Salvar la Patria

Jorge Agudelo Moreno ratifica su abierta identificación con la candidatura presidencial de Gustavo Petro y retoma una frase de la historia para exhortar a votar, con toda confianza, por quien bien puede salvar la Patria!…

Colombiano ¡salve usted la Patria!

Por Jorge Agudelo Moreno

Con motivo de la celebración de los doscientos años de nuestra independencia, es importante recordar la frase que hace el titular de este artículo y la cual fue acuñada por el doctor Jorge Luis Muñoz Montaño, profesor de la Universidad Católica de Pereira, a raíz de que se escuchaban, para entonces, muchas narraciones que nos retrotraían a la memoria, un sinnúmero de hechos que permitieron a los patriotas, al mando de Simón Bolívar, conseguir la victoria en la campaña libertadora. Si bien nadie pone en duda la importancia de recordar estos acontecimientos de nuestra historia, no es menos importante interpretarlos a la luz de los sucesos de la Colombia de hoy…

Primero señalemos que hay un hecho bien recordado, en el que Bolívar viéndose prácticamente derrotado por las difíciles condiciones en las que se desarrollaba la batalla, decide entregar a los llaneros lanceros, bajo el liderazgo de Juan José Rondón, la consigna: “Coronel ¡Salve usted la patria!”, a lo que el coronel contesta: “Es que Rondón aún no ha peleado”, y con unos catorce lanceros, más otros combatientes que aún se encontraban en buenas condiciones, hacen frente al ejército realista y logran que se retirara, declarando esa victoria del “Pantano de Vargas” como uno de los acontecimientos principales de toda la gesta patriótica.

Lo anterior nos lleva a cuestionar, señalaba el profesor Muñoz en su escrito que ponderamos y hacemos revivir hoy entre los colombianos, si necesitamos hoy en Colombia más generales Rondón en cada uno de nosotros… Porque no hay derecho a que cada vez más niños y niñas sean asesinados, bombardeados o reclutados para actuaciones delictivas, cuando unos cuantos ciudadanos de la élite gobernante se apropian de los recursos públicos para su beneficio o el de sus amigos u organizaciones, cuando decisiones políticas son tomadas para suspender, marginar, destituir, excluir o asesinar al que piensa distinto, cuando disposiciones administrativas o judiciales se direccionan en beneplácito de intereses personales. Es aquí, justamente, cuando se hace importante que la memoria se contextualice y nos replique: ¿Qué hago contra este “ejército de iniquidades e inequidades”?

Imágenes fusión de http://iniquidadd.blogspot.com/  y http://www.psf.org.pe/

Entristece escuchar bajo un panorama de desesperanza, que estas situaciones son luchas perdidas en Colombia, un tanto como Bolívar lo consideró en su momento, pero es importante recuperar precisamente su llamado para ¡Salvar a Colombia! desde las actuaciones y escenarios propios de cada uno de nosotros, esto significa que la consigna de Bolívar no puede ser hoy solo el lema del arma de caballería del ejército colombiano, es un llamado de la mayor responsabilidad y compromiso para que cada uno de nosotros, desde nuestras distintas actividades y escenarios en los que interactuamos, desde nuestra casa familiar hasta nuestras organizaciones laborales e instituciones y corporaciones de afiliación, nos comprometamos con un país nuevo, altamente productivo, verdaderamente democrático, justo, equitativo, respetuoso de los derechos humanos y gire hacia una verdadera era de paz.

Que los más de doscientos años de independencia se conviertan en una ocasión inigualable para que recordemos a nuestros héroes, pero también, que se convierta en un llamado para la actuación que nos estimula la consigna de Bolívar, con responsabilidades desde lo personal y desde lo colectivo: Colombiano, ante este panorama de injusticia e iniquidad, ¡salve usted la patria!… Si bien todos debemos apropiarnos de esta consigna, debemos entregársela al Rondón del cambio en Colombia, que hoy sin lugar a dudas lo representa Gustavo Petro, que sus banderas y programa de gobierno son la garantía de una segunda independencia, que a gritos salieron a reclamar los colombianos en las calles hace más de un año, y que debe materializarse en las urnas este 29 de mayo, para la salvación de Colombia…

Gustavo Petro, aspirante a la Presidencia.

Porque su programa es el mejor de todos, no es de izquierda, ni socialista, ni menos comunista, es un programa liberal progresista, cuyo lema central es “Colombia, Potencia Mundial de la Vida”, que gira alrededor de tres (3) grandes ejes, con la premisa de convertir a Colombia en una Potencia Mundial de la Vida: 1°) El cambio con las Mujeres, 2°) Una economía para la Vida y democracia multicolor, y 3°) Seguridad humana para la vida y para la paz… Es un programa que se centra en garantizar los derechos fundamentales establecidos en nuestra constitución, como lo son la salud, la alimentación, vivienda y trabajo digno, educación gratuita y de calidad, pensión para todos y seguridad humana, todo con un enfoque en el cuidado del medio ambiente y el tránsito hacia una “Economía Productiva”, basada en el respeto a la naturaleza, dejando atrás la dependencia exclusiva del modelo extractivista y democratizando el uso de las energías limpias y amigables con el medio ambiente, para generar capacidades nacionales que nos permitan enfrentar los efectos del cambio climático y contribuir con ello a superar la crisis ambiental global que pone en riesgo la Vida y la supervivencia de la especie humana…

Por otro lado, no está demás señalar que Gustavo Petro es el más preparado de los actuales candidatos presidenciales, durante su paso como alcalde de Bogotá fue elegido como el sexto mejor alcalde del mundo, no es ateo ni expropiará a nadie, con el liderazgo probado que tiene, liderará políticas públicas mundiales como la lucha contra el cambio climático, la prevención en salud y la nueva política contra las drogas y el narcotráfico que necesita Colombia y el mundo entero, para acabar con las graves consecuencia de este flagelo…Por eso, este 29 de mayo, votemos con toda la confianza, diciendo, Petro ¡Salve usted la Patria!… ¡Que ojalá y así sea!