Comiendo chatarra

Aprobada por el Congreso y sancionada por el presidente Duque, existe una Ley para salvar al consumidor de la ‘comida chatarra’, pero aun no se reglamenta. Ese es el tema que trata Jorge Agudelo Moreno.

La Ley de comida chatarra

Por Jorge Agudelo Moreno

Es increíble que la Ley de comida chatarra, que adopta medidas que promueven entornos alimentarios saludables, especialmente para niños, niñas y adolescentes, no se haya implementado 9 meses después de aprobada.

Dicha Ley abarca dos grandes finalidades: en primer lugar, le otorga al consumidor información clara, veraz, oportuna y visible, sobre los componentes de los alimentos y, en segundo lugar, a través de la información suministrada, le permite tomar una elección consciente de los productos que consumirá, a efectos de fomentar hábitos alimentarios saludables, libres de azúcares, grasas y/o sodio…

Las medidas que adopta tal ley previenen enfermedades no transmisibles o crónicas, mediante la inclusión de un etiquetado frontal de advertencia, que hará las veces de “semáforo” en los productos ultraprocesados.

La discusión por los cambios que tendrá el etiquetado de alimentos en Colombia creó discordia entre el Ministerio de Salud, las empresas y los impulsores de la Ley. En el centro del debate está la resolución 810 de 2021, con la cual comienza la controversia, pues la resolución se publicó el pasado 16 de junio, un día antes de que se aprobara en el congreso la Ley 2120, o Ley de comida chatarra, que finalmente fue firmada por el presidente Iván Duque el pasado 30 de julio de 2021.

Según explicó Yessika Hoyos, abogada del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, el hecho de que la resolución 810 se haya publicado antes que la ley de comida chatarra implica que “no reúne lo que esta ordena”. Y si bien desde el sector empresarial sostienen que esa resolución ministerial es valiosa para la industria de alimentos y la salud pública del país, otros sectores sociales dicen que hay que tumbarla, porque obstaculiza la implementación de la ley de comida chatarra.

En efecto, el colectivo de abogados le pidió al Ministerio de Salud que derogue la resolución 810, que además es considerada como una “jugadita” para torpedear los avances del país en materia de regulación de empaques de alimentos, y que el Ministerio debe expedir una normativa nueva. Yessika Hoyos, quien firmó la solicitud, aseguró en el documento que esa entidad está ejecutando un “proceso de socialización” de las nuevas medidas con la ciudadanía, pese a que, para ella, muchas de las directrices que incluye la resolución deben ser derogadas. Por ello, el documento argumenta que compartir directrices que podrían retirarse en el futuro afecta los derechos de los consumidores a la salud, la educación y la información. La abogada Hoyos añadió que implementar etiquetados circulares, como lo propone esta resolución 810, podría reducir el impacto que tiene esta medida en los consumidores, cuando la OMS propone y sugiere que el etiquetado sea octogonal.

La OMS ha señalado que el etiquetado octogonal es más efectivo para mejorar los hábitos de consumo,
pero el Minsalud, con la resolución 810, implementó uno circular.

Aunque podría parecer un debate insustancial, la figura geométrica que se escoja para diseñar el etiquetado de los alimentos es clave para los hábitos de consumo de las personas. Las señales de “pare” o de advertencia tienen que ser octagonales. Si ponemos los sellos circulares, disminuiríamos su impacto porque se parecerían a los sellos positivos, que hablan de “vitaminas”, dijo el ponente del proyecto, el representante a la Cámara Mauricio Toro. De hecho, un estudio compartido por la OMS en marzo del año pasado, y que se realizó en Jamaica, mostró que había diferencias sustanciales entre los consumidores que estaban expuestos a diferentes tipos de etiquetado. La investigación encontró que, las personas que veían sellos octagonales negros tenían el doble de probabilidades de escoger un producto más sano y de seleccionar la opción menos perjudicial. A su vez, tuvieron nueve veces más éxito a la hora de identificar cuáles eran los productos que tenían más sodio, azúcar o grasas. “Este estudio demostró claramente que las etiquetas octogonales son las que mejor funcionan para ayudar a la gente a identificar y elegir alimentos más saludables”… Como dice la OMS, se debe implementar la etiqueta octogonal…

En síntesis, es triste esperar a un gobierno lento y mezquino con la implementación de la Ley de comida chatarra y con el acuerdo de Escazú, pero rápido y furioso para bloquear a Santa Marta y al Magdalena con el propósito de impedir su desarrollo, al implementar el Frackin y entregarle a Sarmiento Angulo el fondo de pensiones, para que haga crecer sus negocios particulares y no garantice pensión a los cotizantes privados…