Imagen de https://mentespersonalex.com/

La vibración del Ser

     Tu ser tiene una frecuencia energética que se conecta en este plano con las personas y cosas que resuenen en esa frecuencia.

     Pero también se conecta con el Universo, de manera positiva o negativa, debido a que existen en el universo energías y cuerpos etéreos que están para alinearse o alimentarse de ti.

     Cuando tú energía vibra en amor, paz y felicidad, esas energías y cuerpos etéreos son positivos y te ayuda a crecer.

     Pero cuando tú energía es densa, te conviertes en fuente de alimento para aquellos seres no materiales que influyen en ti —sin que te des cuenta— para robar tú energía.

     Por eso, cuando estas en alta vibración energética, te sientes activo, feliz, positivo…

     Pero cuando estas en una baja vibración energética, te sientes cansado, triste y sin fuerza. Por eso es importante aumentar el nivel de consciencia de tu ser, a fin de que reconozcas esos momentos…

     Y ¡rompas el hilo energético que te une a esos seres astrales de baja vibración!

Soy el que soy

Soy el que soy,
con miedos y alegrías,
tristezas y desengaños.
Pero soy el que soy,
viviendo en una ruleta rusa de emociones que, a veces, detiene su camino y, enseguida, reinicia sin parar.
Soy el que soy,
no soy un ser perfecto,
pero si un ser en evolución,
donde las cosas ya no son lo que eran,
aunque la esencia queda.
Ya no soy el de ayer.
Algo dentro de mí ha y está cambiando.
Ya no me deslumbran las cosas materiales
y las palabras ya no resuenan igual.
Ahora mi sentir es energía, 
energía de las personas y del entorno.
Es como si estuviera en este plano y, a la vez, no.
Soy como soy 
y no volvería atrás por ser lo que se espera que sea.
Soy como soy…
Y lo que soy, se lo entrego al universo.

Imágenes de de https://es.chabad.org/ y https://www.pinterest.es/

Plegaria a Dios

     Señor, tú conoces mi corazón, mis vivencias, mi transcurrir. Sabes de mis éxitos, pero también de mis derrotas. Sabes cuando estoy alegre y cuando estoy decaída.

     Mi corazón es como una montaña rusa: hay días en los que la felicidad me embarga y soy capaz de cruzar ríos y mares… Pero hay otros, en los que la tristeza se apodera de mí y sólo quiero dejar de existir.

     Señor, necesito de ti, de tu amor, de tu remanso. Me cansé de esta carrera vertiginosa por vivir, por ser la persona perfecta. Me cansé de tratar de ser lo que los demás quieren que sea para cumplir sus expectativas.

     Sólo quiero poder ser yo y entregar mi vida a ti.  Señor, te necesito en mi vida y en mi corazón. Sin ti me siento perdida, sin ti recaigo y vuelvo al punto de partida.

     Estoy cansada de buscar, de hacer las cosas solo por cumplir.

     Simplemente, ¡ya no quiero seguir! Señor, dame la fuerza que necesito para llegar al final del camino, permíteme encontrarte y que te vuelvas parte de mi vida…

     Sin ti señor, ¡simplemente ando por el mundo! Ven señor, te espero en mi corazón y en mi vida, permíteme sentir esa felicidad que tu amor nos ha prometido.