El problema del agua en Santa Marta, no respeta pinta… Hasta la camiseta del Unión, lucida con orgullo, se lava con agua que hay que salir a recoger a un pozo fuera de casa. Ya es hora de que ese problema tenga solución.  Imagen de https://www.hoydiariodelmagdalena.com.co

     El 2025 será un año trascendental para la ciudad de Santa Marta, ya que celebrará sus primeros 500 años de vida sociopolítica y económica.

     Santa Marta es la madre de Colombia y como tal, por su cumpleaños, deberá sentir el afecto de todos sus hijos, desde el más humilde de los samarios hasta el más ‘encopetado’ de los colombianos.

     Es una oportunidad para lograrle sus más preciados anhelos y transformarla en la ciudad moderna que anhelamos y nos merecemos, dotada de los elementos indispensables para su desarrollo educativo, social, cultural e infraestructural. La oportunidad para que se modifiquen los fundamentos del pasado y, de de esta forma —sin las mañas politiqueras ni los mezquinos apetitos “de las consabidas camarillas que durante lustros la han expoliado miserable e impunemente, al igual que diezmado con afán y sin fatiga sus recursos económicos”—, irrumpir en procesos de reformas y transformación que la conviertan en una ciudad equitativa, en la cual prime el interés general sobre el particular.

     El tiempo está avanzando y me preocupa, porque estamos quedados en esto de emprender acciones que nos permitan la gestión y ejecución de los proyectos más sentidos que requiere la ciudad.

     Más que un sueño, el acueducto y el alcantarillado es una necesidad sentida que a gritos de altos decibeles clamamos los samarios y es deber del Estado satisfacer las necesidades básicas de sus comunidades. Por lo tanto, sus gobernantes están en la obligación de dotar los servicios que se requieran, de manera eficiente y sin demoras, más cuando, en nuestro caso, ya no se tiene la excusa de Metroagua ni de la Ley 550, ni la de los impuestos para los privados —R&T—, porque esos impuestos están llegando completicos y directamente a la administración distrital, y más aun, cuando la misma línea administrativa, Fuerza Ciudadana, lleva tres períodos consecutivos gobernando —van para 12 años—. Definitivamente no hay excusa. ¿O sí?  

     Uno de los sueños que recreamos los samarios es ver construido el Parque Lineal Río Manzanares, ambos lados de su ronda hidráulica, desde su desembocadura hasta el puente de Bonda, para establecer, en su área longitudinal, una espesa vegetación para la captura de gas carbónico, un acomodamiento paisajístico, ciclovías, luminarias solares y espacios sociales de interés colectivo. Para ello, tenemos una iniciativa que podría hacer realidad esta quimera, cuya estrategia inicial es declarar de utilidad pública toda el área de influencia del Río Manzanares, para que, de esta manera, se puedan adquirir los bienes ubicados en su jurisdicción.

     Para ello, nuestra estrategia se encamina a dividir el lecho del río y su ronda hidráulica en tramos de un kilómetro, los cuales, y en el marco del Pentacentenario, se ofertarán para que las obras a realizar en esos espacios sean apadrinadas, financiadas y construidas por empresas multinacionales y/o países que se motiven a vincularse con las efemérides del Quinto Centenario de Santa Marta. Ellos adoptarían esos tramos y construirían su parque–jardín, de acuerdo con su cultura arquitectónica e incluso, pudieran replicar el monumento más emblemático de su territorio en el área que les corresponda. Éstas se concebirían como un donativo a la ciudad de Santa Marta en su quinto centenario.

     Por lo tanto, los pasos a seguir serían los siguientes. 1.– Motivar a los concejales del Distrito para que declaren de utilidad pública el lecho y la ronda hidráulica del Río Manzanares (33 metros a la izquierda y 33 a la derecha). 2.- Motivar a los congresistas del departamento del Magdalena y la costa Atlántica para que, por intermedio de una Ley, faculten al Gobierno nacional para que aporte los recursos que se requieran para la compra de los predios ubicados en el área de influencia del Río Manzanares, como un regalo de la Nación a Santa Marta en sus 500 años. 3.– Motivar a compañías multinacionales y gobiernos extranjeros para que se vinculen a este acontecimiento de la historia universal y como un donativo a la ciudad capital más antigua de la América continental, construir su parque–jardín.

Render para darle forma imaginada al sueño: el Parque Lineal Río Manzanares y la recuperación de un amplio y extenso sector de Santa Marta, rumbo a sus 500 años. Imagen de : https://co.pinterest.com/pin/6

     Lo expuesto hace parte del Plan Santa Marta Verde, una de las estrategias del Plan Santa Marta 500 Años, que consiste en proyectar a la capital del Magdalena como una urbe sostenible —preservación del medio ambiente, economía y finanzas fuertes, justicia social y un crecimiento urbano planificado—, además de implantar la energía solar, la siembra de árboles en los espacios que se requieran, la promoción de una educación ambiental para la cohabitación con la naturaleza, la creación de comités ecológicos en barrios, colegios, universidades y empresas, la fundamentación de una cultura ciudadana como cimiento de concienciación cívico-ambiental que estimule el reciclaje en los hogares samarios y las buenas costumbres medioambientales. Estas iniciativas las promoveremos por medio de la Fundación Santa Marta Visión 2025, Fundavisión 20-25.

     Hay otras ideas en el tintero. Y es que debido a la indiferencia de las administraciones que han pasado por la ciudad, los de antes y los de ahora, y en vista de que estamos a solo cinco años para el gran acontecimiento y a fin de no ver pasar el Tren del Sesquicentenario cruzado de brazos —no me lo perdonaría—, he decidido actuar mediante nuevos mecanismos que procuren los logros de algunas acciones que hemos venido planteando de cara al 2025.

     “Si la montaña no viene a Mahoma, definitivamente Mahoma tendrá que ir a la montaña”, digo, parafraseando el adagio popular.

     Dios nos guiará por los caminos a emprender para comenzar a cimentar la nueva tierra prometida, la Santa Marta Post 500 años.

aremcol2025@gmail.com