FITBogotá, ¡Vive!

Por Jaime Algarra

El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá no podía abandonarse por muchas razones y volvió —1 a 17 de abril— gracias a un rescate financiero y estratégico puesto en marcha, tras largo tiempo de incertidumbre.

¡MÁS VIVO QUE NUNCA!

FITBogotá: resurgir, tras la pandemia

Por Jaime Algarra

Imágenes de https://www.facebook.com/FITBogota/photos/

Después de superar la mayor crisis de su historia, ha regresado el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá que revivió luego de una rigurosa fase de reingeniería a cargo del Comité de Transición del Festival, una alianza de especialistas en finanzas y en el negocio del entretenimiento que trabajó durante los últimos años para sanear las deudas de este emblemático evento que ya tiene su programación en marcha y que se tomará los escenarios y las calles de Bogotá en los días de Semana Santa.

Fueron 9.900 millones de pesos, correspondientes a las deudas con proveedores, y a obligaciones atrasadas con la DIAN, los que el Comité de Transición tuvo que solventar por medio de créditos bancarios y a través de solicitudes al Estado que, con gran decisión, aportó un 30 por ciento de este faltante. Según Lia Heenan, socia líder de la práctica de Finanzas Corporativas de la firma Crowe Colombia, empresa que ha respaldado la reestructuración del festival, “este rescate financiero y estratégico se puso en marcha después de un tiempo de incertidumbre, de interminables deudas y de crisis mediáticas. Para ello, nuestro equipo de expertos creó un mapa de ruta de verticales definidas con el objetivo de crear un modelo de negocio sostenible y a largo plazo, eso sí, sin afectar de ninguna manera su calidad artística”.

El enfoque de esta reestructuración partió de las vertientes financiera, de comunicación y de colaboración, cada una con acciones encaminadas a garantizar las sinergias adecuadas y el éxito del proceso. “Desde lo financiero, fortalecimos el sistema de apoyo público-privado y realizamos el proceso de renegociación de deuda acumulada del festival, lo cual permitió conseguir nuevas condiciones de pago con los acreedores, mejorar el flujo de caja y, por efecto mariposa, la credibilidad del festival para fortalecer su red de aliados públicos y privados”, afirma Heenan.

De acuerdo con el informe El encanto de la industria creativa en Colombia, resurgir después de la pandemia, precisamente escrito por Lía Heenan desde la firma Crowe, se sostiene que en el ámbito de la implementación de la Economía Naranja, hoy el festival resurge después de haber sido una víctima más del Covid-19, en medio de la debacle que sufrieron todas las industrias creativas del mundo como la de los eventos en vivo, que a nivel global, perdieron más de 30.000 millones de dólares tan sólo en 2020.

Rojo, de Johan Velandia, en FITBogotá, reflexión crítica sobre la violencia en nuestro país

Junto con el Festival Iberoamericano de Teatro, el festival Estéreo Picnic y grandes conciertos y espectáculos de calidad, la ciudad de Bogotá ha venido reactivando su oferta de entretenimiento con el fin de retomar su posicionamiento como epicentro de la industria creativa de la región, en la que también se destaca por su amplia oferta de profesionales, productoras y locaciones para cine y televisión. Según la Cámara de Comercio de Bogotá, en la ciudad capital se concentra el 92 por ciento de los servicios creativos del país, 90 por ciento de las productoras audiovisuales, 73 por ciento de las empresas de contenidos digitales y 55 por ciento de los estudios para la producción de videojuegos.

“Bogotá no se podía quedar sin su Festival Iberoamericano de Teatro y por esta razón, el rescate financiero fue acompañado por una estrategia de promoción y difusión multicanal que estuvo a cargo de la agencia de medios y comunicación, Latir. Así mismo, se trabajó en el impulso de políticas públicas transversales, a través de la discusión de incentivos fiscales para la colaboración público-privada, con el fin de atraer al sector privado como aliado fundamental”, se asegura en el informe.

Así mismo, sostiene la experta de Crowe, el festival no podía abandonarse por muchas razones, y entre ellas “por el aumento del turismo para la ciudad que en esta temporada se eleva en un 46 por ciento, por la transferencia de recursos entre las diferentes industrias como la hotelería, los restaurantes y las empresas proveedoras, y por la misma rentabilidad social para la ciudad. Adicionalmente se ha calculado que por cada peso que recibe el festival, la ciudad de Bogotá recibe 4 pesos en inversión”.

Para los niños también hubo: la historia, pendiente de hilos, del ratón azul.

Asociado al tema de la “resurrección” del Festival Iberoamericano de Teatro y en el marco de los beneficios que trae al país la implementación de la Economía Naranja, en el informe El encanto de la industria creativa en Colombia, resurgir después de la pandemia, se destaca también el impacto positivo que le ha traído a Colombia la producción de la película Encanto, ejemplo de cómo una cadena de valor de este tipo da un nuevo impulso para la reactivación económica del país, apoyando el sector del turismo y la industria creativa.

En este sentido, se expresa en el informe que más allá de las cifras de recaudo en la taquilla, “la película Encanto ha logrado impulsar una demanda ascendente en servicios creativos, empezando por la música de su  banda sonora, la cual se estima ha generado ganancias para el ecosistema entre producción, interpretación y composición, de más de 20 millones de dólares y, aún mejor, gracias a este éxito musical, se ha registrado una gran actividad de convocatoria para el talento local y más de 30 solicitudes de proyectos musicales extranjeros para ser producidos en Colombia.

Jaime Algarra-Consultor en Comunicaciones