ODS/2030

El concepto de desarrollo ha experimentado cambios, trasciende la mera noción de crecimiento económico e idea un futuro prometedor basado en equidad, inclusión, paz, sostenibilidad ambiental. Tema de Jorge Agudelo Moreno, entre mar y sierra.

La cultura, el desarrollo y la paz

Por Jorge Agudelo Moreno

“Cultura es el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales, materiales y afectivos que caracterizan una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, creencias y tradiciones. Dicho de otra manera, La cultura es todo lo que constituye nuestro ser y configura nuestra identidad. Hacer de la cultura un elemento central de las políticas de desarrollo, es el único medio de garantizar que éste se centre en el ser humano y sea inclusivo y equitativo”. Esta es la definición de Cultura aportada por la UNESCO, que es la organización de las Naciones Unidas para el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura. De ella hacen parte 193 países del mundo, entre ellos nuestra querida Colombia.

La cultura es el elemento central en todos los Objetivos de Desarrollo sostenible (ODS) hacia el año 2030. El programa internacional de desarrollo se refiere por primera vez a la cultura, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en septiembre de 2015 por las Naciones Unidas. La UNESCO ha encomiado este avance, calificándolo de “un reconocimiento sin precedentes”. La salvaguardia y la promoción de la cultura son dos fines de por sí y, al mismo tiempo, otros tantos medios para contribuir directamente a la consecución de muchos ODS: lograr ciudades seguras y sostenibles, fomentar el crecimiento económico y el trabajo decente, reducir la desigualdad, detener la degradación del medio ambiente, lograr la igualdad de género y promover sociedades pacíficas, inclusivas y en paz…

Los ODS consagran el cambio experimentado por el concepto de desarrollo, que ya ha trascendido la mera noción de crecimiento económico, para idear un futuro prometedor basado en la equidad, la inclusión, la paz y la sostenibilidad del medio ambiente. Esta visión audaz, exige respuestas creativas que superen los enfoques lineales y sectoriales habitualmente adoptados por la mayoría de los países desde decenios atrás. Si agrupamos los ODS en torno a los tres pilares fundamentales del desarrollo sostenible –el económico, el social y el medioambiental– nos percatamos de que la cultura y la creatividad desempeñan un papel transversal en todos ellos.

Propongo que el recién posesionado Consejo Distrital Cultural de Santa Marta, priorice unas actividades a desarrollar con miras a planear el acontecimiento cultural más importante de nuestra historia, que se nos avecina en tan sólo 3 años, como es el festejar los 500 años de fundación de nuestra querida y añeja ciudad… Creo pertinente que el Consejo Distrital de Cultura debe convertirse en un ente asesor, propositivo, que colabore con la gestión que debe liderar la alcaldesa Virna Jhonson y el Gobernador Carlos Caicedo, para que la ciudad pueda alcanzar el objetivo de hacer del próximo mes de Julio del año 2025, todo un mes de grandes actividades culturales, que nos permita posicionar la ciudad como un gran emporio turístico internacional, para lo cual debemos empezar por materializar las obras propuestas por los samarios, y liderados por Carlos Caicedo, suscritas en el Plan Santa Marta 500 años, y que se cumpla con la Ley 1617 del año 2013, que dice textualmente:

500 años, la trascendencia samaria. Imagen original de Santa Marta de https://www.diariodelcesar.com/

Artículo 110. “El Gobierno Nacional promoverá la celebración de convenios y tratados internacionales para organizar un centro de convenciones, un museo y una biblioteca que funcionarán en la Quinta de San Pedro Alejandrino, que recoja e integre bienes, memorias, elementos, documentos y demás objetos y obras que forman parte del patrimonio histórico y cultural de los países bolivarianos e hispanoamericanos. Para ello el Gobierno Nacional, procederá en estrecha coordinación con las entidades y autoridades distritales encargadas de los mismos asuntos y organizará, en asocio con instituciones de educación superior, asociaciones cívicas y gremiales, entidades públicas, un centro de estudios internacionales para el área del Caribe.

Artículo 111. El Distrito Turístico e Histórico de Santa Marta se declara patrimonio cultural de la Nación por ser la ciudad más antigua sobreviviente fundada por España en América del Sur y en razón a su riqueza biogeográfica y ecológica, a su diversidad cultural con presencia de los pueblos indígenas Kogui, Arhuaca, Arzaria, Chimila y Wayúu y de población afrocolombiana. En razón a esta condición se declara proyecto estratégico de interés nacional la celebración del quinto centenario de la fundación de la ciudad de Santa Marta en el año 2025 para lo cual el Gobierno Nacional dentro de los seis meses a la expedición de esta ley concertará con las demás autoridades nacionales relacionadas con la materia, con las autoridades distritales, con los diferentes estamentos y poderes públicos, gremios y asociaciones sociales y culturales la adopción mediante decreto del Plan Maestro Quinto Centenario de Santa Marta, así como los recursos que garanticen su ejecución”…

Bonita ley, ¿verdad? Sí, hasta hoy, sigue como letra muerta, pero esperamos se logre materializar con el gobierno del cambio de Gustavo Petro, porque en este gobierno la cultura, además de ser un generador de desarrollo, será un pilar para promover la paz, como lo viene repicando el presidente Petro y su Ministra de Cultura, Patricia Ariza… De tal manera que, señores miembros de este nuevo Consejo Cultural del Distrito de Santa Marta, considero que ha llegado la hora en que los samarios sepamos qué se va a hacer para realizar, dentro de escasos 3 años, el evento cultural más grande de nuestra historia y ojalá de América… Impulsemos la cultura, el desarrollo de la ciudad y la paz…

¡Que ojalá así sea!