25 pa’l mundo

En Angular Virtual Art Gallery exponen 25 niños colombianos gracias a la alianza Klemcy Salza – Angular Virtual Art Gallery – Cedro Art Gallery. Gran crónica-entrevista de José Orellano con 6 de estos pilosos chicos.

De exposición con seis ‘pequeños
grandes artistas infantiles’ nuestros

Hacen parte del colectivo de 25 niños —‘Ópera prima’— que cuelgan’ 35 obras en la ‘Bridges À Paris 11, exposición virtual colectiva infantil 2022’, en Angular Virtual Art Gallery de París… Y abajo, al cierre de este módulo, ‘El Cedro que da sombra…’

Por José Orellano

Con autorización incluso firmada por sus padres para que no haya inconveniente alguno al promocionar sus nombres y publicar sus fotos en medios de comunicación, ni al colgar sus obras en la ‘Bridges À Paris 11, exposición virtual colectiva infantil 2022’, seis niños pintores colombianos son los principales protagonistas de esta historia.

Son tres niñas y tres varones extraídos de entre los 25 pequeños artistas cuyas obras, en número de 35, han llegado hasta esta muestra —comenzó el 28 de junio, va hasta el 28 de julio— gracias a la alianza fundación Klemcy Salza-Angular Virtual Art Gallery de París-Cedro Art Gallery.

Y forjan la nota estos seis niños porque, finalmente, fueron los que, por disposición y disponibilidad paterna, cumplieron con los requisitos y tiempos establecidos para tal fin por el profesor César David Rodríguez Orozco, tutor-responsable del aprendizaje artístico de los menores. Responsable también de que figuren en la exposición virtual, con la complicidad de Klemcy Salza Arrieta, su fundación, que ha brindado la posibilidad de que, en su sala privada en la galería, los niños expongan sus trabajos gracias a las alianzas entre tales organizaciones. Y así, cristalice la iniciativa del tutor.

Entrevisté a cada una de las madres y a los seis menores —entre los 7 y los 12 años— y ¡vaya agradable sorpresa! la que me llevé al escuchar las respuestas de varios de los chiquillos.

Lo logrado mediante tal ‘reportería web’ se publica en el orden alfabético del nombre de los protagonistas, para no herir susceptibilidades. Ninguno de los seis es superior a los restantes cinco, aunque, por sus respuestas, se pueda apreciar —y de pronto por las edades— a unos más vivaces que los otros. Para ese comportamiento positivo de estos niños ha sido fundamental el aprendizaje adquirido por ellos en el centro cultural Comfamiliar del Atlántico, colectivo ‘Opera Prima’ de Cedro Art Gallery, representada por César David Rodríguez Orozco, cuyos nombres y apellidos dan paso a la sigla que complementa la razón social de la galería: Cedro.

Algo llamativo: tres de los artistas infantiles son hijos de personas decididamente vinculadas al arte. Y para darle título a uno de los casos acogí dos antiquísimos refranes, ya casi en desuso por lo desgastados. ¡Los recupero!, porque los veo precisos para resaltar, literalmente, un capítulo de esta historia.

Aunque este módulo se extienda, aunque resulte aparentemente laaargo, una breve reseña sobre Rodríguez Orozco, Cedro, se adjunta al final de las mini-entrevistas con los seis ‘pequeños grandes artistas infantiles’. Y perdón si suena redundante.

ARIANA LUJÁN

Prefiere a Luján y no es barranquillera

Del colectivo de 25 niños expositores en Angular Virtual Art Gallery de París, Ariana Luján Sandoval Cortés es la única que no es barranquillera… Ariana Luján son sus nombres y a ella le gusta que la llamen por el segundo: Luján, que, inicialmente, creí que era su primer apellido.

Cuatro momentos de Ariana Luján Sandoval Cortés en su afición: la pintura.

Nació en Bogotá y reside en Sopó, típica ciudad cundinamarquesa a 2558 metros sobre el nivel del mar…

Luján tiene 12 años, cursa séptimo grado y “es una estudiante brillante: siempre ocupa el primer puesto”, dice orgullosa su mamá, Pilar Cortés, quien, después, no se resistiría a preguntarme si la foto de mi estado en WhatsApp y mi perfil en Facebook fue tomada en la tierra que las acoge…

Le respondo afirmativamente…

—Sí, en Sopó.

“Ah, qué chévere”, me escribe.

—¿Un día en la vida de Luján? —le pregunto a la niña.

“Me levanto, me lavo los dientes, desayuno, me baño, me visto voy al colegio, regreso a casa, almuerzo, hago las tareas, juego con mis mascotas, un gato y un perro, pinto y así…

Dibuja desde los cinco años, pero a los once, gracias a la amistad de su madre con César David Rodríguez Orozco —que no solo es amigo, sino colega de Pilar— Luján se relaciona con el profesor y, virtualmente, ingresa al colectivo por medio del cual desarrolla en mejor forma sus aptitudes…

“Fue la oportunidad para poder mejorar mis dibujos, ha sido una gran oportunidad para mí”, dice Luján.

—¿Y cómo te va con el profesor?

“Muy bien, me cae bien. Somos amigos. Vía internet, tenemos una buena relación profesor-alumna”.

—¿Cuándo tengas 20 años, ¿qué crees que serás?

“La verdad: aun no lo tengo muy claro, porque con el paso de los años uno va ‘pintando’ lo que quiere ser cuando grande. Espero terminar mis estudios universitarios a una temprana edad para ponerme a trabajar, estudiar en otro país o… cosas así”.

—Pero… ¿No te gustaría ser artista?

“Sí, pero me gustaría también practicar otros campos…”.

Aunque le apasiona la pintura, nos la imaginamos a esa edad —y a la distancia— manejando el arte de los lienzos, los pinceles, los óleos, el acrílico, el carboncillo o las acuarelas como un pasatiempo.

—¿Qué sientes al encontrarte exponiendo, aunque virtualmente, en esta galería francesa?

“Emocionada, es una experiencia nueva, nunca había participado en una galería de arte… Feliz, por ver mis obras junto a obras de otros artistas en una galería”.

Al finalizar el diálogo con Ariana Luján, o Luján a secas, preguntamos sobre el colegaje de su madre, Pilar Cortés, con el profesor César David.

—Pilar: ¿Tú pintas?

“Si señor, soy artista plástica y diseñadora de modas”, responde.

—Ah…. ¡Qué bien!

“Y me dedico al suprareciclaje cómo eco-artista”, agrega.

—Ahora puedo alimentar la nota… ¿Qué es el suprareciclaje y cómo lo practicas? ¿Cuál es el papel de una eco-artista?

“El suprareciclaje, o upcycling, es transformar residuos y utilizar materiales reciclables como materias primas para el arte. Pero también se usan materiales no reciclables. Un eco-artista es quien se dedica a hacer arte a partir de estos materiales no convencionales. Las obras pueden ser únicamente para decoración o también funcionales, extendiendo o cambiando la vida útil de un material”.

DANIELA

“La pintura me relaja”, a sus 8 años

Para Daniela Salah Budez, relax.

Daniela Salah Budez está muy bebecita, apenas tiene 8 años, pero es hija de la directora del centro cultural Comfamiliar del Atlántico Karen Budez, razón por la cual, desde muy niña, se ha ‘movido’ en el ambiente artístico que se respira en ese espacio que promueve, entre menores, la práctica de la pintura, la lectura, la escritura y la música, entre otras actividades culturales.

A tempranísima edad, Dani —como la llama su madre— se interesó por las manualidades, por todo lo que fuera artístico. Y en el centro cultural ha tenido la oportunidad de aprender un poquito más y de identificar, en definitiva, qué es lo que más le gusta.

—Entonces, ¿cuánto influye la condición de Karen como directora del centro cultural Comfamiliar del Atlántico en las aficiones de Daniela?

“Muchísimo”, dice Karen. “Yo vivo rodeada de cultura, al lado de un equipo de trabajo que es artístico. Todo el ambiente que me rodea lo ha captado mi hija que, desde muy bebecita, ha asistido al centro cultural y ha participado de todas sus actividades. Entonces, eso ha sido de gran influencia.

Daniela acaba de terminar segundo grado en el Lyndon B. Johnson, está de cumpleaños y pasa al diálogo telefónico.

—Felicitaciones, Dani… Hoy primero de junio estás cumpliendo 8 años… Cursas segundo grado en el Lyndon B. Johnson, bilingüe, o sea…

“Tercero”, dice tajante Daniela, quien es estudiante del calendario B y acaba de terminar clases y salir de vacaciones.

—Huy, tercero, ¡qué bien! O sea que ya sabes inglés… Good, good —le digo—. Y, a esos tiernos 8 años al otro lado de la línea telefónica, le pregunto:

—¿Por qué te gusta la pintura, por qué te gusta asistir a los cursos que dicta el profesor Cesar David Rodríguez Orozco?

“Porque me relaja”.

—Te relaja, ¡qué bien!… Y dime, Dani: en especial, ¿qué pintas?

“Me gusta pintar cositas…”.

Pido ayuda a Karen, su madre, y redondeamos la respuesta, no captada muy bien en palabras de la pequeña…

“Que traza líneas y hace cubos, cositas, figuras en abstracto”, precisa mamá. Quien amplía: “Con la ayuda del profesor Cesar David, gracias a los bocetos, pinta animales y personas”.

—Karen: ¿Qué le dice Daniela que quiere ser cuando sea grande?

Karen Budez, directora del centro cultural Comfamiliar del Atlántico.

“A esa edad, los niños quieren ser muchas cosas. Pero ella dice que quiere ser artista y veterinaria, le gustan mucho los animales. Y tiene, a pesar de su edad, tendencia hacia las humanidades, ella es muy sensible. Y dice que quiere ser también bióloga marina, rescatar animales. Creo que su sensibilidad influye también en sus inclinaciones hacia lo artístico”.

Aprovecho la ocasión y ahora le pregunto a la directora del que, en algún momento reciente, llegó a ser catalogado, en el panorama nacional, como modelo social, cultural y educativo…

 —Hoy día, Karen, ¿cómo marcha el centro cultural Comfamiliar del Atlántico?

“Muy bien… Gracias a Dios, después de dos años de pandemia, hemos vuelto a la normalidad. Están en funcionamiento los talleres y los niños se han inscrito nuevamente. Estamos full con los talleres de pintura y de música, y eso nos llena de mucha alegría, por cuanto se observa una amplia receptividad en todo lo que se refiere a los talleres artísticos”.

—Por su condición de departamental, ¿el centro cultural recibe beneficiarios de todo el Atlántico?

“En el centro cultural nos enfocamos hacia los niños. Incluso desde que están bebés, tratamos de inyectarles ese gusto por lo artístico para que, durante su etapa de crecimiento, descubran que es lo que les gusta. En música tenemos cursos de violín, de guitarra, de piano… Y también de manualidades, de pintura… Digamos que nosotros solamente manejamos talleres para niños, ese es nuestro perfil”.

ENMANUEL DAVID

De tal palo tal astilla… Hijo de tigre sale ‘pintao’

Emanuel David Rodríguez Garcerán, 7 años y trazos definidos. “Pintor como mi papá”…

Se llama Emanuel David Rodríguez Garcerán, es hijo de Cesar David Rodríguez Orozco, pero no por hijo de su papá figura en esta nota. Reúne méritos… ¡Y de sobra!

Es el menor de los seis: ¡solo 7 años! Y su madre es Rosana Paola Garcerán del Castillo. El pequeño no solo pinta, sino que también sabe modelarle a su padre, actividad que facilita la publicación de dos cuadros de Enmanuel David bajo el prisma artístico de Cesar David.

Cursa primer grado en el colegio Marco Fidel Suarez de Barranquilla — con “un excelente rendimiento”— y dice que, desde pequeñín, cuando tenía apenas 3 años, ha querido ser pintor.

Así las cosas, permítaseme recurrir a dos refranes desgastados para titular este trozo de la crónica: ‘De tal palo tal astilla… Hijo de tigre sale pintao’, porque ambos dichos, viejísimos pero recuperados, sirven para describir, en pocas palabras, a quienes adquieren algunas características o cualidades de sus padres o del entorno en el cual se crían. O, simplemente, los imitan. Y en todo ello encaja Enmanuel David.

“Siempre he querido ser como mi papá, porque desde cuando era chiquito yo pintaba, porque mi papá, que es pintor, me enseñaba a ser pintor”, dice Enmanuel.

—¿O sea que cuando tengas 20 o 25 años vas a ser pintor?

“Sí”.

En el centro cultural Comfamiliar del Atlántico, como un alumno más, bajo la batuta —y el seguimiento— del maestro de la plástica César David Rodríguez Orozco, su padre, Enmanuel David continúa en su aprendizaje y desarrollo técnico del arte de pintar.

Alterna sus estudios —tanto artísticos como escolares— con la danza y hace parte del Garabato Infantil de su colegio, el Marco Fidel Suárez.

—Para ti, ¿qué es la pintura? ¿Qué es el arte?

“Para mí el arte es una exposición de mis dibujos, dibujar en las hojas de block que me da mi papá. Para mí el arte es algo muy genial”.

Colegio, pintura, danza, actividades y sueños de 7 años a los que Enmanuel suma su deseo de convertirse también en veterinario, “porque amo a los animales y la naturaleza”. Pero además también sueña con ser bombero y policía, “policía de los buenos”.

¿Para ti qué significa que varios de tus cuadros estén expuestos en una galería virtual de un país llamado Francia?

Enmanuel David, modelo de Cesar David… Padre e hijo…

“Significa que me van a conocer. Y que haré muchos cuadros para que mi papá los regale”.

—Última pregunta, Enmanuel: ¿Qué pintas?

“Pinto paisajes… Pinto muñecos… Y cuando estoy en el computador de mi papá y veo videos, yo, mientras tanto, voy pintando.

—¡Oh!, qué bien. Ya pintas en el computador…

“Ajá, a veces”.

En conclusión, este niño de 7 años de edad ha logrado, mediante el arte, desarrollar su capacidad motriz y su creatividad ilustrando paisajes mágicos y personajes propios.

Eso dice su padre, quien agrega que, “de la misma manera, su autocontrol y seguridad en sí mismo se han fortalecido gracias al ejercicio artístico”.

IVERSON

Se lee Aiverson: nada de mentiras…

—Hola, buenos días… ¿Hablo con doña Ingrid Gómez, madre del niño Iverson Gómez Pérez? Fonéticamente, Iverson…

Aiverson”, precisa la interlocutora… “Sí, habla con Ingrid Gómez”.

—Yo soy netamente castellano —bromeo— y cuando mi hija me escribe en un chat good bye, pá…  yo le contesto, profanando la escritura y la fonética españolas, bueno y también las inglesas, gud bie, hija

Risas…

“A mí me corrigen permanentemente mis hijos que hablan inglés”, dice doña Ingrid.

Precisada la pronunciación del nombre de quien es uno de los escogidos para esta crónica-entrevistas, le pregunto a doña Ingrid algunas cositas sobre su hijo…

“Iverson es bastante inquieto, le gustan los deportes, en especial el beisbol, por eso lo tengo inscrito en una escuela de béisbol…”.

—¿En qué posición juega?

“A ellos los rotan, aun no tiene una posición definida”.

—¿Qué hace en estos momentos Iverson?

Ingrid trabaja en la biblioteca de Comfamiliar Barranquilla, no muy cerca de su residencia, pero sabe lo que en este momento hace su hijo, a pesar de la distancia física, que la afectiva…: “Iverson acaba de desayunar y se ha ido a pintar”, dice.

—¿Qué tal Iverson como hijo?

“Es amoroso y nunca miente. Le gusta siempre hablar con la verdad. Detesta la mentira. Es una de las cosas por la cual puede molestarse”.

—Importante valor, decir siempre la verdad —digo…

Iverson Gómez Pérez, apego total a la verdad…“Es emocionante ver mi cuadro en una galería, porque todas
las personas lo miran”.

“Escuchar que están diciendo alguna mentira, no lo soporta. Y se enoja. En el colegio lo señalan de que siempre dice la verdad, arriesgándose a algún llamado de atención al admitir que ha participado en alguna travesura. Sin pensarlo dos veces, sin que le importen las consecuencias, dice: ‘Yo lo hice, yo participé’”.

—No es de los que tiran la piedra y esconden la mano —anoto.

“No, pero no deja de preocuparme, porque pueden comenzar a tildarlo de ‘sapo’, esas cosas, usted sabe”, y doña Ingrid ríe. “Él asume: ‘yo fui, pero fulanito y zutanito también’”.

Iverson tiene 9 años de edad pronto cumplirá 10, estudia en el José Nicolás Abello y cursa cuarto grado…

Según su madre, pintura y natación lo apasionan… “La natación, incluso más que el béisbol”.

—Bueno, Ingrid, entonces páseme a Aiverson…

Como Iverson está en casa, distante de su madre, Ingrid me suministra el número del móvil de su esposo, Abel, para lograr el contacto con el menor…

—Hola, Iverson, ¿cómo estas?…

“Bien”.

—¿Por qué te gusta la pintura?

“Me gusta, porque quiero ser artista”.

Y eso es lo que quiere ser cuando tenga 20 años, inclinado, hoy día, hacia lo paisajístico, en especial las ideas pictóricas que surgen en torno al mar y sus profundidades y sus especies faunísticas.

Hoy, su soporte en el forjamiento de su sueño es el colectivo ‘Ópera prima’, que desarrolla actividades en el centro cultural Comfamiliar del Atlántico bajo la orientación del pintor y gestor cultural Cesar David Rodríguez Orozco, responsable de Cedro Art Gallery, Cedro, sigla abreviada de los nombres y los apellidos del artista-profesor. Aquí, Iverson se siente a gusto y aprende…

—¿Qué hora prefieres para pintar cuando estás en casa?

“Las tardes”.

¿Y en el colegio?

“En tiempo libre, me dedico a los paisajes y la caricatura”.

Después, Iverson había de comentarle a su madre algo que ella misma no sabía: cuando el niño se dispone a plasmar cosas en lienzo o en papel, “se siente muy feliz porque los colores y el olor de las pinturas le hacen imaginar lo que quiere dibujar”, había de transmitirme la madre.

—Iverson: ¿Juegas futbol?

Apegado a la verdad —su principal virtud— responde que su deporte es el beisbol. Y me envían una fotografía, vestido él de beisbolista en una cancha barranquillera.

¿En qué posición te gustaría triunfar como beisbolista?

“Como pitcher”.

Le pido a Iverson una declaración sobre su participación en ‘Bridges À Paris 11, exposición virtual colectiva infantil 2022’ en Angular Virtual Art Gallery de París y la elude. Su madre, María Terril, había de cuestionarlo después en casa y su hijo había de precisarle que a él lo que le gusta es hablar de su pintura y explicar por qué hizo el dibujo…

Ella insiste en obtener una respuesta en torno a la exposición y el pequeño —9 años—, por fin dice: “Es emocionante ver mi cuadro en una galería, porque todas las personas lo miran”.

Y eso es verdad.

JHON MARIO

Inventor de origamis y con los ‘lego’…

Su nombre en los diversos registros nacionales no lo escribe su familia a lo gringo, John, sino al libre albedrío: Jhon… Y así figura en sus documentos, “porque así me lo puso mi mamá”, dice Jhon Mario Gómez Terril, 12 años, cuando le comento que yo estoy seguro de que Jhon no es la escritura correcta en inglés.

—John Lennon, John Fitzgerald Kennedy: Jota, O, Hache, Ene; John —había de decirle al niño…

“Sí, pero así me lo puso mi mamá”.

Este cronista había de hacer el contacto inicial con María Terril, quien describe el día a día de su hijo…

“Estudia por las mañanas, por las tardes hace las tareas… Como todo niño, ve un poquito de televisión, un poquito de video-juegos —yo se lo controlo— y como no le permito mucho tiempo en esto, entonces él se dedica a pintar, que es lo que le gusta mucho…”.

—¿Y qué pinta?

“Dibujos de caricatura. A él le gusta mucho pintar a Sonic, el lienzo que hizo para la exposición es de Sonic. Tiene muy buenos trazos. Le gusta el dibujo”.

—¿Practica algún deporte?

“Estaba en una academia de futbol, pero eso lo suspendió por problemas de salud: algo de sobrepeso y una rodilla afectada, que se lo dificultaba un poco. Pero va a continuar. También le gusta la natación y, a lo mejor, se inscribe en un curso”.

John Mario Gómez Terril es derecho, pero se ayuda con la izquierda.

Jhon Mario también está en un curso de piano y en el colegio marcha bien. “Es un buen alumno”, dice la madre. “Los profesores lo tiene en un muy buen concepto y sobresale por una excelente disciplina. Lo respetan. Es un niño muy inteligente a quien sus compañeritos buscan para que les explique problemas de matemáticas”.

Y enseguida, Jhon Mario al teléfono. El director de El Muelle Caribe había de charlar entonces con alguien que, por medio de sus primeras palabras, pinta como un chico muy vivaz, que cursa séptimo grado en el colegio IDETH-sede 2…

—¿Por qué te gusta la pintura, Jhon Mario?

“Me gusta, porque por medio de ella puedo expresar mis ambiciones y mis sentimientos”.

—¿Y qué pinta Jhon Mario?

“Personajes de videojuegos, paisajes, cosas así que me permitan expresarme”.

—¿Qué deporte practicas?

“Me gusta mucho el futbol, el baloncesto y la natación”.

—¿En especial, por cuál te inclinas?

“Son dos: el futbol y la natación”.

—¿Te consideras buen estudiante?

“Pues sí”, responde y ríe. “Puedo considerarme buen estudiante”.

—¿Qué puesto ocupas cuando hay premiación?

“Segundo o tercer puesto”.

—Cuando Jhon Mario tenga 20 años, ¿qué te imaginas que será?

“Diseñador gráfico e ingeniero de sistema”.

—Pero diseñador gráfico web…

“Y también de papel, porque…”

—¿Tú sí crees que dentro de ocho años haya periódicos y revistas de papel, de acuerdo con la forma como avanzan las nuevas tecnologías?

“No creo”.

—Entonces, serías diseñador gráfico web, desarrollador web…

“Mmmjjjú”.

—Última pregunta, Jhon Mario: ¿Qué piensas de tus padres por el apoyo que te dan para que tú seas artista?

“Excelente. Justo por eso me metieron en Comfamiliar, en los cursos de pintura, para que pueda desarrollar más mis capacidades artísticas, aprovecharlas al máximo…”.

—Una pregunta más, la ñapita: ¿Eres creativo?

“Si…”.

—¿Creas cosas? ¿Inventas? ¿Produces cosas que no existan?

“He inventado algunos origamis con mi hermano y con algunos amigos. Me gusta crear cosas con mi hermano cuando jugamos con los lego”…

—¿Lego? ¿Qué es eso? ¡Me corchaste!

Y Jhon Mario se ríe… Y no deja de reír… Me despido y salgo a consultar al doctor Google… Este me precisa que así, lego, se le denomina a esa línea de juguetes de plástico que figuran bloques de construcción… Y también a productos preescolares y a una línea de juguetes de robótica… Lego es el nombre de la empresa danesa que los produce.

VICTORIA

“Nada extrovertida”, pero… ¡super desenvuelta!

Su madre, Elizandy Palomino, describe a Victoria García Palomino, como una niña juiciosa, nada extrovertida, excelente estudiante de quinto grado, aficionada a la pintura.
Hecha tan sencilla descripción, pone a Victoria al teléfono…

“Hola, señor José”, me sorprende con el saludo Victoria. Y entonces percibo que no concuerda con lo de “nada extrovertida”.

—Un placer saludarte —le respondo.

“Igualmente, gracias”, dice.

—Me dice tu mami que tienes 10 años…

“Sí, tengo 10 años, estoy en quinto grado en el Liceo Mixto de la Costa”.

—Victoria: ¿Por qué asistes al taller de pintura en Comfamiliar?

“Para mí resulta super chévere, me encanta. En el taller aprendo más sobre pintura, la cual me permite expresarme”.

—¿Y qué expresas?

“Sentimientos, alegría”.

—¿Qué estilo manejas, Victoria?

“Me fascina mezclar colores, me gusta pintar paisajes, también hago bodegones y rostros, pero lo que más me gusta son los paisajes”.

—¿Paisajes urbanos y rurales, de la ciudad y el campo?

“Más que todo, del campo, pero también hago de la ciudad”.

¿Para pintar los del campo, en qué te inspiras?

“Bueno… Veo… Por ejemplo, cuando viajo, veo el mar, la naturaleza y en eso me inspiro. Por cierto, mis obras son referentes a mis viajes”.

Precisamente el día en que la entrevistaba, Victoria salía de viaje, era el jueves 23 de junio. Fue la primera, pero en esta publicación va de última por culpa del abecedario, el bendito orden alfabético…

—Tú tienes 10 años, cuando tengas 18 ¿qué crees que será Victoria?

“Aspiro ser una gran artista, una gran viajera, conocer a muchos artistas”.

—Además del arte, de la pintura, ¿qué otra carrera quisieras seguir cuando seas grande?

“El arte, pero me gustaría estudiar también historia del arte”.

—Finalmente, Victoria, a niños de tu edad que hasta el momento no conocen un taller de pintura ¿qué les recomendarías tú?

“Pues… Les recomendaría que se inclinen por el arte, que todo lo que hagan sea de corazón, que les guste lo que están haciendo… Que si algo no les sale bien, que sigan intentado, que se esfuercen por lo que hacen”.

—Una más, Victoria, ahora sí para terminar: ¿Qué piensas de tu profesor de pintura?

 “Excelente profesor. Llevo cuatro años practicando con él y me encanta cómo pinta y cómo me ha enseñado todas las cosas que sé. Super bien, todo me lo ha enseñado él. Es un honor para mí, trabajar con él”.

—Y otra, esta sí la última, lo prometo: Y de ti en la exposición en Angular Virtual Art Gallery de París, ¿qué piensas?

Pieza gráfica original de la fundación Klemcy Salza-Arte con Idiomas, mediante la cual promocionan en redes la exposición infantil.

“Muy chévere que otros niños vean mis obras y aprendan de ellas”.

—Gracias, Victoria. Te súper desenvuelves… A tus diez años, eres extraordinaria… Sigue creciendo… Chao, me saludas a doña Elyzandi

“Con gusto… Muchísimas gracias”.

…‘Victoria García Palomino, 10 años, “nada extrovertida”’… Me quedó pensando.

Los otros 19 del colectivo

Los otros 19 integrantes de colectivo que expone sus cuadros en Angular Virtual Art Gallery de París son Paula Sofía Yancy García, 7; Lucia Carbonell, 7; Heysberth Martínez Arguello, 7; Samuel Santiago Romero T., 6; Sara Margarita Ariza, 9 años; Santiago Osorio Molina, 7; Juan David Martínez, 7; Maximiliano Mejía Ferrer,7; María Alejandra Mejía Ferrer, 9; Alexandra Padilla Márquez, 9; Camila García Consuegra, 7; Valeria Díaz Sarmiento, 6; Emma Sofía Pasión Peña, 8; Andrés David Mena Machacon, 8; Camila Martínez Leal, 6; Alejandro José Ramírez Guerrero, 11; Alejandra Vides Orozco, 9; Samuel Ludeña Blanco, 9, y María Alejandra Giraldo C., 6 años.

CÉSAR DAVID

El Cedro que da sombra…

Cesar David Rodríguez Orozco, Cedro.

Se llama Cesar David Rodríguez Orozco y se abrevia como Cedro… Es artista —pintor— y gestor cultural de Barranquilla, Colombia… Es profesor del centro cultural de Comfamiliar del Atlántico, director del colectivo artístico ‘Ópera prima’ y responsable de Cedro Art Gallery.

Académicamente forjó y perfeccionó sus aptitudes artísticas durante sus ocho semestres de Artes Plásticas en la facultad de Bellas Artes de La Universidad del Atlántico.

Actualmente cursa el III semestre de licenciatura de Artes Plásticas en la Universidad Santo Tomas y está en proceso de certificación para técnicas pictóricas en el Sena. Tiene, además, un diplomado en gestión y formulación de proyectos culturales con la Universidad EAN y el ministerio de Cultura.

Durante su trayectoria y producción artística ha participado, desde 1990, en 64 exposiciones tanto en el plano nacional como en el extranjero, en una significativa experiencia como artista invitado en representación del arte colombiano.

Ha gozado del privilegio de que sus obras, en diversas oportunidades, se hayan convertido en la imagen corporativa de eventos culturales.

En 2021 fue invitado por el comité científico de la IV Bienal de Arte Contemporáneo de Salerno, Italia, para participar en ese certamen —allí estuvo—, y en el presente pertenece al proyecto artístico ‘El palacio del arte’, en el centro cultural Palacio Nacional de Medellín. En 2021 también, fue artista invitado al festival folclórico Petronio Álvarez, en Cali, Valle del Cauca, para realizar la obra en homenaje póstumo a la memoria de la maestra Oliva Arboleda.

Lo que Cedro ha logrado con su colectivo —un buen puñado de niños de Barranquilla, una nena de Sopó-Cundinamarca y, mediante la virtualidad, otros pequeños del Magdalena, contactos para que se sumen chiquillos de La Guajira y el Cesar y diligenciando convenios con Cuba, para que párvulos artistas de allá también sean sus tele-alumnos—, a lo logrado con ‘Ópera prima’ lo denomina como “Pinceladas para un mundo de colores”.

Hoy tiene a 25 de esos alumnos presenciales y virtuales participando en una muestra internacional de arte infantil, bajo la convicción de que “el arte se convierte para los jóvenes, en el vínculo ideal entre su imaginación y la realidad”.

Y así, Cedro describe lo que hacen en conjunto para forjar éxito con el colectivo, el cual proyecta mundialmente a esos 25 niños colombianos, con edades entre los 6 y los 12 años, desde la muestra de 35 obras pictóricas, elaboradas por la imaginación y las manos de esos chiquillos en técnicas mixtas: “El proceso de dibujar, ubicando las formas en el plano, el aprender y comprender las proporciones o canon anatómico, les ejercita la observación y el detalle con precisión, mientras que con el surrealismo se les genera una libertad interior a través de la espontaneidad de las formas”, dice Cedro. “Todo esto los transporta al mágico mundo de la creatividad. Y esa interpretación, con expresión propia, no solo les genera seguridad en sí mismos, sino que les fortalece su autoestima”, puntualiza.

La diversidad pictórica del profesor Cesar David.

Sobre la exposición infantil, el artista barranquillero —cuyo Cedro Art Gallery tiene una importante sede en Medellín— sostiene que la alianza artístico-cultural con la fundación Klemcy Salza, con sede en Barranquilla y subsede en Colonia, Alemania, y Angular Virtual Art Gallery de París, ha priorizado la creación de estrategias que garanticen y logren fortalecer el relevo generacional en el mundo de las artes.

“Esto nos ha llevado a explorar diferentes procesos artísticos ya generados en espacios de formación como el centro cultural de Comfamiliar del Atlántico, las casas distritales de cultura de Barranquilla, la facultad de Bellas Artes de la Universidad Atlántico, instituciones educativas y talleres particulares, que manifiestan la necesidad de que esos nuevos artistas sean visibles y motivados para que su trabajo se aprecie y valore”, agrega el gestor.

Esos 25 alumnos participan ahora —y hasta el 28 del corriente mes— en un circuito importante de arte, “el cual está permitiendo la circulación de las obras de nuestras nuevas promesas del arte en los planos regional, nacional y mundial, lo cual origina una nueva cultura para conocer, visibilizar y apoyar el arte en diferentes escenarios”, finaliza Cesar David Rodríguez Orozco.

Cedro, fuera del país

A continuación, un récord sobre la presencia, en los últimos tiempos, de obras de Cedro en el exterior…

*Muestra colectiva internacional ‘Dos pueblos, colores de un sentimiento’, en Panamá, mayo de 2022.

*Muestra Colectiva ‘Puentes al Sur-Brücke zum Süden’, en Colonia Alemania, mayo de 2022.

*Feria Artexpo de Nueva York, en New York, abril de 2022.

*Muestra colectiva de carteles ‘Las rutas de la plata’ en Panamá, marzo de 2022.

*Arbox de Suiza, en Suiza, enero de 2022.

*IV bienal de arte contemporáneo de Salerno, Italia (Galería Salerno), noviembre de 2021.

*Exposición internacional ‘Mundi Paralleli’, Medina Art Gallery, Angular VR Art Gallery, Roma, Italia, noviembre de 2021.

Exposición Internacional ‘Mondes Paralleles’, Angular Virtual Art Gallery, Saint Sabin, Paris, Francia, octubre de 2021.

Rol como gestor artístico y cultural

Desde 2014, Cesar David se desempeña como director de proyectos, logística y promoción del encuentro de comedias del Carnaval de Barranquilla para la fundación Carnavlearte.

Trabaja con la comunidad como tallerista con énfasis en población vulnerable, en diferentes entidades públicas y privadas, beneficiando a grupos etarios y de estratos sociales diversos. Es director del colectivo artístico Cedro —artistas de trayectoria y emergentes— y del colectivo artístico infantil ‘Ópera prima’.

A partir de 2015 ha logrado el reconocimiento, tanto local como nacional, y ha ganado 15 concertaciones con el ministerio de Cultura y 18 portafolios de estímulos con el distrito de Barranquilla, los cuales lo han proyectado en el plano mundial y le han permitido, por intermedio de Artepaz, fundación internacional a la cual lidera, firmar convenios internacionales. Entre estos destaca como el más relevante y actualmente vigente, el pactado, desde 2017, con la dirección provincial de Cultura de La Habana, con quienes a ha logrado realizar 9 eventos de intercambios culturales y artísticos en Cuba y Panamá.

Trabaja en alianza estratégica y cultural con la fundación Klemcy Salza, el centro cultural de la Universidad de Panamá y la organización Panamá Poster Group PPG.

Actualmente se desempeña como director y curador de Cedro Art Gallery en Medellín y es curador y museógrafo del centro cultural de Comfamiliar, Atlántico.

Cedro nos entrega diversos modos de contactarlo y hacemos eco de ello: Teléfonos: 3233527375 – 3628292 – 3136150…  Correo Electrónico: idcrom@gmail.com cedro.artgallery@gmail.com… Redes sociales: Facebook – Cesar David Rodriguez Orozco… https://www.facebook.com/cesardavid.rodriguezorozco Instagram – Cedro – idcrom … Email: idcrom@gmail.com cedro.artgallery@gmail.com @Artepazfundainter2018 @ARTEPAZ3 ARTEPAZ3

En cuestiones de arte, Cesar David Rodríguez Orozco es, pues, el Cedro que da sombra artística y cultural a un puñado de niños ávidos de aprendizaje en el arte de los pinceles, los lienzos, el óleo, los acrílicos, el carboncillo, el papel, la acuarela… Y en fin.

La imagen destaca de este módulo:  cuadros de Valeria Díaz Sarmiento, 6 años, acrílico sobre lienzo, 30 x 30 cm; María Alejandra Giraldo C., 6 años, acrílico sobre lienzo, 30 x 30 cm; Andrés David Mena Machacón, 8 años, acrílico sobre lienzo, 30 x 30 cm, y Samuel Ludeña Blanco, 9 años, acrílico sobre lienzo, 30 x 30 cm; el profesor Cedro y su hijo Enmanuel de modelo; Santiago Osorio Molina, 7 años, acrílico sobre lienzo, 30 cm x 30 cm, y Paula Sofía Yancy García, 7 años, acrílico sobre cartón paja, 35 x 25 cm.