de las personas frente a las noticias de la televisión?

     “La mayoría de las personas comenzaron a odiar la televisión… la noticia de la propagación de personas infectadas, la muerte y otras llamadas ‘no buenas noticias’ indicaron un efecto negativo en las personas; y también los viejos episodios de telenovelas. Al igual que yo y mi familia, la televisión está encendida por un corto período de tiempo”.

     —¿Cuál es el mayor temor de la India, según su percepción?

     “Pero ahora India teme más a las consecuencias económicas. Hay miles y miles de personas que ganan diariamente. Están sin trabajo por mucho tiempo, su familia comenzó a enfrentar días difíciles; sin dinero en mano, sin comida en casa y un futuro incierto por delante. Una vida sin esperanza. La clase media representa la peor plataforma. No pueden salir y se ponen de pie para recibir alimentos gratis ni tienen suficientes ahorros para mantenerse por mucho tiempo. Están viviendo orando al Dios”.

     —¿India es uno de los países más grande del mundo, entonces las dificultades deben ser enormes frente a las decisiones que debe tomar el gobierno, usted lo cree así?

“India no es un país, se puede decir que es un continente entonces la dificultad de los gobiernos también es muy grande”.

     —Le pido una reflexión final 

     “Espero que tomen medidas para que el miedo a la muerte económica desaparezca pronto y el coronavirus retroceda y desaparezca de este mundo. Una cosa es segura para todos de la India es que la lucha comenzará después de que salgamos de nuestras casas y que la batalla sea ganada, todos los ricos y pobres, jóvenes y viejos se están preparando para luchar en esos días inciertos que son los mismos que ahora. Luchando contra un enemigo invisible cuyo nombre es Covid19”.

Rocío Sirvent es una joven estudiante de abogacía en la UCA (Universidad Católica Argentina), ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

     —¿Cómo influyó esto a su entorno familiar?

     Desde el ámbito familiar, influyó mucho en nuestros hábitos diarios. Podría decir que hubo una especie de “metamorfosis doméstica” con el mejor de los propósitos: primar nuestro bienestar. Tratamos de esquivar el aburrimiento y la frustración que conlleva el confinamiento con la unión y el apoyo constante entre nosotros. Este tiempo me permite disfrutar cada momento que pasamos juntos, algo que por ahí uno introducido en la órbita rutinaria no aprecia, ya sea realizando alguna actividad o distribuyéndonos las tareas del hogar.

     —¿Qué desafíos significó para usted en el ámbito universitario?

     Desde el ámbito universitario, adaptarme a la educación virtual es un desafío, no sólo como alumna tratando de amoldarse a las plataformas sino también se percibe en los docentes que no son tan habitués a la digitalización. En la universidad donde estudio, cuentan programas de innovación y desarrollo para las clases dictadas no presencialmente, pero lo que puede fallar asimismo es la parte pedagógica ya que algunos docentes, en su mayoría los que no se capacitaron para enfrentarse a esta modalidad, en vez de promover la enseñanza cotidiana que dan en un aula, lo hacen dejando un sinfín de trabajos con contenidos que tenemos que investigar por nuestros propios medios. He aquí la reflexión de que hoy los alumnos somos los intérpretes de los aprendizajes que vamos adquiriendo de este escenario académico. 

     —¿Cómo cree que seremos como sociedad cuando esto termine?

     En mi opinión, seremos una sociedad devastada por la falta de cariño y tolerancia con el otro; cargada de miedos y como toda caída tendremos que levantarnos de a poco para volver a la normalidad.

     —¿Según su punto de vista en que ámbitos dejará más secuelas la pandemia?

     Creo que los ámbitos que la pandemia dejará más secuelas será a priori el sanitario debido a que el sistema de salud se encuentra colapsado. Hay que destacar también, el laboral y el económico. El primero, debido a que algunos sectores como trabajadores independientes y los de mayor vulnerabilidad, no pueden generar su fuente de ingreso, y también, esto pone en debate la existencia de una ley cuya regulación no tiene mucha experiencia en el home office o teletrabajo. El segundo, se refleja ante la baja de producción y consumo en aquellos sectores que tuvieron que cesar sus actividades tales como el turismo, el teatro o la gastronomía. 

     —¿Será cuestión de ir paso a paso?

     Si será cuestión de dar pequeños pasos para restaurarnos como unidad social. Este contexto de total incertidumbre que estamos atravesando en donde se pone en manifiesto el nivel de vulnerabilidad del hombre, es como rendir el examen más complejo de todos, el cual la calificación se medirá por nuestros valores y fortaleza como humanidad, y su resultado será el avance que transitaremos en los próximos días.