Día madre

Jorge Agudelo Moreno analiza el festejo en familia del Día de la Madre, el día más violento en Colombia. Un informe precisa que en los últimos diez años han fallecido, por ello, más 1650 personas.

DÍA DE LAS MADRES:

El día más violento en Colombia

Por Jorge Agudelo Moreno

Después de regalar un ramo de flores…

Es increíble que luego de las flores, de un buen almuerzo y el consumo alegre de licor, como parte de la celebración con amor del Día de las Madres, lleguen las agresiones entre los miembros de una misma familia. Así lo demuestran las cifras de las autoridades, que consideran que esta fecha es la más violenta del año en Colombia, dado que termina con una gran cantidad de lesionados y múltiples homicidios,que obligan a las autoridades a planear un dispositivo especial para atender los casos que siempre se presentan.

El Instituto Nacional de Medicina Legal no desestima esa realidad. Un informe da cuenta de que en la última década fallecieron más de 1.500 hombres y más de 150 mujeres, y lo que más preocupa a las autoridades, es que las cifras vengan en aumento, y que pese a su intento por mediar en las riñas que se presentan durante ese fin de semana, sus esfuerzos resultan ser casi nulos

Este flagelo es una tendencia que se presenta desde hace unos diez años, por lo que la celebración de este día termina empantanada y convertida en duelo familiar.

No hay duda de que lo que se necesita son medidas puntuales, ya que en más de la mitad de los casos de las muertes violentas y de la violencia intrafamiliar, el victimario ha consumido algún tipo de licor antes de perpetrar el hecho. Una de esas medidas debe consistir en hacer campañas pedagógicas y de sensibilización que incentiven la denuncia en las primeras fases de la violencia intrafamiliar y de género, dado que estas se presentan de manera verbal, simbólica y económica, y durante los primeros niveles de violencia de género, se presentan como bromas hirientes, chantajes emocionales, mentiras, engaños, celos, gritos, con maltratos y descalificaciones, pellizcos, empujones, entre otras actitudes, hasta terminar en la violencia física

Una segunda acción que se plantea es que, durante el fin de semana del día de las madres se establezcan controles rigurosos para hacer seguimiento a zonas y sitios de alto impacto, como lo son establecimientos que expenden alcohol. Como una tercera acción, se considera importante que en relación con las cifras de violencia, riñas y homicidios que se registran en todas las ciudades y municipios, se debe imponer restricción total a la venta de alcohol, o la ley seca. Por último, se hace necesario habilitar todas las líneas de atención de emergencias y escuadrones especiales, para actuar en tiempo real y, de esa manera, evitar muertes violentas o lesiones que puedan generar un tipo de afectación grave en las víctimas.

Si bien estas acciones que se proponen para que se implementen son viables, seguramente desde el gremio comercial no se permitirá que las autoridades locales emitan una prohibición de venta de licor, dado que este día, junto con las fechas decembrinas y el Día del Padre, son las que más dividendos les dejan, y estos gobiernos nacionales que han sido elegidos y respaldados por los empresarios, no es verdad que van a chocar con ellos para proteger la vida de los colombianos Esa es una triste realidad, no nos llamemos a engaños… ¡No nos quieren y punto!

El festejo del Día de la Madre, casi siempre, connota excesivo consumo de alcohol, el brindis.

Por lo general, durante el día de la Madre, los colombianos suelen darse cita no solo con su progenitora, sino también con todos los miembros de su familia, con algunos que no comparten a menudo, y/o con quienes precisamente han tratado de evitar contacto por algún altercado de tiempo atrás, y al encontrarse, en medio del licor, las personas no saben controlar sus emocionales, y cuando la emoción y el alcohol confluyen en un mismo escenario, no se puede establecer lo que pueda llegar a pasar, y es en estos casos donde suelen hacer su aparición el chiste, la mofa, los celos, la envidia, la burla y el sarcasmo, que son emociones negativas que salen a flote y terminan siendo un detonante de riña, con su saldo de enfrentamientos, heridos y muertosPor esoColombia hoy es el segundo país del mundo con el más alto índice de criminalidad, después de El Congo, y el primero en América, seguidos por México, Honduras, Paraguay y Panamá, títulos que dan mucha vergüenza

Así las cosas, una solución que venimos planteando para prevenir la violencia común y la intrafamiliar que representa, según medicina legal, el 92 por ciento de la violencia en Colombia, y acabar con el otro 8 por ciento que lo representan la violencia de la guerrilla, los paramilitares, las bandas de narcotraficantes y el Estado, debe ser, además de que el Estado garantice una paz integral con justicia social, que maneje el tema de las drogas ilícitas bajo el esquema de la legalización y como un tema de salud pública para los adictos, yde garantizar entornos seguros y saludables, se debe emprender una campaña para educar a la sociedad en tres temas fundamentales: La cultura de la prevención, el autocuidado y el manejo de estilo de vida saludable, En un decálogo del buen ciudadano y sobre la Violencia Intrafamiliar, y, En la Inteligencia Emocional, que no es más que el control y manejo de las emociones

Colombia requiere con urgencia una educación integral, que incluya la educación emocional a todos los niveles, para empezar una campaña nacional que eduque en el control y manejo de las emociones, para educar al niño y evitar castigar al adulto, y sólo así podremos construir ciudadanía con alta inteligencia emocional y en paz