Atractiva, pero…

MIBLOG-El Muelle Caribe y Civitatis recomiendan cinco sitios cartageneros que, por estos días, los turistas deben visitar en ‘la ciudad majestuosa’. En paralelo, contundente crítica de Eduardo García Martínez sobre esa ‘vana ilusión’ llamada Cartagena.

Imagen destacada: De istockphoto.com, la Cartagena de ensueño… Las noches de Cartagena, con ese aura especial que la rodea, la envuelve y la hace extraordinariamente atractiva, pero… La imagen de portada: ‘Ciudad amurallada’, por Luis Vidal.

CARTAGENA

Atracción eterna, mas…

Expresiones culturales, sitios y recorridos de interés para llenar cualquier capacidad de expectativa turística

Por Inocencio De la Cruz

Jamás deja de ser atractiva, aun en medio de sus problemas de administración pública, de carencia dirigencial, de inequidad social, de contaminación de sus espejos de agua y de deterioro geológico y topográfico como consecuencia del brutal —y hasta mortal— invierno que nos golpea.

Siempre fascinante —seductora—, Cartagena está allí, a orillas del majestuoso mar Caribe, dispuesta a recibirnos y consentirnos. No importa lo descuidada que la tenga la ausencia de compromiso de sus ‘prohombres’ que parecen derrotados por el lustre de su pasado. O perezosamente dormidos sobre los blasones de su linaje y sus resecos laureles. Pareciera que el liderazgo cívico-social ha desaparecido en ‘La heroica’, pero…

Histórica, heroica, antigua, glamurosa… Así es Cartagena, la ciudad amurallada, con sus calles apretadas y sus balcones de siempre, sus nocturnales multiculturales y los detalles de la modernidad arquitectónica… Urbe de brazos abiertos que —“como altanera, como engreída”, Rafa—, invita a ser visitada este diciembre para celebrar con ella Navidad y recibir Año Nuevo.

Española, indígena, criolla, africana, ubicada entre los primeros puntos geográficos importantes de la región en independizarse de la corona ibérica en los años 1800 —“cuando el tirano mandó”, Joe—, sus noches, noches cartageneras, están concebidas para caminar, tomados de la mano, una por una las callecitas de la ciudad amurallada, sin descuidar el avistamiento de los mil y un detalles de sus edificaciones, antiguas o modernas.

MI BLOG-El Muelle Caribe se asocia con Civitatis —empresa líder en la venta de visitas guiadas y excursiones en español por todo el mundo— y con información compilada por el vocero de esta firma Sebastián Ramírez subraya diversas formas de gozarse a la capital de Bolívar. Expresiones culturales, sitios y recorridos de interés para llenar cualquier capacidad de expectativa turística.

Carolina Padilla

A aprender champeta

Este tour comienza en el Camellón de los Mártires, en pleno corazón de la ciudad, su Centro Histórico, y lleva al sur de Cartagena, en donde los turistas son recibidos en medio de ritmos y bailes populares y animados del Caribe colombiano, entre ellos, la champeta.

“Una de las mejores formas de conocer a fondo una cultura es escuchar su música tradicional, aprender sus bailes más típicos y explorar sus raíces. En el caso de Cartagena de Indias, la champeta aúna todos estos factores”, dice la directora general del Civitatis para Colombia Carolina Padilla.

Gracias a este recorrido se conocerá el origen de la champeta y su importancia en las costumbres locales; los visitantes tendrán la oportunidad de probar sus habilidades de baile, por cuanto estarán en una zona en la cual ‘mandan’ los picós, esos inmensos escaparates con grandes bocinas de sonido, animan las calles al ritmo de este estilo musical.

Getsemaní, joya de la cultura cartagenera

Palenquera tradicional, por Ricardo Gómez Ángel.

Este recorrido se inicia conociendo el Parque del Centenario, el cual se construyó en 1911 para conmemorar los primeros cien años de la independencia de Cartagena del coloniaje español… Después se parte hacia la plaza de la Trinidad, una de las más concurridas de Cartagena de Indias, punto exacto del comienzo del barrio Getsemaní, que en sus orígenes fue punto de encuentro de los cartageneros raizales.

Seguidamente, los visitantes pasearán por el barrio y admirarán los alegres colores de los grafitis hechos por artistas locales con temas reivindicativos como principales protagonistas. Por ejemplo, se puede ver la imagen de una mujer indígena que pone de manifiesto el pasado de la ciudad.

Otro de los monumentos que se pueden apreciar en este recorrido gratuito es la estatua de Pedro Romero y los Lanceros, que representa la milicia de personas libres de color que lucharon para derrocar el dominio español sobre la ciudad.

Durante el recorrido, Getsemaní no sólo sorprenderá a los turistas por sus colores y casas coloniales llenas de flores, sino que las calles siempre están llenas de gente y la música, en sus diversos géneros, se escucha por numerosos rincones del barrio.

Fiesta por la Bahía de Cartagena

Para disfrutar las noches de la ciudad, los turistas deben encontrarse a las 05:30 pm en el muelle de la Bodeguita para subir a bordo del barco Bequia Eagle, en el cual disfrutarán de una fiesta caribeña mientras recorren la bahía.

A bordo del barco, durante el recorrido, los visitantes tendrán una bienvenida especial mientras van navegando hacia mar abierto, mientras que bailarines profesionales harán diferentes exhibiciones y les enseñarán a los visitantes los ritmos de la cumbia, la puya, la rumba o el mapalé; siendo este último de origen africano.

Como adicional, pero bien recomendado, se viene el recorrido de la fruta colombiana en el mercado Santa Rita, para probar variedad de productos del campo.

La noche en las murallas, por Luis Vidal.

Castillo de San Felipe de Barajas

No podíamos continuar ese recorrido de fin y comienzo de años sin dejar de mencionar el imponenteCastillo de San Felipe de Barajas. En este punto, se da comienzo a una visita guiada por este fuerte defensivo de Cartagena localizado en el cerro San Lázaro. 

Este fuerte fue construido durante los siglos XVI y XVII por militares españoles y esclavos africanos. Sirvió para protegerse de los ataques del corsario francés Pointis y del oficial inglés Edward Vernon. Los visitantes también pasarán por las murallas de la fortaleza mientras ven los cañones que se conservan, al igual que las galerías, las garitas y los aljibes, además de caminar a través de los túneles que servían para resguardarse de los asaltos.

Otro punto a visitar en este tour es el Cerro de la Popa, el punto más alto de Cartagena; desde su mirador panorámico se puede disfrutar de una bella vista del mar Caribe, la isla de Tierra Bomba y las bahías de Cartagena.

Para finalizar este tour, Civitatis recomienda tomar una cena en el Centro Histórico de la ciudad, con platos típicos como filete de pescado marinero, robalo en salsa de ajillo, langostinos, arroz de coco, entre otros.

Tour privado por los museos

La primera parada será en la Casa Museo de Rafael Núñez, un edificio de madera de dos pisos, dentro del cual los turistas serán testigos de la elegancia que caracteriza a las viviendas tradicionales de Cartagena. Además, descubrirán curiosidades acerca de este gobernador gracias a sus objetos personales y colecciones de arte que hay en su interior.

La siguiente visita será al Mmseo de las Fortificaciones, donde los visitantes conocerán los secretos de la ingeniería militar española y las partes que componen las fortificaciones de la ciudad. Desde allí se acercarán a La Presentación para ver una exhibición de obras nacionales y extranjeras elaboradas con diferentes técnicas, desde el óleo a la fotografía.

También ingresarán al museo de Oro, donde les espera a los visitantes una importante colección de piezas procedentes de distintas zonas arqueológicas del país. Como última parada, accederán al Museo Histórico de Cartagena.

Otros museos recomendados son el de la Esmeralda, el Naval, el de San Pedro Claver y el Museo de Arte Moderno.

…o0o…

Solemos referirnos a Cartagena como a un ser animado, con espíritu, y cuya historia enorgullece y obliga a verla con admirados ojos y a sentirla muy dentro de nuestras querencias. La percibimos, al reverso, como ciudad en decadencia, que ha dejado atrás la grandeza que la caracterizó por largo tiempo, que respira un aire rancio y patina en un lodazal que la enreda y no logra vencer a pesar del amor que todos dicen profesar por ella.

Sí, las ciudades tienen alma. Y Cartagena posee un aura especial que la rodea, la envuelve y la hace extraordinariamente atractiva, llena de encantos.

Es paradójico pero la piedra inanimada de las murallas y de otros monumentos patrimoniales, es la que le da vida a la ciudad, la hace vibrante. Todo aquello junto a sus casonas e iglesias de siglos, los parques y plazas del gran Centro Histórico con sus callecitas caprichosas de nombres inverosímiles. Por supuesto sus leyendas, heroicidad y topografía archipiélago, el vuelo de sus alcatraces, sus vientos, sus soles de atardeceres inolvidables, las voces de sus pregoneros, los colores de sus frutas, su musicalidad, su mar, sus olores, todo eso hace parte del alma de la ciudad.

Pero las ciudades sin gente comprometida son cascarones sin esencia. Son los seres humanos quienes están detrás de la suerte de las ciudades. Si sus líderes equivocan el rumbo y sus comunidades permanecen descarriadas sin mirar el horizonte, si todos carecen de pertenencia y solo les interesa lo banal, el desorden, la algarabía, y prefieren la deshonestidad, la corrupción y las malas prácticas, y si el compromiso es una risotada, las ciudades no solo extravían su alma, sino que convierten su presente y su futuro en una simple y vana ilusión. Es necesario tomar conciencia sobre la necesidad de organizarse y actuar para rescatar a Cartagena. La ciudad requiere líderes comprometidos de todas las instancias ciudadanas. Si hay indiferencia no se podrá estructurar una cruzada de salvación. Para gobernar no se necesita un mesías, pero sí líderes adornados con madurez mental y amplio conocimiento de la ciudad y sus necesidades apremiantes. Que tengan capacidad de negociación y logren consensos, que generen confianza, tengan experiencia en resolución de problemas críticos, sensibilidad social, conocimiento de la administración pública y de la cooperación internacional, así como relaciones con líderes locales, regionales y nacionales.