Cultura ingenieril

Hernán Alejandro Olano García toma esta vez el tema de las relaciones existentes entre la estética y la cultura en la ingeniería, toca el papel de la Unesco en preservarlas y relieva obras ingenieriles colombianas.

¿Cuáles son las relaciones entre la
estética y la cultura en la ingeniería?

Por Hernán Alejandro Olano García

Enfoque interior de la Iglesia del Panteón de Roma.
Imagen de https://viajes.nationalgeographic.com.es/, al igual que la imagen
destacada de este módulo.

Los orígenes y los porqués que justifican la designación de una obra de ingeniería como bien cultural pasan por razones estéticas, culturales, filosóficas y biológicas.

Lo cierto es que las obras de ingeniería describen un cúmulo de información que se puede transcribir en datos susceptibles de ser estudiados y valorados científicamente. Todo depende del grado de importancia que se le otorgue a la historia humana y a la trascendencia de las construcciones.

El frágil legado del apogeo de una cultura que llega hasta el día de hoy tras muchos siglos de existencia de las obras constituye una valiosísima fuente de información para el estudio de su estética, técnica y expresión. Y abre la posibilidad de un acercamiento a las circunstancias, vivencias e incógnitas que preocupan al hombre del pasado y define en qué se relacionan o difieren del actual.

He tenido la oportunidad de apreciar varias obras, la Gran Muralla China, la Torre Eiffel, la Catedral de la Sagrada Familia de Barcelona, pero algo para mí importantísimo en materia de ingeniería es la Iglesia del Panteón de Roma, una de las tantas que son trascendentales de la ingeniería, porque, al parecer, allí se aplicó la fórmula del concreto y, luego, se perdió hasta casi nuestros días.

Convento de Santo Ecce Homo en Santa Sofía e iglesia de Nuestra Señora de Las Lajas en Nariño.
Imágenes de https://es.aleteia.org/ y https://lanotapositiva.com/, respectivamente.

Sin embargo, la estética depende también del ojo de quien la mira, pues en Colombia la monumentalidad en los centros históricos neogranadinos incorpora aspectos culturales a las obras, que se desarrollaron con elementos rudimentarios y dieron a la vida a obras ingenieriles como el Convento de Santo Ecce Homo en Santa Sofía o, más adelante, desafiando el precipicio, la Iglesia de Nuestra Señora de Las Lajas en Nariño.

A eso se suman el Canal de Panamá, el túnel de la Quiebra, la hidroeléctrica del Guavio, el Tapón del Darién, el proyecto Chingaza, las Bocas de Ceniza, el Túnel de La Línea y, en fin, muchos otros proyectos que permiten ratificar que los ingenieros colombianos han estado presentes en el desarrollo del país. Pero, además, algunos de ellos han llegado a la Presidencia: Pedro Nel Ospina, Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez Castro, Gustavo Rojas Pinilla, Rubén Piedrahíta Arango y Virgilio Barco Vargas.

Muchas obras se han destruido con ocasión de las guerras; se han arrasado construcciones imponentes de los que solo se guardan algunos vestigios; por esa razón, se expidió la declaración de la Unesco relativa a la Destrucción Intencional del Patrimonio Cultural, del 17 de octubre de 2003, posterior a la explosión que perpetró el régimen Talibán contra los Budas gigantes de Bamiyán, la ciudad de Mariúpol en Ucrania, etc., siendo una sólida declaración de intenciones con muy pocas consecuencias en la práctica. Sin embargo, estos esfuerzos sumados a la creación del Comité del Patrimonio Mundial y la Lista del Patrimonio de la Humanidad y la de objetos en peligro —listas rojas de objetos culturales— intentan ejercer presiones sobre los Estados para que se involucren de forma activa contra la destrucción de su patrimonio y se comprometan a aceptar los tratados internacionales que los lleven a adoptar medidas restrictivas dentro de sus propios marcos jurídicos.

La tendencia a la globalización y a la unificación cultural hace aún más importantes y valiosas las obras como sobrevivientes del pasado. La necesidad de mantener una secuencia histórica, filosófica, artística y cultural como legado a las futuras generaciones, supondrá el fortalecimiento de las capacidades del ser humano ante la búsqueda de nuevos paradigmas universales en materia de emular obras de la ingeniería.

Imagen destacada de este módulo, tomada de https://viajes.nationalgeographic.com.es/.