Buffet-Gates

En sus frecuentes encuentros en McDonald’s —más allá de comer hamburguesas y acompañarlas de Coca-Cola—, Warren Buffet y Bill Gates hablan, entre otros, de temas rebosados de dólares filántropos. Sustanciosa nota de Mauricio Salgado Castilla.

IMPACTO DE LAS EMPRESAS BIC

Warren Buffet y Bill Gates: mucho más allá de
hamburguesas con Coca-Cola en McDonald’s

Por Mauricio Salgado Castilla @salgadomg

Los lugareños de Omaha Nebraska, en Estados Unidos, no se sorprenden cuando encuentran en McDonald’s a Warren Buffet y a Bill Gates, cada uno con hamburguesa y lata o botella de Coca-Cola.

Warren Buffet, magnate que, a sus 92 años, gana y dona. Imagen de https://www.aarp.org/

No hablan del clima, tienen mucho que tratar, en especial la situación de salubridad y hambre en África, específicamente los retos de la fundación AGRA, que trabaja con 23 millones de pequeños campesinos.

Ellos han invertido más de 600 millones de dólares, han fundado más de 119 empresas de semillas y financiado 700 investigaciones académicas, pero esto no es nada comparado con los $10.000 millones de dólares que han invertido en salud; en el contexto de la pandemia han contribuido para crear 100 millones de vacunas contra el Covid para países pobres.

Warren Buffet ha decidido que, a su muerte, el 99 por ciento de su fortuna de 127.000 millones de dólares se le entregará a la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Buffet a sus 92 años, sigue con la misma filosofía de cuando tenía 13 años momentos en los     que empezó a producir más riqueza de la que necesitaba. Entonces entendió que esa era su habilidad natural. Estudio en las más prestigiosas universidades de Columbia y en Wharton Business School se volvió competente y no ha dejado de producir dinero. Ha usado muy poco para él. Por ejemplo, la casa donde vive la compró por 31.500 a su muerte en 1958, hoy en día vale 300,000 a su muerte, poco para la inmensa fortuna que tiene. Nunca ha buscado ostentar lo que posee.

Buffet ha generado riqueza para sus empleados, sus inversionistas y en especial para los más necesitados. En esto encontró en Bill Gates una persona con quien compartir su visión del mundo y una hamburguesa de tanto en tanto, además la búsqueda de bienestar de los que no han tenido las habilidades, estudios y oportunidades. Esto no solo tiene que ver con trabajar “duro”. Son billones de personas las que lo hacen, pero no producen dinero cómo lo han hecho Buffet, Gates, Musk, Arnault, Bezos o Page. También cuenta la habilidad para invertir y la capacidad de ver las oportunidades.   

Hay personas cómo Elon Musk, considerado el hombre más rico del mundo por la revista Forbes —posee 277.000 millones de dólares—. Entre sus empresas están automóviles Tesla, Starlink de internet satelital y SpaceX de fabricación aeroespacial. Recientemente compró el 9 por ciento de Twitter.

Elon Musk, el más rico del mundo. Imagen de https://inspiracionemprendedor.com/

La fundación Musk donó al The Mercatus Center en la Universidad George Mason, un millón de dólares, a Wikimedia Foundation, Inc. otro millón de dólares y al Hack Club 500.000 dólares; este es un grupo de colegios que enseñan a codificar. Por último, al departamento de Bomberos de Los Ángeles donó 250.000 dólares. Seguramente hará otras donaciones, pero no son representativas como los son sus empresas. Ninguna de sus compañías está clasificada cómo Benefit Corporation “BC”.

Las corporaciones BC —o en español empresas BIC— son sociedades de “Beneficio e Interés Colectivo” (BIC) y combinan su modelo de negocio con acciones por el bienestar de sus trabajadores, proveedores, dueños, la equidad social y la protección del medio ambiente.

Es claro que los gobiernos por su función social deben velar porque todos los habitantes tengan las mínimas condiciones de bienestar, pero difícilmente tienen los recursos y orientan todos sus esfuerzos a obtenerlos mediante más impuestos, que de por sí desaniman a los empresarios, locales o extranjeros.

Por otro lado, están las fundaciones dedicadas a buscar el bienestar de las personas, pero no son de por sí unidades productivas y dependen de la buena voluntad de los empresarios. Con las empresas BIC, la idea es generar riqueza, pero dentro del plan de negocios está la búsqueda de bienestar de las personas y el cuidado del medio ambiente. Muchas han encontrado en la economía circular una nueva fuente de negocios.

El grupo Volkswagen, el número uno del mundo en fabricación de vehículos, claramente no es una empresa BIC. La manipulación del software del control de inyección de los motores, para engañar las máquinas que miden los gases que expulsan a la atmósfera, no es coherente con la preservación del medio ambiente, esencia de las empresas de beneficio e interés colectivo.

Los consumidores podemos hacer mucho al escoger servicios y productos de empresas BIC certificadas, de tal forma que crezcan y se fortalezcan no solo generando riqueza sino también las condiciones de vida para que impacten a toda la sociedad de manera positiva. Si todas las empresas se convierten en corporaciones de beneficio, muchos seguirán siendo muy ricos, pero muchos también mejorarán sus condiciones de vida.

Beneficio para todos… Imagen de https://m.facebook.com/

En el sector lácteo de Colombia, la Alquería es la primera empresa BIC. Tras 63 años de operaciones, su prioridad es el cuidado de sus colaboradores, de la comunidad y del medio ambiente.

“La gente está insistiendo cada vez más en que las compañías deben ser amigables con el medio ambiente, con las comunidades y con la gente que trabaja en ellas”, dice el coordinador de sueños y líder de la compañía Carlos Enrique Cavelier. “Los consumidores van a optar por empresas que generen impactos positivos”.

Danone, la multinacional francesa de lácteos; Unilever, la empresa británica fundada en 1929 con presencia en casi todos los países del mundo, y Natura, fundada en 1969 en Brasil, la cuarta a nivel mundial en producción de cosméticos a partir de productos de la selva amazónica, son algunos ejemplos de empresas BIC.

Necesitamos que los dirigentes comprendan que tienen que emigrar sus compañías a ser BIC. Es la forma más rápida y eficiente para disminuir la pobreza y la inequidad. En Colombia hay ya 300 y algunas son Carvajal, el Banco Finandina, Casa Toro y el Grupo Bicicletas Varyar. Empresas BIC pueden ser de servicios o productos, todas pueden y deben ser BIC.

 ¿Verificarás que los servicios y productos que adquieres sean de empresas BIC?